Política

Feijoó y Urkullu toman posesión de sus cargos como presidentes autonómicos

  • Feijóo apela a la "moderación" y a la "cogobernanza" para gestionar la pandemia
  • Urkullu afronta su tercer mandato como presidente del Gobierno vasco
Imagen: EFE

Alberto Núñez Feijóo ha tomado posesión este sábado como presidente de la Xunta por cuarta vez en un solemne acto en el Parlamento de Galicia, desde donde ha prometido su cargo y ha apelado a la "estabilidad", a la "moderación" y a la "cogobernanza" con el Estado que requiere la gestión de la pandemia de la COVID-19. Por su parte, el lehendakari Iñigo Urkullu ha tomado posesión de su cargo por tercera vez consecutiva este sábado en el hemiciclo de la Casa de Juntas de Gernika, donde, emocionado, ha asegurado que, "por voluntad del Parlamento Vasco", asume la Lehendakaritza, que cumplirá "con lealtad a la Corona y respeto a la Constitución, al Estatuto de Autonomía de Gernika y demás leyes vigentes".

En un evento dirigido por el presidente del Legislativo gallego, Miguel Ángel Santalices, quien ha leído el decreto de investidura, y con la presencia de la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, Feijóo ha prometido "ser fiel" al cargo y "conservar y hacer cumplir la Constitución, el Estatuto de Autonomía y las demás leyes de Galicia y del Estado".

Tras confirmar Santalices que "queda investido como presidente de la Xunta", el también líder del PP gallego ha pronunciado un discurso en el que ha reivindicado que "la moderación no es debilidad, sino fortaleza, y que la estabilidad no es inmovilismo, sino un dinamismo asentado en bases firmes".

"La cogobernanza debiera ser algo habitual y espontáneo, y no presentarse como una concesión derivada de una situación excepcional"

Además, ha aprovechado la presencia de la ministra de Política Territorial para erigirse en defensor del Estado de las autonomías pero apuntar, no en vano, que se producen "desajustes" entre las distintas administraciones. "Algunos de ellos son equiparables a los que padecen otros estados complejos, pero otros derivan de la que, en mi opinión, es una errónea concepción del Estado de las autonomías", ha explicado. "En él, la cogobernanza debiera ser algo habitual y espontáneo, y no presentarse como una concesión derivada de una situación excepcional", ha añadido.

El presidente gallego, que el pasado 12 de julio consiguió su cuarta mayoría absoluta consecutiva --con la que emula al expresidente de la Xunta Manuel Fraga--, ha realizado su entrada en el Salón dos Reis del Pazo do Hórreo con la música de la Real Banda de Gaitas de la Diputación de Ourense.

Feijóo ha estado arropado en este evento por miembros de su familia, entre ellos su madre, Sira Feijóo, su hermana, Micaela Feijóo, y su pareja, Eva Cárdenas, quienes han ocupado los asiento de la primera fila. Ya en las siguientes filas, se han situado dirigentes populares como el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy; la vicepresidenta segunda del Congreso, Ana Pastor; el presidente del partido, Pablo Casado; y los presidentes de los ejecutivos autonómicos de Andalucía, Juan Manuel Moreno, de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Ceremonia marcada por el coronavirus

El lehendakari ha realizado el juramento bajo el Árbol de Gernika, para lo que ha asegurado, en euskera, de: 'Humilde ante Dios y la sociedad, en pie sobre la tierra vasca y bajo el Roble de Gernika con el recuerdo a nuestros antepasados, juro ante vosotros, representantes del pueblo, cumplir fielmente mi mandato, lo juro'

Seguidamente, el lehendakari ha vuelto al hemiciclo para intervenir desde la tribuna de oradores de la Casa de Juntas, donde ha pronunciado las palabras con las que ha asumido su cargo. En ellas, Iñigo Urkullu ha asegurado que, "por voluntad del Parlamento Vasco", toma posesión y asume el cargo de Lehendakari del País Vasco, así como de la condición de representante ordinario del Estado en su territorio, que cumplirá "con lealtad a la Corona y respeto a la Constitución, al Estatuto de Autonomía de Gernika y demás leyes vigentes".

Una vez finalizado el acto, ha tomado la makila, con la que se ha dirigido al exterior del Parlamento vizcaíno para dirigirese, solo, hasta el Viejo roble, recorriendo un pasillo formado por ertzainas.

Una vez allí, se ha mantenido varios minutos en silencio, en actitud reflexiva. Posteriormente, se ha dirigido al nuevo Árbol para, delante del roble, hacerse la fotografías oficiales.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin