Retail - Consumo

La sostenibilidad y la innovación serán clave en la industria alimentaria para fomentar su supervivencia

  • Las empresas aseguran que el consumidor actual es más exigente que nunca y no quiere pagar más
  • El sector pide apostar por el desarrollo de alternativas al plástico que permitan mantener la calidad de los productos

La sostenibilidad y la innovación se han convertido en dos pilares fundamentales dentro de la industria, sobre todo la agroalimentaria, para asegurar su supervivencia y competitividad en el mercado global. Esta ha sido la línea general del debate "Sostenibilidad y economía circular en la industria" en el marco del II Foro del Retail y el Gran Consumo, celebrado por elEconomista.es, que ha contado con la participación de Luis González Díaz de Cerio, director de operaciones de Osborne; Mariví Sánchez Jiménez, directora de sostenibilidad de Grupo Calvo; Fernando Antolín, director de consultoría de Deloitte; María García Jiménez, directora de Innovación y Sostenibilidad de AMC Natural Drinks Group; José Armando Tellado, CEO de Capsa y Florencio García Núñez, CEO de Better Balance.

María García Jiménez, directora de Innovación y Sostenibilidad de AMC Natural Drink Group, indicó que "es imprescindible que todas las empresas inviertan en innovación, en trabajar para mejorar el bienestar, los productos, la salud, la nutrición, la sostenibilidad de los productos que ponemos en el mercado. Esta es la responsabilidad de la industria y de todo el retail europeo" y añadió que "la innovación lo que aporta es rentabilidad a toda la cadena y valor al consumidor, y la dirección de las empresas tiene que ir solo en ese sentido. Además, la sostenibilidad es una obligación para todos, porque el planeta tiene que servirnos muchos años. El planeta nos tiene que servir muchos años y todos tenemos que colaborar".

Luis González Díaz de Cerio, director de operaciones de Osborne, declaró que "nosotros entendemos la sostenibilidad como existir. Para qué queremos ser verdes, ecológicos, si al día siguiente estamos muertos, si dejamos de existir como compañía. Lo primero de la sostenibilidad es perdurar en el tiempo, hacer que las empresas sobrevivan. En un momento en el que la materia prima está altísima, los costes de las compañías agroalimentarias están por encima del 50% y no se está trasladando al mercado porque es imposible, la sostenibilidad se basa en como somos capaces de seguir adelante".

Por su parte, Mariví Sánchez Jiménez, directora de sostenibilidad de Grupo Calvo, subrayó que la sostenibilidad no está reñida con la rentabilidad, "se ha hablado mucho del coste regulatorio, de como desde la UE se estaba poniendo el foco en el tema de la sostenibilidad, en un momento en el que las empresas lo estamos pasando francamente mal. Realmente creo que nunca hay un buen momento para trasladar costes regulatorios, entonces tenemos que entender que esto es así y también creo que no solo tenemos que tener en cuenta el coste, sino en que lo que está en juego es el impacto de no hacer nada" y argumentó que "se puede poner una marcha u otra dependiendo de la coyuntura que se esté viviendo, pero no olvidemos que la situación que tenemos hoy es temporal y sin embargo todo lo que tiene que ver con la sostenibilidad y lo que tratamos de solucionar con ella no es temporal".

Capacidad de inversión

Otro de los temas que se abordaron en la mesa fue la capacidad de inversión de la industria en un contexto como el actual, marcado por la subida de la inflación, la escasez de materias primas y la guerra en Ucrania. El director de consultoría de Deloitte, Fernando Antolín, señaló que existen dos panoramas muy distintos entre sí, "vemos grandes compañías que tienen capacidad de tener luces largas y ven cómo están en riesgo muchos modelos de negocio si no se transforman, y compañías mucho más pequeñas que ante estos retos regulatorios y preocupación por la sostenibilidad no son capaces de transformarse por determinados motivos, sobre todo financieros, y hacer ese viaje a la sostenibilidad" y añadió que "los fondos europeos debían tener un papel protagonista. Preocupa la situación de las pequeñas compañías si no se articulan todas estas ayudas".

Otra de las preocupaciones de la gran industria es los plazos impuestos para transformarse, y demandan que los plazos del alarguen puesto que en plazos tan cortos no es posible cambiar, por ejemplo, las cadenas de suministro por completo, que en muchas compañías están globalizadas. ¿Hasta qué punto habría que hacer una pausa o, al contrario, alargar los plazos?.

Florencio García Núñez, CEO de Better Balance, quiso recordar cuando empezaron el debate de la digitalización hace unos años, "el debate si compensaba o no apostar por esos cambios en el sistema nos encajó con otro ciclo económico complicado, pero las empresas van a ser digitales sí o si. Y las empresas van a tener que ser sostenibles sí o si, porque seguro que va a ser una demanda. Otra cuestión es el momento" y agregó que "la sostenibilidad es una obligación, un compromiso, y una forma de ser. Es algo que tenemos que dar al consumidor porque con la información que a día de hoy tiene, va a estar juzgando constantemente. Una empresa que no sea sostenible no tiene cabida para ellos y eso acaba condenando a la empresa. No queda otra opción. Lo que tenemos que hacer es buscar formas en las que mejoremos y simplifiquemos la regulación".

José Armando Tellado, CEO de Capsa, expuso que "desde nuestro punto de vista, la sostenibilidad ambiental es importante, pero la social también lo es. Nuestra empresa tiene una base ganadera, y por supuesto somos cuidadosos con el bienestar animal, pero somos también y necesitamos serlo con el bienestar de las personas, de los ganaderos socios que trabajan el campo cada día".

Respecto a si es el momento o no para invertir en una transformación, declaró que "siempre hay un mañana, las tormentas terminan en un día soleado, esto vendrá y hay que prepararse para ese día. Cada uno lo hará como entienda oportuno" y concluyó con que "nosotros tenemos claro que en la medida de nuestras posibilidades tenemos que seguir avanzando, el camino pasa por comprometerte con una propuesta de valor al consumidor y mucho más amplia que lo que es el alimento y el valor nutricional en sí".

Pagar más

Está claro que un factor de presión clave para que las compañías se vuelvan más sostenibles es el consumidor pero, ¿está dispuesto a pagar más por un producto sostenible? González Díaz de Cerio afirmó que "el consumidor actual no paga más por la sostenibilidad, exige. Exige y no quiere pagar más, se da por hecho, y el que no, se está quedando fuera".

García Jiménez ejemplificó que "nosotros hemos desarrollado formas nuevas de conseguir energía.  Utilizamos agua del Atlántico en nuestra planta de Holanda para reducir el consumo de agua anual. Todo esto hace que el precio también baje. La salud, la nutrición y el precio es imprescindible, son los tres vértices de la alimentación sin los cuales ningún producto tiene éxito. Nuestra obligación es entender al consumidor y acertar con lo que va a comprar después y esto exige que toda la cadena invierta en innovación, no solo en producto, no solo en tecnologías, también en la forma de fabricar".

Alternativas al plástico

La Ley de Residuos y Suelos Contaminados, que entrará en vigor el 2023 implantará dos nuevos impuestos, uno de ellos será a los envases de plástico de un solo uso. A raíz de esta noticia, la industria agroalimentaria ha acelerado en lo que respecta a buscar alternativas

La directora de Innovación y Sostenibilidad de AMC dijo que "hace muchos años invertimos en transformar la cadena y tener reciclado el plástico. Lo que no puede ser es encontrar después una botella de plástico en una papelera tradicional. Hay que informar al consumidor, el plástico no es un enemigo, pero hay que usarlo correctamente y es responsabilidad de todos los presentes. Los malentendidos del consumo, en el consumidor, influye en que luego haya incongruencias en la regulación. Hay que premiar los actos sostenibles que además están certificados".

Tellado hizo especial hincapié en que "hay que apostar por tecnología, no por ideología. No hay enemigos. Hay que invertir en pedagogía del consumidor y luego en tecnología de reciclaje".

Sánchez Jiménez puso en valor la regulación, indicando que esta "funciona como catalizador de procesos y poner a todas las empresas con un poco de tensión por cambiar o sustituir el plástico virgen por uno de origen reciclado está bien".

El director de operaciones de Osborne, por su parte, criticó el nuevo impuesto ya que "en la parte de 5 jotas el loncheado va todo con plástico y no hay alternativa a esto. Con lo cual te están imponiendo un impuesto, pero no te dan alternativa, es simplemente una medida recaudatoria".

Seguridad alimentaria

El CEO de Capsa concluyó que "el plástico es una tecnología que permite que los alimentos vivan mejor, que duren más, que preserven sus cualidades, y que en países de rentas más bajas se alimente a la población correctamente. Invirtamos en tecnología que permita el mejor uso conjuntamente con la pedagogía del consumidor para un comportamiento más cívico, y que todo eso tenga un sentido y podamos avanzar correctamente".

En conclusión, el sector agroalimentario necesita seguridad alimentaria pero también un envase que permita cumplir con la vida útil de los productos y no se tiren alimentos que han pasado por toda una cadena previamente.

Puede ver la jornada completa aquí:

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud