Saludable

Aprobada la norma que prohíbe mezclar aceites de oliva vírgenes de diferentes campañas

  • El Gobierno aprueba la norma de calidad y trazabilidad del aceite de oliva y del orujo de oliva
  • El decreto recoge una serie de requisitos sobre trazabilidad, elaboración y envasado
  • Queda prohibida la práctica conocida como 'refrescado'
Foto: Dreamstime.

El Gobierno ha aprobado la norma de calidad y trazabilidad del aceite de oliva y del orujo de oliva para poner en valor el producto y situarlo "como el de mayor calidad a nivel mundial y con las máximas garantías en todo el proceso de elaboración".

"Era una demanda del sector", que lleva años reivindicando una actualización de una regulación que se remonta a 1983 y "viene a realzar el valor de nuestro producto agroalimentario icónico y de la dieta mediterránea", explicó la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El decreto recoge una serie de requisitos sobre trazabilidad, elaboración y envasado del producto final que permitirán situar al aceite de oliva español "como el de mayor calidad a nivel mundial", según detalló el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

A tal efecto, pondrá a disposición de operadores y autoridades de control un sistema informático para notificar, obligatoriamente y de forma previa, cualquier movimiento que afecte al aceite de oliva. Además, se creará un Código de Buenas Prácticas para reforzar la imagen del aceite de oliva virgen extra o AOVE y prestigiar este producto ante el consumidor.

Para evitar confusiones entre los consumidores, se restringirá el uso de los términos "virgen" y "virgen extra" únicamente para el aceite de oliva, sin poder utilizarse en otras grasas vegetales en el mercado español.

Además, se refuerza la prohibición de mezclar aceite de oliva con otros aceites y se prohibirá que aquellos alimentos que llevan en su composición aceite de oliva puedan destacarlo en la denominación de venta, aunque sí deberán incluirlo en la lista de ingredientes, con el objetivo final de "evitar engaños al consumidor". Esta prohibición significa que, por ejemplo, los aliños o condimentos con base de aceite de oliva no podrán utilizar las menciones "aceite de oliva u orujo de oliva" en su denominación comercial.

Sin mezclas

Para garantizar un producto de máxima calidad se prohíbe además en España la práctica conocida como 'refrescado' consistente en mezclar aceites de oliva vírgenes de la campaña en curso con otros de campañas precedentes para mejorar las características del producto más antiguo y que estaba permitida en la normativa de hace 40 años.

Para reforzar la máxima transparencia y en favor de las garantías al consumidor la nueva normativa también refuerza la divulgación con la publicación de informes de resultados de los controles de conformidad y de trazabilidad del producto, accesibles para los consumidores.

Además, por vez primera se obligará a llevar un sistema de trazabilidad estandarizado, muy exigente, que exigirá que los movimientos de aceite vayan amparados por documentos de acompañamiento para su mayor control. Se trata de un régimen de control inédito, "que no existe en ningún otro país del mundo" y "coloca a España en cabeza de las exigencias de calidad del aceite de oliva", según el Ministerio.

Para llevar la trazabilidad, el Ministerio pondrá a disposición del sector y autoridades de control un sistema informático para realizar la notificación previa y obligatoria de cualquier movimiento que afecte al producto.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.