Retail - Consumo

Mercadona se acerca a Lidl con una marca blanca que representa ya el 75% de su negocio

Mercadona se acerca a Lidl en el peso de la marca propia sobre su negocio.

El peso de la marca del distribuidor ha crecido en los dos últimos años en los supermercados de nuestro país hasta alcanzar una cuota del 43,7% del valor de sus ventas en 2023 frente al 38,5% del 2021 espoleada por la apuesta de las cadenas y también por el alza de precios, según datos de Worldpanel de Kantar.

Dentro de esta tendencia generalizada por aumentar el peso de la marca blanca en los lineales, destaca el porcentaje alcanzado por estos artículos en el peso del negocio del líder de la distribución alimentaria de nuestro país, Mercadona. Así, según datos de la consultora, la cadena de Juan Roig cerró el 2023 con una cuota del 74,8% frente al 73,4% de 2022, situando a la firma valenciana como el segundo operador con mayor peso de marca blanca en su negocio solo por detrás de Lidl, el especialista en descuento alemán que ha visto incrementar el peso de su surtido de marca propia en el valor de su negocio del 79,9% al 82,1%.

El siguiente especialista en descuento, la también alemana Aldi, se sitúa en tercer lugar en este aspecto, con un peso del 69,3% de la marca propia sobre el valor de su negocio, bastante alejado de Mercadona, mientras que el ranking de las principales cadenas de distribución en este capítulo lo cierra El Corte Inglés, con una marca propia que representa el 15,3%.

Estos datos reflejan un aumento del peso del valor de la marca del distribuidor en todos los operadores durante el año pasado, una tendencia que se mantendrá en 2024, pero de forma moderada, según César Valencoso, Consumer Insights Consulting Director de Worldpanel. "Pensamos que estamos ante el inicio de un ciclo nuevo tras otro macrociclo de crisis a causa del Covid y la posterior inflación. Los datos nos dicen que vamos camino de la normalidad con una perspectiva macroeconómica de crecimiento moderado en el IPC, una inflación que se irá controlando y una tasa de paro que está bajando".

Este nuevo periodo que se abre, según Valencoso, estará marcado por tres tendencias en gran consumo como una estabilización en el volumen de ventas, una ralentización del crecimiento en el peso de la marca del distribuidor y la recuperación de antiguas tendencias de consumo que serán rebautizadas. Y es que, los datos de Kantar reflejan una estabilización en el volumen de compras en 2023 en España que apenas ha caído un -0,2%, a pesar de ser un 3,6% inferior al los niveles previos a la pandemia, con casi la mitad de esta pérdida de negocio debida a un consumidor más frugal (49,6%), a la reducción del desperdicio (24,6%), el trasvase de desde el canal especialista al dinámico (14,5%) o a la consolidación de platos preparados y el delivery (11,3%).

Entre estas tendencias, el experto destaca que, en los últimos cinco años, apenas han variado las motivaciones que originan las ocasiones de consumo, con la conveniencia en el primer puesto (25%), seguida del placer (22.7%), el sabor (18,8%), la salud (16%) y la costumbre (12,7%). Sin embargo, a pesar de la pandemia, las únicas motivaciones que se han visto reforzadas desde 2019 son la practicidad y la búsqueda de placer, con avances del 0,8 y el 0,5%, respectivamente, frente al cuidado de la salud, que retrocede un 0,8%. Este fenómeno, según Valencoso, estaría originado por un cambio en la mentalidad del consumidor que donde antes encontraba una motivación saludable, ahora lo hace por placer.

Con este panorama, y ante una tendencia hacia una mayor concentración de las cuotas de la distribución alimentaria que favorece el peso de la marca del distribuidor, Valencoso augura un periodo en el que los retailers deberán recurrir a una mayor excelencia para competir. En este sentido, el experto recomienda volver a invertir en aspectos que han quedado aparcados en los dos años previos como la promoción, los medios y el surtido.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud