Retail - Consumo

Por qué España esquiva la 'crisis Walmart' mientras EEUU recurre a medidas desesperadas

  • Los almacenes de los negocios se han llenado a rebosar justo antes de una crisis
  • Las grandes superficies de EEUU dejarán a los clientes que se queden las devoluciones
  • La diferencia entre ventas y stock almacenado se ha distanciado 25 puntos

Los grandes almacenes se preparan para un trimestre de dolor y se encomiendan a las rebajas de verano para resolver un problema que amenaza con provocar una auténtica sangría en sus cuentas: el exceso de inventario. Las grandes superficies de Estados Unidos, viendo el buen rumbo de la recuperación, se vieron lastradas a la hora de vender porque muchos de sus productos se retrasaron por los múltiples problemas en las cadenas de suministros que aquejaron en 2021. Ante esta situación decidieron hacer acopio y llenar al máximo sus almacenes.

Ahora están pagando con creces esa decisión pues con sus inventarios al máximo el ánimo de los consumidores se ha congelado por la subida de tipos, la inflación desbocada y las malas perspectivas económicas. La gran mayoría de empresas del sector se encuentran con que tendrán que liquidar de forma masiva buena parte del exceso de inventario. Analistas como los de Morgan Stanley reconocen abiertamente este problema en su último informe y avisan de que la diferencia entre el crecimiento de los inventarios y de las ventas se disparó un 25% el primer trimestre.

En España también ha habido un exceso de stocks pero el resultado final es diferente. Según los datos del INE los inventarios de las empresas patrias han subido un 3,6% el último mes registrado (marzo) y el primer trimestre del año se ha cerrado con todos los meses al alza subiendo durante dos trimestres consecutivos. A partir de diciembre de 2021 la variación media anual se ha disparado con un subida del 4,6% de los inventarios del comercio al por menor y del 14,4% en los mayoristas.

Sin embargo, en Europa los tiempos están ayudando a los retailers, pues el ánimo de los inversores no se ha venido abajo y esto está provocando que la situación no sea como la de Estados Unidos. A pesar de que España tuvo una fuerte caída del 16% del comercio minorista en enero de 2022, los últimos tres meses este ha ido en aumento con alzas del 8% en marzo, del 2% en abril y del 4% en mayo.

Respecto a las grandes superficies, principales afectadas por los problemas de stock, sí que se ha producido la primera parte del año una caída en sus ventas. Según datos de Nielsen los primeros cuatro meses de 2022 se saldaron con una caída interanual en el número de transacciones del 1,3% provocada por la subida en los precios. Prueba de ello es que, a pesar de que los movimientos han sido menores, el gasto ha sido mayor, concretamente un 4,6% más, disparando el gasto de los consumidores hasta los 97.000 millones de euros.

En el caso del sector textil, una de las áreas que cuenta con una cadena logística más estresada y que podría ser más sensible a estos problemas, el consumo se mantiene fuerte. Eduardo Zamácola, presidente de la patronal del sector, Acotex, comenta que "los datos de mayo fueron buenos dada la situación y el principal problema no es el stock sino la subida de la inflación que está aumentando los costes". Las cifras de su barómetro apuntan a un crecimiento en el quinto mes del año del 16,3% respecto a las cifras de 2021 y un incremento anualizado del 18,9%.

En ese sentido, Zamácola afirma que "a pesar de que se viene una situación macro complicada, los consumidores están optando por gastar este verano tras dos años parados". A pesar de ello, reconoce que este verano las rebajas han empezado con un ánimo moderado, especialmente teniendo en cuenta que la inflación está provocando que no pueda haber unas bajadas de precios a niveles de otros años.

EEUU recurre a medidas desesperadas

Pero en EEUU el problema sí es grave y esta situación ha llevado a decisiones muy extrañas. Una de las medidas más llamativas es la que confesó Steve Rop, director de operaciones de GOTRG, una empresa que procesa la devolución de productos por parte de los usuarios de empresas como Walmart, Amazon o Lowe's. En declaraciones a la CNN Rop afirmó que sus clientes están considerando al 100% la opción de 'devolución sin devolución'. Esto significa que si un cliente quiere devolver un producto y cumple los criterios ofrecerle el dinero pero pedirle que se quede con el producto igualmente.

El motivo de esta extraña medida es que los minoristas están atrapados por un exceso de inventario y no pueden aceptar más en sus almacenes. En ese sentido Rop recuerda que no se trata de un medida nueva, sino que ya se ha puesto en práctica por la propia Amazon, que durante varios años ha tomado esta decisión en momentos estratégicos como en algunos meses concretos de 2021.

Al margen de estas soluciones alternativas lo que sí se espera es una de las campañas de rebajas que, a pesar de la inflación, sean más agresivas en el panorama de Estados Unidos. A pesar de que el IPC está en récord de 40 años, los expertos apuntan especialmente a productos concretos como la ropa, la electrónica y los muebles. En cualquier caso, las empresas del sector ya han anunciado que van a deshacerse de buena parte de su inventario.

Target ha afirmado que "procederá a grandes rebajas adicionales a eliminar su exceso de inventario y a cancelar pedidos".

Estos problemas ya se han manifestado en Target o Walmart que han hablado abiertamente de ello. Concretamente Target ha afirmado que "procederá a grandes rebajas adicionales a eliminar su exceso de inventario y a cancelar pedidos". Así lo afirmó en una nota de prensa en la que anunciaba que rebajaba sus previsiones de beneficios por toda esta serie de problemas que han sacudido al sector. "Si bien estas decisiones generarán costes adicionales en el segundo trimestre, confiamos en que esta rápida respuesta dará sus frutos para nuestro negocio y nuestros accionistas con el tiempo, lo que dará, como resultado, una mayor rentabilidad en la segunda mitad del año y más allá", dijo Brian Cornell, presidente y director ejecutivo de Target Corporation.

Desde Walmart el mensaje fue similar. Tras anunciar un profit warning la firma cerró su mayor caída en bolsa en una sesión desde 1987. Aunque el foco principal de su aviso al mercado vino más por la inflación en sí misma, pues avisó que el estímulo al gasto de los consumidores se acababa y ahora se encontraba con unos costes operativos más altos que darían un golpe clave a sus cuentas de todo el año. Sin embargo también reconoció importantes problemas por el exceso de inventario tras una crisis de suministro que había obligado a hacer acopio de mercancías.

Macy's, por su parte, dijo que los consumidores han dejado de comprar textiles, mantelería y artículos para el hogar que eran populares durante la fase de "anidamiento" de la pandemia, y ahora se resisten a la posibilidad de pagar precios más altos por esos artículos. La compañía también dijo que está siendo "muy cuidadosa" con los precios de artículos como sofás y colchones de nivel de entrada para no asustar a los compradores. Best Buy por su parte también ha aumentado las promociones de productos electrónicos como computadoras y televisores debido a la baja demanda.

Además, los grandes almacenes de productos para el hogar como Home Depot o Lowe's también han informado un crecimiento del inventario que superó las ventas. Los ejecutivos de esas compañías dijeron que el comienzo tardío del buen clima veraniego y primaveral en muchos lugares del país fue un factor clave, porque retrasó los proyectos de mejoras para el hogar. Además notan que el boom del covid empieza a perder tracción. "A medida que comience la primavera, veremos que el inventario comienza a reflejar la estacionalidad", dijo a los analistas el jefe de finanzas de Home Depot, Richard McPhail .

Lo que está claro es que el sector de las grandes superficies en Estados Unidos vive un momento complicado y que su capacidad para recomponerse tras la 'tormenta perfecta' en la que se han visto atrapados pasa por un verano histórico en el que las rebajas jugarán un papel clave. Librarse del exceso de stock no es solo un alivio, ahora mismo se trata de una de las grandes claves para ver si pueden salvar un 2022 marcada por la incertidumbre económica y el temor a la llegada de una recesión.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud