Salud Bienestar

Cómo aliviar el dolor cervical urgente: causas, síntomas y tratamiento

Mujer trabajando con dolor en el cuello en su puesto de trabajo. Firma: iStock

La columna cervical es la parte más alta de la columna vertebral y está compuesta por siete vértebras cervicales. Es una zona muy flexible y permite una mayor movilidad que cualquier otra parte de la columna vertebral. Al permitir tanto movimiento también es frecuente el dolor, que puede ser provocado por anomalías en las partes blandas, músculos, ligamentos, discos, nervios, vértebras y articulaciones. También puede ser causado por lesiones en las partes blandas por traumatismos o deterioro progresivo.

Algunas veces es un dolor localizado en el cuello pero en otras ocasiones se extiende por los brazos, cabeza o espalda. En el mayor de los casos, el dolor cervical se relaciona con los músculos. Las contracturas musculares, latigazos cervicales y las distensiones provocan malestar.

Causas del dolor cervical

Los dolores cervicales también pueden estar provocados por la compresión de los nervios espinales. Las causas más comunes de los dolores cervicales son:

  • Contracturas musculares
  • Artrosis.
  • Espondilosis cervical.
  • Estenosis cervical (o raquídea).
  • Rotura de anillo fibroso y hernia discal.
  • Lesiones en los músculos y ligamentos.
  • Otras enfermedades (por ejemplo fibromialgia).

Síntomas del dolor cervical

Los síntomas son:

  • Dolor en la zona del cuello.
  • Dificultad para movilizarlo.
  • Cefaleas.
  • Mareos.
  • Rigidez.
  • Dolor de espalda y hombros.
  • Hormigueos y debilidad en el brazo.

Tratamiento del dolor cervical

El tratamiento fisioterapéutico ayuda ante las molestias cervicales. Con ella se consigue relajar los músculos y mejorar la movilidad cervical. Hay que hacer masajes en el cuello junto a terapias locales que proporcionan calor.

Otra opción es hacer duchas con agua con la mayor presión y temperatura al levantarse todos los días en la zona del cuello y los hombros durante 10-15 minutos. Todo ello seguido por movimientos de flexoextensión y lateralización del cuello durante otros 10-15 minutos.

Se recomienda mantener una correcta postura y sentarse en sillas con respaldo vertical. Aplicar calor local seco es útil también como baños calientes, compresas calientes o almohadillas térmicas. Usar analgésicos-antiinflamatorios. Evitar actividades que agraven el dolor. En algunos casos se puede usar un collarín cervical para inmovilizar la zona.

Para prevenir el dolor cervical

  • Estirar el cuello cada hora.
  • Al leer o utilizar el ordenador, colocarlo a la altura de los ojos.
  • Evitar estar de pie durante mucho tiempo.
  • Usar un colchón firme y una almohada que dé soporte al cuello.
WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud