Status

Cómo se podrá ir a la playa este verano: arenales parcelados, geolocalización y más socorristas

  • La transmisión del virus en la playa es el mismo que fuera de ella
  • La tecnología se vuelve clave para controlar el aforo o parcelar la playa
  • Las medidas todavía son propuestas, es pronto para tomar decisiones
Playa de Torremolinos
Madrid

Las medidas que están preparando las diferentes Comunidades Autónomas y Ayuntamientos para mantener la seguridad sanitaria en la playa todavía son propuestas o ideas. De hecho, localidades tan turísticas como Benidorm están esperando a finales de junio para presentar su plan de acción. Sin embargo, las medias que más están valorando los municipios son: control del aforo, parcelar el arenal y el refuerzo del servicio de socorristas. El uso de la tecnología, a través de aplicaciones móviles y geolocalización, será también fundamental. 

Lea también: Así será la moda en la 'fase 1': probadores cerrados, recepcionistas en la puerta y la mascarilla como nuevo accesorio

Lea también: Decálogo sobre cómo afrontar una entrevista de trabajo por Zoom Video y Microsoft Teams

El método de contagio del coronavirus en el mar o piscina es el mismo que en 'tierra'

Un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) subrayan que tanto en piscinas como en playas o ríos, o cualquier otra zona de baño natural, la principal vía de transmisión del virus es la tos y los estornudos y el contacto de persona a persona, por lo que deben mantenerse las recomendaciones de distanciamiento social mínimo e higiene, especialmente ante posibles aglomeraciones o si se comparten objetos de uso común en estos espacios. El estudio revela que la infección por contacto con el agua de condiciones estándar para el baño es "muy poco probable", siempre que no se pierdan de vista las medidas recomendadas de distanciamiento social.

La tecnología, lo más importante: drones y sistemas de geolocalización

La coordinadora del grupo de investigación GETUR (de Estudios Turísticos) de la Universitat Jaume I de Castelló, Rosa María Rodríguez, explica a EFE que la tecnología será "fundamental" para que el sector turístico pueda desarrollar su actividad en la desescalada de esta crisis.

"Tenemos claro que la tecnología va a ser fundamental ahí" porque "todos llevamos móviles" y a través de los teléfonos inteligentes "se nos puede geolocalizar -previa autorización- con el fin de controlar aglomeraciones". Esto se podría complementar con otras medidas que ya se usan en verano por diferentes ayuntamientos para realizar labores de vigilancia y de seguridad, como son los drones, los cuales ahora se pueden utilizar para controlar que el distanciamiento se está cumpliendo entre las personas que acudan a una determinada playa, según la experta.

Qué prepara cada comunidad para evitar aglomeraciones en la playa este verano

Andalucía: Fuengirola pretende utilizar un programa que dará información en tiempo real sobre la afluencia de personas a la playa. A través de sensores colocados en las farolas, se crean cuadrículas virtuales donde hay un aforo máximo de ocupación, se mide el volumen 3D de la gente que entra y sale de esos espacios y se calculan las personas que hay en cada cuadrícula. El usuario de la playa podrá conocer el grado de saturación de cada zona gracias a ese sistema mediante una app gratuita.

Vélez, por su parte, ha adquirido maquinaria para marcar las cuadrículas de uso de la playa sobre la arena. En Motril alisarán y acondicionarán el litoral para poder multiplicar el espacio utilizable y también dispondrán de dispensadores de gel hidroalcohólico, mascarillas y otros elementos de protección en los módulos de salvamento.

Asturias: la mayoría de los ayuntamientos costeros aún opta por aguardar a que haya instrucciones más claras, pero Llanes y Ribadesella ya advierten de que con las mareas del Cantábrico, mucho más amplias que en otros puntos del litoral español, resulta más difícil parcelar las playas pequeñas.

Baleares: Ayuntamientos como Alcúdia, Calviào Sant Josep valora limitar el número de sombrillas en alquiler, para no ocupar zonas que hasta ahora estaban libres de parasoles y hamacas. Y estipular una determinada separación entre sombrillas. 

Canarias: Las Palmas de Gran Canaria tiene pensado implantar un sistema de monitorización de la playa de Las Canteras que permitiera conocer su situación en tiempo real. Toda esa información estará disponible para el usuario en una app. En el sur de la isla, el segundo municipio turístico más importante es Mogán reducirá el aforo de los arenales y los parcelará: 2,5 por 2,5 metros (para dos toallas o dos hamacas) y de 5 por 2,5 metros para familias. Puerto de la Cruz, en Tenerife, se plantea la posibilidad de que los socorristas se encarguen de controlar que los usuarios de las playas mantengan los dos metros de separación.

Cantabria: Santander está a la espera de que la Demarcación de Costas le aclare cómo tiene previsto gestionar y organizar los arenales. Laredo planea fijar un protocolo de uso de playa de La Salvé la próxima semana y Noja espera que el Gobierno de Cantabria marque unas directrices de uso de las playas.

Cataluña: en Lloret de Mar (Girona), el Consistorio piensa dividir sus dos playas principales en tres sectores: grupos de ancianos, familias y adultos sin niños, todos con limitación de aforo.

Comunitat Valenciana: Canet d'En Berenguer va a dividir su playa en pequeñas parcelas que mantendrán la distancia de seguridad y a las que se podrá acceder tras reservar mediante una aplicación informática y obtener un código QR. Cullera, por su parte, sopesa reforzar el servicio de socorrismo, por si es necesario recordar a la gente que mantenga la distancia de seguridad. Benidorm, por su parte, presentará un plan a finales de junio. 

Galicia: Sanxenxo parcelará sus playas y controlará el aforo. 

Murcia: sin tener directrices concretas, las decisiones se aparcan para no dar pasos en falso, aunque desde algunos consistorios analizan ideas como cuadricular el espacio en la arena y hay quien ha recibido ofertas de empresas que plantean colocar mamparas.

País Vasco: en las playas más concurridas de Gipuzkoa, las tres de San Sebastián y las de Zarautz, sus respectivos ayuntamientos aún no han adoptado ninguna medida para ordenar su uso cuando se reabran a los bañistas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin