Retail - Consumo

Sol Daurella se queda sin dividendos de Coca-Cola en su patrimonial luxemburguesa

  • La presidenta de la embotelladora había percibido 51 millones en dos años
  • La firma redujo el 31% la remuneración a los accionistas durante la pandemia
  • Hace un año tuvo un enfrentamiento judicial con sus sobrinos por el dividendo
Sol Daurella, presidenta de Coca-Cola Europacific Partners, en la última asamblea del Instituto de Empresa Familiar. Alberto Martín Escudero
Barcelona

La española Sol Daurella sufre con la caída de dividendos de Cola-Europacific Partners (CCEP). La presidenta de la cotizada se quedó el año pasado sin cobrar por sus participaciones después de haberse embolsado 51 millones de euros entre 2020 y 2019. Lo hizo en Luxemburgo, desde donde controla el entramado societario que posee el 36,4% de la embotelladora del popular refresco.

La dirigente vio como las cifras de Indau SARL se secaron a lo largo del último ejercicio. Según las cuentas anuales de la sociedad a las que ha tenido acceso elEconomista, la patrimonial dejó atrás los dividendos de 25 millones de 2019 y de 26 millones en 2020 y repartió apenas 619.000 euros.

En una junta de accionistas celebrada el pasado mes de junio, la organización se resignó al dividendo pírrico en comparación con el de los ejercicios anteriores.

Sin actividad aparente, la compañía paga a su propietaria prácticamente todo el dinero que le llega de sus participadas en España. No solo de Coca-Cola, también de sociedades dedicadas al aceite de oliva, las energías renovables, la distribución de productos Nespresso y la explotación de la marca Domino's Pizza en varios mercados.

Coca-Cola Europacific Partners recortó el dividendo un 31% en 2020 por el golpe de la pandemia

En 2021 los ingresos se desplomaron desde los 16,6 millones hasta los 1,1 millones de euros. La principal razón: el recorte de dividendos que tuvo que afrontar CCEP en 2020 por culpa de la pandemia, así como el cierre de la hostelería, que impacto en sus otros negocios.

La embotelladora redujo la remuneración un 31% y el dividendo de 1,24 euros pasó a ser de 0,85 euros por el golpe del coronavirus. Los más de 500 millones repartidos en 2019 se convirtieron en 386 millones. Olive Partners –la sociedad con la que las familias Daurella, Gómez Trenor y Comenge ostentan el 36,4% de la cotizada— se quedó con 140 millones.

El brazo inversor de los Daurella, Cobega, posee solo el 56,3% de Olive Partners por lo que les tocaban 78 millones- Siempre y cuando decidiesen repartir la totalidad del ingreso en dividendo. Sol Daurella a su vez tiene el 34,95% de Cobega a través de Begindau SL, sociedad radicada en España y controlada al 100% por Indau, la cabecera final del grupo.

El conflicto familiar de Sol Daurella por el dividendo

Sin embargo, la dirigente afrontó un segundo contratiempo a la hora de gestionar el dividendo de su sociedad en Luxemburgo: las exigencias de sus sobrinos. Su hermana Eva tiene una participación minoritaria de Indau con la sociedad Daucobe SL. Dedicada desde hace años a la cría de caballos en Sevilla, son sus hijos -apellidados Bidón Daurella- los que gestionan los negocios familiares.

Según la documentación disponible en el registro luxemburgués, los Bidón Daurella expresaron su descontento con la política de remuneración a comienzos del pasado año. Tras conocer el dividendo de 26 millones aprobado por la propia Sol y ver que no les correspondía nada, los sobrinos de la dirigente presentaron una demanda al Tribunal del distrito de Luxemburgo para exigir el cobro de 747.905 euros

La presidenta de CCEP tuvo que reaccionar y en marzo aprobó un pago de 619.056 euros para sus familiares; ligeramente menos que los 866.678 euros de un año antes.

Los Bidón Daurella tenían un as bajo la manga: sus dividendos están blindados. En 2008, José Daurella, el padre de Sol y Eva, les cedió un porcentaje de la patrimonial luxemburguesa a pesar de dejar el control de la compañía en manos de Sol. Se aseguró eso sí que Eva y su familia podrían disfrutar de las ganancias generadas por el popular refresco.

El empresario incluyó una cláusula en los estatutos por la que Daucobe tendría el derecho a percibir anualmente el 7% del beneficio neto obtenido por Begindau SL, la cabeza del grupo en España. Así, los sobrinos de Sol Daurella pudieron hacer válido el anexo para cobrar sus derechos.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Javier
A Favor
En Contra

Pues si que da pena, sí...jojojio

Empresa que me adoctrina con su publicidad...empresa que dejo de comprar sus productos.

Puntuación 5
#1
Usuario validado en elEconomista.es
Diabolo
A Favor
En Contra

Que les den a los Daurella y sus empresas !!!!

Puntuación 2
#2