Retail - Consumo

La OCU denuncia por reduflación a Pastas Gallo, Danone, Pescanova, Colacao, Tulipán y Campofrío

  • La reduflación es dar menos cantidad cobrando lo mismo
  • Según la OCU esta práctica puede alterar la competencia de forma desleal
  • Danone ha emitido un comunicado en que niega que lleva a cabo esta práctica
La reduflación consiste en dar menos producto por el mismo precio

La organización de consumidores OCU ha denunciado ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a Pastas Gallo, Danone, Pescanova, Colacao, Tulipán y Campofrío por la reduflación, una práctica que consiste en dar menos cantidad cobrando lo mismo, sin descartar ampliar su denuncia a más productos y empresas. Danone ha emitido un comunicado en el que niega esta acusación.

En concreto, OCU ha presentado dicha denuncia para que la CNMC determine si la reduflación, que ha detectado en estas seis empresas, es una práctica que pudiera alterar la competencia de forma desleal, debido a la falta de transparencia para los consumidores.

Además de la denuncia al organismo presidido por Cani Fernández, la organización de consumidores informará al Ministerio de Consumo para que estudie la implantación de medidas que obliguen a los fabricantes a mejorar la información que dan a los consumidores sobre el precio y la cantidad de sus productos.

OCU, con independencia de la legalidad de la reduflación, ha criticado estas prácticas "opacas", puesto que "en la mayoría de las ocasiones es imperceptible para los consumidores", por lo que es necesario advertir de estas subidas "encubiertas" a los consumidores.

La organización ha denunciado que el incremento de los precios de la energía y materias primas ha provocado una "importante" subida de precios de diferentes bienes y servicios. En concreto, cifra en un 9,4% la subida anual en el coste de alimentación.

En este contexto, ha advertido de que en el sector de la alimentación algunos grandes fabricantes para evitar la penalización que supone una subida de precios han optado por una estrategia diferente: la reduflación. Según un estudio, la OCU ha comprobado que al menos un 7% de los productos de su cesta de la compra se ha visto afectado por esta práctica.

Aunque en principio, desde el punto de vista de la información en el envase y etiquetado de los productos se cumple con la normativa, OCU considera que en realidad puede considerarse una práctica de competencia desleal, puesto que "no hay una información clara para el consumidor sobre la subida precios y esa falta de transparencia altera la competencia".

Falta de transparencia

"El consumidor no tiene una información completa sobre la verdadera naturaleza y características del producto induciéndole a tomar decisiones erróneas que pueden afectar a los fabricantes que suben de forma clara el precio, y que se pueden ver penalizados frente a los que enmascaran las subidas con reducciones en la cantidad de producto", ha señalado la organización de consumidores.

Danone niega las acusaciones

Danone ha emitido un comunicado en el que desmiente la información publicada por la OCU en la que acusa a la compañía de realizar prácticas de reduflación.

"Nos vemos obligados a desmentir rotundamente la información que ha publicado este jueves la Organización Consumidores y Usuarios (OCU) en la que incluía a Danone como una de las empresas a las que van a denunciar ante la ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por haber aplicado medidas de "reduflación" de forma desleal para los consumidores en los últimos meses", explica la compañía.

"En este sentido, Danone no ha llevado a cabo ninguna política de reduflación en sus productos para paliar los impactos de la inflación", añaden las mismas fuentes.

"Danone siempre ha implementado una política de proactividad y transparencia con la OCU, facilitándole nuestra colaboración en materia de reformulación, de envases y gobernanza colaborativa. Confíanos que esta situación pueda subsanar en el menor tiempo posible", concluye el comunicado de la compañía.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

lusovicus
A Favor
En Contra

Y el flamante Minsterio de Consumo, ¿dónde está? ¿Por qué tiene que ser la OCU quien destape estas prácticas? ¿En qué "trabaja" el Sr Grazón?

Puntuación 10
#1
Intruso
A Favor
En Contra

Y de paso pueden denunciar al INE por no incluir en el cálculo del IPC la inflación encubierta (lo de reduflación suena mal y es una copia de los anglos)

Puntuación 4
#2
Eduardo García
A Favor
En Contra

En el lineal se tiene que mostrar el precio por kg del producto aunque el problema es doble: se hace con un tamaño de letra mínimo y la gente ni lo ve, ni lo sabe ni lo mira.

Este problema existe desde hace siglos entre productos similares de distintas compañías, poniendo una empresa menos unidades que su competidora con lo que muestra un precio individual menor a pesar de tenerlo mayor por kg.

Incluso se hacen envases más grandes pero más vacíos para engañar al consumidor, quien ve un producto aparentemente con más contenido con otro por ese motivo cuando es justo al contrario. Hay ejemplos sangrantes.

Puntuación 0
#3