Retail - Consumo

Alta Alella reinvierte en viñas las plusvalías de la venta de Parxet y Privat

  • Ha comprado más de 20 hectáreas en tres años dentro de su DO
  • La bodega barcelonesa de vino y cava facturó 5 millones en 2022

La bodega familiar ecológica de vinos y cavas Alta Alella ha reinvertido en tierras de su Denominación de Origen (DO Alella) las plusvalías obtenidas de la venta de las marcas Parxet y Privat, con una inversión de 2,5 millones de euros en los últimos tres años con la que ha incorporado más de 20 hectáreas, ha explicado su fundador, Josep Maria Pujol-Busquets.

Cabe recordar que Parxet fue comprada por el fondo Carlyle al Grupo Gleva y absorbida por Codorníu en 2018, mientras que Privat fue adquirida por el grupo Perelada en 2017. "Era una marca que se basaba en el volumen y no teníamos capacidad de montar una gran red de distribución", aduce Pujol-Busquets.

Reconoce que sin estas ventas no habrían podido comprar tierras en un entorno muy próximo a la ciudad de Barcelona y por tanto con unos precios muy elevados pese a encontrarse en un espacio natural protegido.

Alta Alella, nacida en 1991 con una casa modernista y una hectárea a 14 kilómetros de la ciudad de Barcelona y menos de dos del Mediterráneo, dispondrá en 2024 de 70 hectáreas (45 propias y el resto alquiladas a largo plazo), y en 2022 facturó 5 millones de euros, un 52% más que cinco años atrás.

Con una producción anual de unas 350.000 botellas repartidas a medias entre vinos y cavas, y con apuesta por variedades autóctonas y largas crianzas, el 55% de las ventas se reparten por España, y el 45% por una treintena de países, con Canadá, Estados Unidos, Alemania y Finlandia en cabeza.

También apuesta desde hace años por el enoturismo, con 10.000 visitantes a sus instalaciones en 2022, un 30% más que antes de la pandemia, y sinergias en marcha con agencias para explotar en un recinto a parte al turista de compras.

Con la segunda generación ya formando parte del negocio (Mireia Pujol-Busquets está al frente de su bodega Celler de les Aus y viaja por todo el mundo para hacer prosperar el negocio), su estrategia de futuro pasa por el aumento del precio medio de sus productos -ya situados en los mejores restaurantes y con elevadas puntuaciones en las guías de referencia- y por "digerir" el crecimiento en tierras realizado en los últimos años.

Alta Alella se reivindica como elaborador integral (es uno de los 15 que forman parte de la DO Cava) y sostenible, lo que se refleja en que no utiliza sulfitos ni otro tipo de aditivos, y en que sus botellas son reutilizadas. También ha digitalizado la gestión de los viñedos y desarrolla un programa experimental para conseguir viñas más resistentes al cambio climático mediante técnicas naturales.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud