Salud Bienestar

El té que lo cura todo, es un "potente antioxidante", fortalece la memoria y el crecimiento neuronal

Copa de té con hojas Ginkgo. Firma: iStock

Las infusiones se han convertido en una de las bebidas más consumidas del planeta. Principalmente están hechas a base de plantas, habiendo una gran variedad y proporcionando muchos beneficios para la salud. Uno de los tés más completos es el de ginkgo (Gingko biloba).

Esta es una de las especies de árbol vivo más antigua y procede de Asia. Sus hojas se han utilizado desde hace más de 2.000 años para tratar dolencias relacionadas con el cerebro y el flujo sanguíneo. Entre sus propiedades destaca su poder antioxidante que contribuyen a mejorar la circulación al dilatar los vasos sanguíneos y disminuyendo la viscosidad de las plaquetas.

Beneficios del té de ginkgo

También, como apunta Jordi Cebrián en su libro 'El Botiquín de Plantas Medicinales', es recomendable para frenar la demencia, la pérdida de memoria y la capacidad de concentración debido a sus propiedades neuro protectoras.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) cuenta que el ginkgo se vincula a dos usos. Uno de ellos se relaciona con la mejora del deterioro cognitivo que se asocia con la edad y de la calidad de vida en la demencia leve. Y el otro uso tiene que ver con el alivio de la pesadez de las piernas y la sensación de las manos y pies fríos que traen consigo algunos trastornos circulatorios menores.

Con sus hojas secas sirven para elaborar un . Además, se puede consumir en forma de tableta oral, extracto o cápsula. Lo que se debe evitar es comer semillas crudas o tostadas porque podrían ser venenosas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud