Política

Ferran López defiende que los Mossos atendieron las peticiones de la Guardia Civil el 20-S

  • Declara como testigo el 'ex número dos' y sucesor del mayor Trapero

El comisario de los Mossos d'Esquadra Ferran López ha asegurado este miércoles que la policía autonómica atendió todas las peticiones de apoyo que solicitó la Guardia Civil el 20 de septiembre de 2017 con motivo de los registros del instituto armado en Cataluña por el 1-O.

López ha hecho estas afirmaciones en su declaración en el juicio de la Audiencia Nacional a la cúpula de los Mossos por su actuación en el 1-O, con el mayor de este cuerpo Josep Lluis Trapero como principal acusado. El testigo, que en esas fechas era el número dos de Trapero -tras el 155 fue su sucesor a instancias del Gobierno de Mariano Rajoy-, ha explicado los dos métodos que se utilizan para las peticiones de apoyo entre las dos fuerzas de seguridad.

Así, ha reconocido que la petición formal, que se tramita por escrito, se respondía tarde, con más de una hora de retraso, por lo que si solo se tiene en cuenta este método podría decirse que los Mossos desatendieron esas solicitudes.

Sin embargo, hubo un segundo método, que son las llamadas telefónicas directas, en concreto las que ese día y otros le efectuaba el coronel de la Guardia Civil Mariano Martínez directamente a él. Todas, según ha recalcado López, fueron atendidas de manera inmediata.

"La primera petición vía telefónica, así como las siguientes 38 llamadas del coronel Martínez, se articulan de inmediato", ha recalcado.

Ferran López ha explicado también que el primer plan de actuación de los Mossos para cumplir el mandato judicial de impedir el referéndum del 1-O preveía un contingente de 7.100 agentes autonómicos de las unidades de orden público y de seguridad ciudadana. Pero en las reuniones de coordinación se consideró que era insuficiente y Mossos amplió su operativo con 800 agentes más.

Ha reconocido que tuvieron que poner en marcha unidades que no habían trabajado nunca en operativos de esta índole, como la de Asuntos Internos o la Policía Científica. Fue la primera modificación del plan de actuación, que sufrió una segunda para incorporar 6.000 agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil.

El fiscal Pedro Rubira le ha preguntado si en el plan se hablaba de binomio de Mossos para los colegios electorales, a lo que el testigo ha respondido que solo se trata de una cuestión semántica, porque en suma es lo mismo que dotación mínima o pareja.

Ferrán López: "Es triste estar pendiente de la televisión para saber qué hacía tu gobierno"

López también ha relatado cómo los días previos al referéndum los mandos de la policía autonómica vivieron una situación "triste" porque veían cómo el Govern de Carles Puigdemont se situaba "fuera de la ley".

"La situación era extraña por estar bajo las órdenes de un gobierno y un consejero que esos días se situaban fuera de la ley. Es un poco triste estar pendiente de las pantallas de televisión para poder saber qué hacía el Gobierno. Cuando se anunciaba una comparecencia pública nos metíamos en un despacho para seguirla. Hacíamos silencios espesos, mirábamos lo que decían y tomábamos decisiones", ha explicado López a preguntas del fiscal Pedro Rubira durante su declaración como testigo en el juicio que se sigue contra la cúpula de los Mossos en la Audiencia Nacional.

Como ya hizo en el Tribunal Supremo, el comisario ha detallado de nuevo las dos reuniones en las que los mandos de la policía autonómica advirtieron a Puigemont y los entonces vicepresidente Oriol Junqueras y consejero de Interior Joaquim Forn de los posibles desórdenes públicos que se podían producir el día del referéndum ilegal.

Según López, el mayor Trapero y los comisarios les "reprocharon algunas declaraciones" que estaban haciendo desde el Govern y que eran "injustas" para los Mossos porque "no reflejaban la postura real" del cuerpo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin