Retail

La industria agroalimentaria se planta y exige rebajar las condiciones del Perte para facilitar el acceso

  • El mínimo para acceder a los fondos es un proyecto de 40 millones
  • El proyecto se presenta hoy en Ciudad Real

Las condiciones para acceder al nuevo Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) agroalimentario, que implica una inversión pública de más de 1.000 millones de euros y que se presenta hoy en Ciudad Real, amenazan con imposibilitar el acceso a las ayudas del sector.

Distintos representantes de la industria se han reunido en los últimos días con el Gobierno para solicitar que se rebaje, al menos, el importe mínimo de cada proyecto tractor, que asciende actualmente a 40 millones de euros y que, según las fuentes consultadas, sea prácticamente imposible que las pymes puedan entrar.


Tal y como recoge el propio Gobierno en la memoria descriptiva del Perte, la industria agroalimentaria española, que tiene un valor añadido bruto de 100.000 millones de euros, el equivalente al 10% del PIB, según datos de 2020, está mayoritariamente constituido por pymes. "El sector productor se caracteriza por un alto nivel de atomización; la industria agroalimentaria está conformada, en su mayor parte, por pequeñas y medianas empresas que conviven con grandes grupos industriales españoles e internacionales2, se explica.

En total, en el sector hay 30.260 empresas, el 17,6% de toda la industria manufacturera, pero el 96,1% tiene menos de 50 empleados y el 80% cuenta con menos de diez. Se trata en este último caso de 24.160 microempresas, que tienen muy difícil su acceso al Perte. "Al final, tal y como está estructurado es muy complicado que acudan las pymes y a las grandes les interesa más pedir ayudas directas que no presentar un proyecto", explican en el sector. Pero los recursos, según llevan tiempo denunciando en el sector, siguen siendo insuficientes.

Impacto económico

El Perte del sector agroalimentario, aprobado el pasado mes de febrero, prevé generar un impacto económico de 3.000 millones y la creación neta de hasta 16.000 empleos. Del total, 454,35 millones de euros se utilizarán para impulsar la digitalización, especialmente en las zonas agrícolas y rurales, y otros 400 millones más para el fortelecimiento de la industria. Solo 148 millones irán, en cambio, a innovación.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.