Retail - Consumo

España es el tercer país de la UE con más restricciones a la actividad del comercio

  • España es el segundo país comunitario con más restricciones al ejercicio del comercio
  • Bruselas apunta a un déficit en materias como la libertad de horarios o políticas fiscales
  • Nuestro país mejora en la duración de los procesos de autorización a la actividad
El comercio español solo mejora en promociones y procesos administrativos.

Nuestro país se sitúa un año más como el tercer país con mayores restricciones para la implantación y ejercicio de la actividad comercial en la Unión Europea solo por detrás de Francia y Austria y al mismo nivel de Alemania, según datos de la Comisión Europea

Según los datos del Índice de Restricciones en Comercio elaborado por la Comisión Europea, España no ha logrado mejorar su situación respecto al anterior informe de 2018 y se mantiene como el segundo país, solo superada por Francia, con restricciones más severas al comercio en materias críticas como horarios o impuestos.

En concreto, solo Alemania y Austria son más severos que nuestro país en sus horarios comerciales, algo que, según la patronal de la gran distribución española Anged, es una anomalía en un entorno europeo donde 11 países ya disponen de plena libertad de horarios comerciales y otros 5 gozan de una flexibilidad casi completa.

En cuanto a la fiscalidad comercial, solo Francia y Portugal mantienen políticas más duras que España, país en el que varias comunidades autónomas mantienen un Impuesto sobre los Grandes Establecimientos Comerciales que hacen que obtengamos la misma mala puntuación que Hungría y Polonia.

Unidad de mercado

En el terreno de los horarios, a excepción de Madrid, donde hay libertad, la mayor parte de las comunidades mantienen un régimen de 10 domingos y festivos de apertura autorizada al año. De esta manera, pese a los recientes avances en Andalucía y Murcia, que han aumentado a 16 los domingos y festivos donde pueden abrir los comercios y algunas zonas turísticas valencianas, andaluzas o de Barcelona, la mayoría del sector se mantiene cerrado por ley 52 días al año. En este sentido, la patronal destaca la desventaja competitiva del comercio físico que debe mantenerse cerrado durante casi dos meses frente al electrónico, cuya facturación ha crecido un 80% desde la pandemia.

En este sentido, desde la asociación recalcan que el ejecutivo comunitario señalaba en su último informe sobre España del Semestre Europeo que el comercio minorista es uno de los sectores más perjudicados por la falta de unidad de mercado y situaba a España "entre los Estados miembros más restrictivos en lo que respecta a los marcos regulatorios minoristas, en particular para las operaciones minoristas".

Los únicos parámetros del índice en los que el comercio español ha mejorado son los referentes a la duración de los procedimientos administrativos para autorizar nuevas actividades, que pasan de una nota de 3 en 2018 a la de 1,50 actual, así como en cuanto a las promociones de ventas, que mejoran de un 2,10 a un 1,20.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud