Salud

Los Grifols deben afrontar otro crédito de 250 millones en un año

  • La familia tiene el 5,86% del capital de la farmacéutica pignorado al Santander
Madridicon-related

Tras las negociaciones de última hora que ha realizado la familia Grifols para refinanciar la deuda de uno de sus vehículos de inversión, Scranton, ahora el clan deberá afrontar otro match ball en los próximos doce meses. Una de las subsidiarias de esta patrimonial, Quadriga Real Estate, suscribió un préstamo con Banco Santander de 250 millones de euros el 15 de julio de 2022 cuyo vencimiento se producirá en agosto de 2025. Con las últimas cuentas vigentes de Quadriga (precisamente las de aquel año) el pago aún está pendiente por completo.

Por otro lado, para que la filial de Scranton recibiera el dinero, la familia tuvo que acudir a otro de sus vehículos inversores, Deria, quien es el primer accionista de la farmacéutica cotizada en el Ibex con el 9,195% y sus dueños son Enric, Nuria y Albert Grífols Roura. Esta patrimonial puso sobre la mesa del Santander 25 millones de acciones de Grifols para avalar el préstamo. Los títulos tenían en su día un valor de 399,5 millones de euros y que equivalen al 5,86% del capital de la farmacéutica.

Eso sí, hoy el valor de dicha prenda es muy inferior tras los sucesivos batacazos en bolsa que ha vivido la empresa en el Ibex este año y su valor es de 215,7 millones de euros, menos que el valor original del préstamo. Tras las negociaciones que cerró con Oaktree para refinanciar parte de la deuda que tenía Scranton, si vuelve a usar la misma técnica para afrontar el préstamo con el Santander, las acciones de la compañía que estarían de aval ante un fondo oportunista serían algo más del 14%. Hoy en día, la familia controla el 30,1% del capital de la farmacéutica especializada en hemoderivados.

El resto de deuda de Scranton

Justo antes de cerrar el acuerdo con Oaktree, Scranton tenía una deuda total que superaba los 1.000 millones. De ellos, la deuda con bancos a largo plazo era de 749,29 millones tras reducirla en más de 150 millones en el año previo. A ello se le añaden 128,94 millones clasificados como deuda con entidades financieras a corto plazo. Entre las entidades prestatarias figuran, además de las ya mencionadas, otras como Santander o Banca March, además de firmas internacionales como BNP Paribas –a la que repagó por completo en 2022–.

Más allá de esto, en el informe financiero del ejercicio 2022, Scranton explica que la facilidad aportada por Bank of America (BofA) por un total de 875 millones en el año 2019 tiene como vencimiento el próximo 17 de julio. Este especificaba vencimientos previos que se dividían en un 5% en el año 2021; 10% en 2022; 20% en 2023, y el 65% restante a la fecha de vencimiento. En el mismo documento se señala que entre 2021 y el cierre del ejercicio 2022, Scranton repagó algo más de 328 millones.

Nuevo CFO

La farmacéutica catalana ya ha encontrado sustituto para Alfredo Arroyo, que se jubila tras 17 años en la compañía. El nuevo director financiero será Rahul Srinivasan. Hasta ahora, ocupaba la silla de Head of EMEA Leveraged Finance and Capital Markets en Bank of America. Cabe subrayar que este es uno de los mayores acreedores de la familia Grifols. Rahul Srinivasan comenzará su camino en Grifols el 16 de septiembre de 2024 y trabajará junto a Arroyo durante un periodo de transición, según informó ayer la firma a través de la Comisión Nacional delMercado de Valores (CNMV).

A finales del pasado febrero, tras el segundo ataque de Gotham, Grifols para intentar subsanar los efectos celebró una conferencia. Allí, Alfredor Arroyo dejó caer la idea ante los accionistas que este ejercicio la entidad no iba a ser capaz de generar flujo de caja. Ante esta declaraciones, las acciones de la catalana empezaron a caer en picado en Bolsa.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud