Salud

Grifols busca sumar centros de plasma en Francia y Grecia

  • La compañía lamenta que España "no está por la labor" de acercarse al negocio del plasma
Víctor Grífols (i) y Raimon Grífols (d), consejeros delegados de Grifols. Luis Moreno
Sant Cugat del Vallès / Madrid

Grifols ve la oportunidad de repetir en Francia y Grecia la alianza publicoprivada tejida en Egipto para el desarrollo del negocio del plasma. Ambos países mostraron en las últimas semanas su voluntad de ser autosuficientes en la producción de este componente, y la cotizada española cree que puede erigirse en el socio necesario para desarrollar los medicamentos.

En un encuentro con periodistas celebrado después de la junta de accionistas, los consejeros delegados de la organización, Víctor y Raimon Grífols, admitieron el interés de la compañía en participar en ambos proyectos. "Iremos a verlos", garantizaron. Como aval, la joint venture firmada con el gobierno Egipto para erigir hasta 20 centros de captación de plasma o la reciente adquisición de un punto de donación en Canadá para impulsar el negocio en el territorio norteamericano.

"La pandemia ha provocado que Europa despierte del sueño en el que el plasma cae del cielo", celebró Víctor. Con la mayor parte de países buscando la autosuficiencia en productos estratégicos, la sangre ha entrado también en esta categoría.

No ha sido así para España. Los dirigentes lamentaron el escaso interés del país en el negocio hectoplasmático. La compraventa de plasma está prohibida desde hace décadas y a pesar de los esfuerzos de la compañía, no hay visos de que se retire el veto. "Intentamos ser didácticos, hemos ido a ver a todos los ministros, pero no están por la labor", señaló Raimon.

La empresa destacó que sus productos ahorraron al Estado 72 millones de euros en 2021. "Y sin ningún esfuerzo; si permitieran la actividad les podríamos ahorrar cientos de millones", añadió el directivo.

Por otro lado, el de las cuentas actuales de la compañía, Grifols se alejó de dar predicciones, si bien afirmó que la recuperación del mercado del plasma se notará en los resultados de finales de año. Existe un lapso de entre 9 y 12 meses para que se rentabilice la mejora en la recolección, explicaron. En el primer cuatrimestre, las reservas crecían un 16% respecto al mismo periodo de 2021.

Los dirigentes no ocultaron su optimismo. "El plasma ha vuelto", enfatizaron todos los directivos que participaron en la junta de accionista. Desde Víctor Grífols Roura, presidente de honor, a los dos consejeros delegados o el director financiero, Alfredo Arroyo.

Grifols ya se mueve para que el acuerdo firmado con el fondo soberano de Singapur deje de computar como deuda

Otro de los problemas de la compañía es el nivel de deuda, circunstancia a la que los directivos de la farmacéutica quitaron hierro. Afirmaron estar cómodos con un 35% de deuda a tipo variable a pesar de la inminente subida de tipos, además de destacar que no hay vencimientos de créditos importantes entes de 2025.

Dos de las causas del nivel de endeudamiento son la compra de Biotest y, sobre todo, el revés sufrido por los auditores de sus cuentas al señalar que el acuerdo suscrito con el Fondo Soberano de Singapur computa como deuda en lugar de como capital. Tras aquella decisión que provocó una comunicación ante la CNMV, la compañía ya se mueve a nivel europeo. Se hizo un requerimiento a la ESMA -la Autoridad Europea de Valores y Mercados- para que aclare los criterios contables. La inyección del fondo era de 830 millones de euros.

6.480 millones de euros

Esta es la deuda de Grifols tras la auditoría realizada por KPMG, que pasó a computar como tal la inyección del Fondo de Singapur. En los planes para reducirla, la farmacéutica realizará desinversiones (si bien no han aclarado dónde), disminuirán el Capex en los dos próximos años desde 300 a 200 millones y no habrá pago de dividendos hasta que el apalancamiento baje de un ratio de 4x. Además, también descartan operaciones de compra calificadas como "significativas".

El múltiplo deuda-Ebitda también se reducirá con la recuperación del negocio, esperan. "Es una empresa con un Ebitda de 1.500 millones y el coronavirus se ha llevado un tercio", advirtió Víctor Grifols Déu.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Xarnego retornado
A Favor
En Contra

Esta empresa es de las que más apoyó el golpe Separatista y está muy ligada a las corruptos del 3%

Puntuación -1
#1
Sara
A Favor
En Contra

Es el arquetipo de las empresas catalanas...se ha hecho grande y rica con la sangre de los españoles.....el Estado y los políticos corruptos lo han permitido

Puntuación -3
#2
ciudadano
A Favor
En Contra

u n dato Sara. grifols no usa sangre española porque no se puede donar plasma a grifols en españa. esta prohibido por ley. la sangre; mejor dicho el plasma, que usa grifols para fabricar medicinas sale 85% de estados unidos t canada y 15% de alemania y austria que es donde tienen sus centros de plasma. el plasma español lo gestiona el gobierno español integramente a través de diferentes entidades publicas. por ejemplo en cataluña es el banc de sang i teixits el unico q puede recoger plasma.

Puntuación 0
#3