Retail - Consumo

Lidl lanza bolsas de fruta y verdura a tres euros para evitar que acaben en la basura

  • Son aptas para el consumo pero con algún tipo de desperfecto exterior
  • Venderá también pan del día anterior a mitad de preico

Lidl implementa nuevas medidas preventivas para evitar el desperdicio de los alimentos. Entre las mismas, se encuentra el lanzamiento en las más de 650 tiendas que la cadena tiene en España de lo que ha denominado la bolsa antidesperdicio.

Se trata de un pack disponible por tres euros y que contiene frutas y verduras que, o bien no cumplen con los estándares estéticos convencionales pero siguen siendo totalmente aptas para su consumo, o forman parte de envases que han sufrido algún tipo de desperfecto sin dañar la calidad del producto.

Esta medida fue implementada en las últimas semanas en las más de 30 tiendas que la compañía tiene en las Islas Canarias, logrando dar salida a más de 20.000 kg de frutas y verduras. Tras el éxito cosechado, la cadena ha decido desplegar esta iniciativa en el resto de sus tiendas del país. Michaela Reischl, directora de RSC de Lidl España asegura que "reducir el desperdicio alimentario es una de nuestras prioridades en materia de sostenibilidad y apostamos firmemente por la prevención, planificando y gestionando de forma eficiente nuestro surtido para minimizar al máximo el stock de productos sobrantes". El lanzamiento de la bolsa antidesperdicio es una medida más que pretende incentivar la compra de frutas y verduras todavía aptas para su consumo, según la compañía.

"Tras el éxito de Canarias estoy convencida de que nuestros clientes del resto del país también acogerán esta iniciativa de forma muy positiva", asegura la directiva. En paralelo al lanzamiento de la bolsa antidesperdicio, Lidl ha estado probando en las Islas Canarias otras acciones para continuar reduciendo el desperdicio de alimentos. Y tras su éxito, también ha optado por desplegarlas en sus más de 650 tiendas del país.

Iniciativas

En concreto, entre las nuevas iniciativas figura, por ejemplo, la venta de panes del día anterior con un 50% de descuento o la aplicació0n de un segundo descuento, también del 50%, en el último día de caducidad de los productos. Hasta el momento la cadena aplicaba un descuento del 30% en artículos frescos como la carne, el pescado, yogures, quesos o ensaladas para dar salida al producto que se encuentra próximo a su fecha de caducidad o consumo preferente. Con el objetivo de incentivar aún más el consumo de estos productos, el grupo ha decidido ahora aplicar un 20% de descuento adicional en el último día de su expiración.

Además, aplicará un 30% de rebaja en su surtido de productos de alimentación seca y congelados cuando se encuentren próximos a su fecha de caducidad o consumo preferente. Se trata por ejemplo de galletas, pastas o artículos de conserva así como sus congelados. Estas nuevas medidas se suman a las múltiples iniciativas que la cadena lleva a cabo desde hace años en su compromiso de reducir el desperdicio alimentario en un 30% hasta 2025 y en un 50% hasta 2030.

Para ello, entre otros, cuenta con una planificación y gestión eficiente de su surtido con pedidos optimizados y ajustados, dona alimentos de forma permanente y continuada a través de sus tiendas a distintas ONGs locales (más de 2,7 millones de kg en el último año) o transforma productos como el pan, bollería, galletas o legumbres no aptos para el consumo humano y retirados de sus tiendas, en harina para pienso animal,logrando evitar el desperdicio de cerca de 4.900 toneladas de alimentos anuales.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud