Salud Bienestar

¿Qué es el divorcio gris? Así es el fenómeno que es tendencia y afecta a parejas de larga duración

  • Hace referencia a la tendencia de divorcios a partir de los 50 años de edad
  • Estos divorcios tienen consecuencias directas sobre ambas partes de la pareja
Firma de los papeles del divorcio. / Foto: iStock

En los últimos años, hay una decisión en los matrimonios más consolidados que se repite de forma cada vez más frecuente, sobre todo, entre la generación de baby boomers, una tendencia que se ha denominado como divorcio gris, aunque también se conoce con el nombre de divorcio de plata o divorcio de diamante.

En concreto, el divorcio gris hace referencia a las parejas casadas que se divorcian con más de 50 años de edad, después de estar casados durante muchos años. De esta forma, estas parejas y matrimonios reafirman cada vez más que el matrimonio no es para toda la vida.

Tanto es así que la tasa de divorcios entre adultos de 50 años o más se duplicó entre 1990 y 2010, tal y como recogen los datos analizados por Susan L. Brown y Fen Lin en un artículo para The Journals of Gerontology. En él, apuntan a que uno de cada cuatro divorcios que tuvo lugar en 2010 fue entre personas de 50 años o más.

A pesar de estos datos relevantes, todavía es llamativo para muchas personas que los más mayores opten por romper sus matrimonios después de 30, 40 o 50 años casados, con la idea de que, si llevan tanto tiempo juntos, qué necesidad hay ahora de romper ese vínculo.

¿Por qué hay ahora más divorcios grises?

Pues bien, la idea del divorcio gris no está necesariamente ligada a que las personas mayores tengan más conflictos que las parejas jóvenes, todo lo contrario. La evolución del divorcio a tasas de edad más altas tienen que ver, precisamente, con la mayor tolerancia y la aceptación del divorcio por parte de la sociedad general y de las personas mayores en particular, así como con la mayor independencia económica y emocional de la mujer.

De este modo, la mayor independencia económica por parte de las mujeres, que anteriormente estaban más limitadas a la vida en pareja, les permite ahora tomar mayores decisiones, como la de poner fin a su matrimonio.

Por otro lado, también es cierto que, actualmente, la mayor esperanza de vida o las expectativas de llevar a cabo otra forma de vida pueden influir en que los matrimonios más asentados decidan continuar sus caminos por separados. Otros factores que intervienen también tienen que ver con problemas que afectan a todo tipo de parejas en general, como la falta de comunicación o las infidelidades.

Consecuencias del divorcio gris

Tal y como señala en una de sus publicaciones Carlos Eduardo Méndez, experto en gerencia social, hay tres tipos de consecuencias a las que lleva un divorcio gris:

  • Emocionales: el divorcio en las personas de mayor edad suele ser más doloroso debido a la sensación de fracaso personal y relacional, por lo que puede llevar sentir una pérdida de seguridad.
  • Económicas: es posible que la pareja tenga que dividir sus bienes e ingresos, lo que puede afectar a su estilo de vida en el ámbito económico.
  • Sociales: en las parejas de mayor edad, el divorcio puede verse como algo más negativo y pueden sentirse más aisladas. A ciertas edades, puede ser más difícil que cada uno rehaga su vida o que conozcan un nuevo círculo social fuera del matrimonio.
WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud