Retail - Consumo

La Inteligencia Artificial ya está presente en un tercio de las innovaciones del gran consumo

El uso de Inteligencia Artificial crece para afrontar retos como el de la sostenibilidad.

El uso de Inteligencia Artificial (IA) en las innovaciones de procesos, productos y servicios de las empresas vinculadas al sector del gran consumo se ha multiplicado por 4 en el último año, pasado del 8% de 2022 al 30%.

Aunque crecimiento del último año es significativo, el proceso de integración de las herramientas de IA en los procesos del sector ha vivido una aceleración desde 2017, cuando apenas estaban presentes en el 4% de las innovaciones adoptadas por las empresas de gran consumo, tal y como recoge Observatorio de Innovación en Gran Consumo (OIGC), elaborado por el Institut Cerdà.

Los principales objetivos de esta innovación mediante inteligencia artificial están relacionados con las áreas de sostenibilidad y adaptación al consumidor. En este sentido, desde la entidad, reconocen que los diferentes actores de la de gran consumo operan desde hace dos años un contexto marcado por del precio de las materias primas y la energía, además de una creciente sensibilidad hacia el cambio climático.

En este terreno dela sostenibilidad, el observatorio vincula la IA como aplicaciones como la automatización del control de calidad y la clasificación de productos mediante la implantación de dispositivos de visión artificial en líneas industriales; la integración en los procesos de manejo de las explotaciones agrícolas de softwares capaces de hacer recomendaciones para reducir el uso de recursos a la vez que se maximiza la producción; la creación de algoritmos de aprendizaje que reducen las mermas y optimizan los procesos industriales y logísticos; así como la secuenciación genética y el análisis de componentes químicos para la creación de insumos y nuevas variedades vegetales.

El otro gran campo de aplicación de IA en gran consumo está enfocado a la adaptación de las empresas a un público cambiante que ya no solo considera la relación calidad precio a la hora de comprar, sino que tiene en cuenta otras variables como estilo de vida, ideología o necesidades concretas. Para responder mejor a este nuevo consumidor más segmentado y cambiante, las principales innovaciones de inteligencia artificial detectadas por el observatorio se corresponden con el desarrollo de soluciones de nutrición personalizada, la anticipación e interpretación de las necesidades del cliente, así como la formulación de productos adaptados a estas nuevas necesidades.

Entre algunas de las innovaciones lanzadas en los últimos ejercicios relacionadas con la IA, el OIGC menciona ejemplos como el de Cerealto Siro Foods, que en 2020 fue reconocida por el lanzamiento de I+Radar, una herramienta de que analiza y anticipa los gustos y preferencias de los consumidores para crear alimentos de una forma más eficiente y con una mejor adaptación a las necesidades del cliente.

Sin embargo, estas innovaciones se aplican en cualquier momento del proceso de producción, como en el caso de la pesca, con el lanzamiento este año por parte de la empresa pontevedresa Marine Instruments de la primera boya inteligente, capaz de detectar especies comerciales de atún, optimizando las rutas de los barcos pesqueros y, por tanto, reduciendo costes y emisiones. El eslabón final, el del consumidor, también cuenta con innovaciones directas como la app Oorenji que analiza mediante la genética, estilo de vida, objetivos y preferencias de los usuarios para ofrecerles recomendaciones dietéticas personalizadas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud