Sanidad

La vacuna de Pfizer no protege al 100% de la cepa sudafricana: ya se habla de una tercera dosis

  • La variante del coronavirus descubierta por primera vez en Sudáfrica es capaz de evadir parte de la protección de la vacuna
  • Suministrar una tercera dosis podría ser una solución

La variante del coronavirus descubierta por primera vez en Sudáfrica es capaz de eludir parte de la protección de la vacuna de Pfizer-BioNTech, según un nuevo estudio israelí, que aún no ha sido revisado por pares.

El estudio ha sido obra de investigadores de la Universidad de Tel Aviv y de Clalit, la mayor organización sanitaria de Israel. Sus hipótesis parten tras examinar a casi 400 personas que habían dado positivo en COVID-19 tras recibir al menos una dosis de la vacuna de Pfizer, y los compararon con el mismo número de personas infectadas y no vacunadas.

Los investigadores descubrieron que la prevalencia de la variante sudafricana, conocida como B.1.351, entre los pacientes que recibieron dos dosis de la vacuna era unas ocho veces mayor que la de los no vacunados. Los datos, publicados este fin de semana, sugieren que la cepa sudafricana es tiene más posibilidades de "romper" la protección de la vacuna que la cepa original, escriben los investigadores en el estudio.

"Basándonos en los patrones de la población general, habríamos esperado un solo caso de la variante sudafricana, pero vimos ocho", dijo el profesor Adi Stern, que dirigió la investigación, a The Times of Israel. "Podemos decir que es menos eficaz, pero se necesita más investigación para establecer exactamente cuánto".

Las nuevas variantes siguen a estudio

Los nuevos datos llegan en un momento en el que las autoridades de salud pública están cada vez más preocupadas por el hecho de que las variantes altamente contagiosas, que según los estudios pueden reducir la eficacia de las vacunas, puedan estancar el progreso mundial de la pandemia.

El mes pasado, Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), lanzó una advertencia importante, diciendo a los periodistas que le preocupaba que Estados Unidos se enfrentara a una "perdición inminente" a medida que las variantes se propagan y los casos diarios de COVID-19 comienzan a repuntar de nuevo.

"Tenemos mucho potencial de salir de donde estamos y razones para la esperanza, pero ahora mismo tengo miedo", dijo la doctora al hilo de las nuevas variantes.

La cepa sudafricana se extiende un 50% más rápido, pero es muy escasa por ahora

Israel lanzó su campaña nacional de vacunación en diciembre dando prioridad a las personas de 60 años o más, a los trabajadores sanitarios y a las personas con enfermedades comórbidas. En febrero, estaba a la cabeza del mundo en vacunaciones, inoculando a millones de sus ciudadanos contra el virus.

En enero, Pfizer y el Ministerio de Sanidad israelí firmaron un acuerdo de colaboración para supervisar el impacto de su vacuna en el mundo real.

Los investigadores señalaron que la principal advertencia del estudio era el tamaño de la muestra. La vacuna B.1.351 solo representaba alrededor del 1% de todos los casos de COVID-19, dijeron. La variante B.1.1.7, identificada por primera vez en el Reino Unido, es más frecuente.

Hace unos días, otro nuevo estudio apuntó a que la variante sudafricana se expande hasta un 50% más rápido, pero no es más grave que la habitual.

Una tercera dosis: ¿posible solución?

A medida que las variantes se extienden, los fabricantes de medicamentos sigue probando si una tercera dosis ofrecería más protección.

En febrero, Pfizer y BioNTech dijeron que estaban probando una tercera dosis de su vacuna contra la COVID-19 para comprender mejor la respuesta inmunitaria contra las nuevas variantes del virus.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin