Política

¿Qué supone para la causa independentista que Manuel Marchena presida el CGPJ?

  • Su ascenso le impedirá presidir y ser ponente de la sentencia al procés
  • Su sustituto, más progresista, no genera muchas esperanzas en los presos
  • Marchena fue ponente en la inhabilitación a Homs por desobediencia
Manuel Marchena. Foto: Efe

Hay una lectura paralela al previsible nombramiento del actual presidente de lo Penal del Tribunal Supremo Manuel Marchena como nuevo presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y por tanto del Tribunal Supremo tras un pacto entre PSOE y PP. Su nuevo cargo le saca de la presidencia del tribunal que juzgará a los líderes del desafío independentista. ¿Cómo le viene a la causa independentista este cambio?

Prestigioso y fino jurista, de perfil conservador pero sin pertenecer a ninguna asociación y con fama de buen negociador, ya no podrá presidir y ni ser el ponente de la sentencia del procés en Cataluña que tenía previsto iniciarse en apenas dos meses en el alto tribunal. Sin embargo, su postura en la sentencia puede pesar mucho aunque su sustituto, Andrés Martínez Arrieta, sea más moderado. Así lo opinan sectores afines a los encausados por presunta rebelión o sedición.

Marchena preside la Sala Segunda (de lo Penal) del Supremo desde que fue elegido en septiembre de 2014 por un Consejo del Poder Judicial que apoyó su candidatura con 12 votos a favor, propiciando que se alzara con el puesto frente a un candidato de la consideración y la experiencia de Cándido Conde-Pumpido, exfiscal general de Estado entonces y actualmente magistrado del Tribunal Constitucional.

Dentro de su etapa en la presidencia de lo Penal del Supremo, Marchena fue el ponente de la sentencia que condenó en marzo de 2017 a 13 meses de inhabilitación al exconsejero de Presidencia catalán Francesc Homs por un delito de desobediencia grave en la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014.

"Esto no es su casa, es el Supremo"

El carácter firme de Marchena a la hora de presidir este juicio quedó patente en una de las sesiones, cuando tras un encontronzao con el fiscal de la causa, Jaime Moreno, el exconsejero catalán afirmó: "En mi casa me enseñaron que tenía uno que dejar que el otro acabara de hablar antes de empezar él. Y me gustaría que se me tratara con respeto". Marchena intervino entonces para señalarle: "Esta no es su casa, esto es el Tribunal Supremo".

El que con toda probabilidad será nuevo presidente del Poder Judicial procede de la Carrera Fiscal, a la que accedió tras licenciarse en Derecho por la Universidad de Deusto en 1981, y tuvo su primer destino en la Audiencia Territorial de Las Palmas en 1985.

Nombrado fiscal de la Secretaría Técnica de la Fiscalía General del Estado en 1992, dos años después pasó a ejercer como fiscal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, donde estuvo hasta 1996, cuando volvió a su anterior destino -la Secretaría Técnica- de la que en 2003 fue designado fiscal de sala jefe.

En 2004 fue nombrado fiscal del Tribunal Supremo, con destino en la sección penal, puesto en el que permaneció hasta que el 31 de enero de 2007 fue elegido por el Pleno del órgano de gobierno de los jueces como magistrado de la Sala Segunda por el turno de juristas de reconocida competencia con al menos 15 años de ejercicio.

Marchena está en posesión de la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort, la condecoración de mayor rango del ámbito judicial, y en marzo de 2012 fue designado por el Consejo de Ministros presidente de la Comisión para la redacción de un nuevo Código Procesal Penal.

Apostó por el "contacto directo, cotidiano y puntual" de las resoluciones del TEDH

El actual presidente Sala Segunda también ha desarrollado una amplia actividad docente -ha sido profesor de Derecho Penal de la Facultad de Ciencias Jurídicas de Las Palmas y de Derecho Procesal de la Universidad Autónoma de Madrid- y es autor de numerosos artículos en publicaciones jurídicas y colaboraciones en obras colectivas.

Durante la presentación de su proyecto ante el CGPJ, antes de ser elegido para presidir lo Penal, Marchena afirmó que los magistrados de la Sala Segunda deben tener un "contacto directo, cotidiano y puntual" de las resoluciones del Tribunal Europeo de derechos Humanos y del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Además, durante dicha comparecencia, y aunque consideró "incuestionable la calidad de la pluma estilográfica", el magistrado planteó "cursos personalizados" sobre nuevas tecnologías a cada magistrado de la Sala. "No hay obstáculo generacional para facilitar esa transición y aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías", remachó en dicha ocasión el que está llamado ahora a presidir el órgano de gobierno de los jueces.

comentariosforum5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

incierto
A Favor
En Contra

ES VERGONZOSO E INDIGNO QUE LAS SUCIAS MANOS

DE LOS POLITICASTROS DE TURNO, AHORA ¡¡ PODEMOS !!

TAMBIEN "ORDENEN" A JUECES Y MAGISTRADOS....¿ QUÉ

LIBERTAD LA DE LOS "ORDENAOS" PARA NADA....?

¡¡¡¡¡¡ QUÉ MIERDA !!!!!!

Puntuación 10
#1
yomismo
A Favor
En Contra

Nada ofrece más garantías a la justicia que una persona con amplios conocimientos en derecho, como parece ser el caso de este señor. Normalmente el juez que ansia ser justo también tiene ansia de ampliar sus conocimientos jurídicos, pues sabe que los conocimientos jurídicos son una herramienta imprescindible para impartir justicia. Es tan complejo el derecho en la actualidad, que es imposible ser justo sin ser casi sabio.

Puntuación 11
#2
sus señorias
A Favor
En Contra

Cuando leo que los políticos eligen a los jueces y que estos pueden ser "progresistas" pienso:

- La independencia del poder judicial del ejecutivo/legislativo es pura mentira

- La justicia varía según el juez sea de derechas o de izquierdas. O sea que es una lotería.

Resumen: Es todo una gran patraña y nosotros los pardillos que nos creemos las mentiras que nos cuentan.

Puntuación 5
#3
RODOLFO ZALAYA ZUBIZARRETA
A Favor
En Contra

Buenas tardes, lectores y comentaristas de elEconomista.es .

Como saben -o deberían saber- escribo muchos comentarios. Muchas veces, chorradas que nada tienen que ver con la noticia. Firmo mis comentarios con distintos nombres (todos ellos, inventados). Ni me llamo Daniel, ni Ernesto, ni Rodolfo, ni un sinfín de nombres más.

Pido perdón públicamente por todos los disparates que he escrito. Muchos intentan imitarme. Creo, sinceramente, que llamar "catalufos" a los catalanes independentistas es "echar más leña al fuego".

Yo, en realidad, no soy así de maleducado. Yo llevaba una vida 100 % cristiana. He cometido el error de rebajarme al nivel de los catalanes independentistas. A mí no me gusta insultar a nadie. Sobre todo, porque es una pérdida de tiempo. El odio, la venganza y el rencor no sirven para nada. Estas cosas nos quitan minutos a nuestras vidas.

Pido también perdón a JonS, ya que le he faltado muchas veces al respeto.

Por favor, dejen de meterse con él. Respeten las opiniones de los simpatizantes y votantes de la extrema izquierda. Dejen que se den cuenta ellos mismos de que están equivocados.

Los podemitas y los independentistas catalanes y vascos son así (altivos, agresivos, fumadores de tabaco y porros, alcohólicos...). Pero hay que ignorarlos. No hay que meterse con ellos. Hay que amar a nuestros enemigos. Ellos siempre dicen que si los fachas, que si esto y lo otro. Bueno, si no nos metemos con ellos, no podrán hablar mal de nosotros.

Quizá piensen que me he drogado por defender ahora a mis enemigos. Créanme que esto es lo correcto. Esto es lo que Dios y Jesucristo quieren que yo haga. Quiero retomar mi vida cristiana y alejarme del arte de insultar. No quiero decir ni escribir más malas palabras. Dios vigila a cada uno de nosotros. Sabe todo lo que hacemos: lo bueno y lo malo. Y no me gustaría ser condenado al Infierno por mis malas acciones.

Ya no escribiré tantos comentarios. Lo mejor sería que dejara de escribir. Pero quiero que sepan que tengo muchas ganas de seguir escribiendo. Aunque, a partir de ahora, solamente buenas palabras para todos: para mis amigos y también para mis enemigos. Lo más bello es amar a los demás.

Entiendan que siempre habrá gentuza HDLGP (que sí, que lo son) dispuesta a fastidiar a quienes somos de extrema derecha. Por ejemplo, Sánchez con el Valle de los Caídos. Dios tiene en cuenta todas estas pu.ta.das que hacen los izquierdosos. Esta gentuza no alcanzará el Cielo. Sobre todo, porque es 100 % atea, además de sus maléficas acciones.

Y, por favor, en las reseñas de Google, no puntúen con una estrella aquellos negocios (academias de baile, restaurantes, etc.), cuyos dueños ofenden los sentimientos de quienes no somos independentistas. Es mucho mejor valorar con cinco estrellas y escribir: "No soy independentista, pero respeto que el dueño de este negocio ofenda mis sentimientos 100 % españolistas. No por ello su negocio merece un aluvión de críticas negativas".

Yo seguiré siendo de extrema derecha. Pero, eso sí, respetuoso con los demás.

Lo siento, amigos. La vida es así. O estás con Dios, o bien estás con Satanás. No puedo estar con un pie en cada lado. Yo escojo el camino de Dios.

Esta tarde, unos magrebíes me han amenazado de muerte. Me han dicho que me van a matar y que van a incendiar mi local comercial. Porque sí. Porque ellos son así de chulos. Yo les he dicho: "que Dios os bendiga". Mi Dios cristiano, no Mahoma, claro. Yo estoy tranquilo porque Dios me protege.

Teniendo a Dios en mi corazón, no tengo nada que temer. Es más eficaz que llamar a la policía para pedir auxilio.

Bendiciones para todos, amigos.

Puntuación 2
#4
El mercadeo de la Injusticia española
A Favor
En Contra

¿Independequé? de Egea

Que los jueces y los vocales del CGPJ son independientes?

Tienes razón, son independientes de la independencia del poder judicial, y lo son porque les da igual que la CE, la LOPJ la recoja, ellos siguen recibiendo ordenes como si nada.

Supresión del CGPJ, TS, AN y TC!

Parásitos serviles de la banca, gran empresa y sus perros de presa, los politicastros del congreso.

Puntuación -2
#5