Retail - Consumo

Just Eat supera los mil repartidores contratados casi un año después de la aprobación de la Ley Rider

  • La empresa extiende su modelo dual de reparto propio y con operadores logísticos
  • Denuncia la competencia desleal de quienes no cumplen con la legislación

Cuando nos aproximamos a un año con la Ley Rider en vigor y seis meses de la firma del convenio colectivo de Just Eat con sus repartidores, la empresa de delivery suma más de un millar de contratos fijos en su división de reparto propio mediante el modelo Scoobers.

Tras hacer balance de la implantación de su modelo dual de reparto a domicilio en un encuentro con medios, el director general de la compañía en España, Patrik Bergareche ha asegurado que cada vez queda menos para que el cumplimiento de la Ley Rider sea del 100% en el sector del delivery de nuestro país. El directivo ha recordado que es cuestión de tiempo que los reguladores terminen con la situación de competencia en desigualdad de condiciones creada por la única empresa que sigue operando sin adaptarse a la normativa.

Si una empresa ahorra 50 millones de euros del pago cuotas de seguridad social y lo invierte, por ejemplo, en realizar promociones, bajar tarifas o fomentar contratos de exclusividad, mientras el resto cumple la ley, no existe libre competencia, ha señalado el responsable de Just Eat.

La compañía, que firmó en diciembre del año pasado un acuerdo pionero con los sindicatos, puso en marcha en enero un modelo que compaginaba el modelo de reparto de plataforma mediante operadores logísticos y el de flota propia. En ambos casos, según, reconoce Bergareche, apuestan por las contrataciones indefinidas y unos estándares de calidad que redunden en una calidad de servicio que impida a los clientes finales saber quién lo presta.

Just Eat se encuentra ahora mismo inmersa en un proceso de extensión del modelo Scoobers a nuevas ciudades que, según sus responsables, les llevará a aumentar a cerca de 2.000 el número de repartidores contratados, objetivo anunciado por la firma tras suscribir el acuerdo con los sindicatos a finales de 2021.

A pesar de haber incurrido en pérdidas de dos millones de euros en 2020 y de que las previsiones para 2021 son también negativas, la empresa sigue apostando por la inversión para extender el modelo de flotas de reparto eléctricas propias y contrataciones. Según Bergareche, el negocio del reparto a domicilio debe conciliar un modelo disruptivo con la defensa de la sostenibilidad en términos laborales, medioambientales y económicos.

Esta apuesta, sin embargo, no implicará que la compañía prescinda del modelo de reparto a través de empresas especializadas en aquellas ciudades donde la densidad de población no haga rentable disponer de un hub y una flota para hacer el reparto propio. "No tenemos como objetivo de dejar de trabajar con uno de los modelos a pesar de su complejidad. Pero esa complejidad nos aporta robustez y agilidad en nuestra operativa. Siempre que la ley permita operar con los dos modelos, así lo haremos", ha concluido Bergareche.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments