Política

Los socialistas y los pasillos del Congreso confían en una investidura 'navideña'

  • El martes la reunión con los republicanos será en Barcelona
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones. Foto: Efe.
Madrid

El Día de la Constitución fue muy diferente al de hace un año. Por entonces, en los clásicos corrillos con la prensa que se celebran con motivo de este día en el Congreso, los ministros hablaban sin remilgos ni censuras de los planes del Gobierno, que por entonces no pasaban por unas elecciones anticipadas sino por un ilusionante proyecto de Presupuestos Generales.

En cambio, el gabinete ministerial socialista optó por el silencio y no hacer comentarios sobre el futuro del Ejecutivo. Solo el propio Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, esbozó sus planes de manera informal en una charla con la prensa en la que indicó que la tercera reunión con ERC para lograr el apoyo de los independentistas catalanes a su candidatura para mantenerse en Moncloa se llevará a cabo en Barcelona como favor a los republicanos. Y aunque el presidente en funciones no se pone plazos para la investidura, fuentes socialistas no descartan que pueda ser incluso antes de que acabe 2019. Es decir, dentro de los planes iniciales de Ferraz.

De hecho, estas fuentes indican que todavía se está trabajando en la oferta que finalmente se acabe presentando a ERC el martes, y no descartan nuevas reuniones después de su celebración.

Sin reforma constitucional

En cualquier caso, el propio Sánchez aclaró que su propuesta estará dentro de la Constititución y que no planteará una reforma el Estatut o un cambio constitucional que afecte a la fórmula territorial de España. Considera que para lo primero no hay tiempo y que, para lo segundo, no habrá suficientes apoyos debido a la más que segura negativa del Partido Popular.

El presidente del Gobierno en funciones, por otro lado, es optimista respecto a la postura de los partidos de la derecha, al menos cuando la legislatura eche a andar: Espera que Ciudadanos tenga un papel en la gobernabilidad del país y que el PP actúe con sentido de Estado.

Por cierto, durante los festejos de la Constitución en la Cámara Baja se pudo ver al líder popular, Pablo Casado, mantener una animada e intensa charla con Iván Redondo, el jefe de Gabinete y gurú político de Sánchez.

Sobre el futuro Gobierno de coalición, el presidente en funciones no quiso abordar las acusaciones de corrupción e irregularidades en Podemos y, en cambio, agradeció la posición política que están asumiendo sus miembros en la negociación, particularmente a Pablo Iglesias, a pesar de las contradicciones que le pueden suponer.

Por otro lado, en los corrillos del Congreso los dirigentes socialistas, y de otros partidos, sí se mostraban más abiertos que el líder socialista a hablar de plazos para una posible investidura, sin desechar lo que resta de diciembre. Recuerdan que la presidenta actual, Meritxel Batet, podría convocar la correspondiente sesión cualquier día antes de que acabe 2019, incluidos los festivos. Y hay una razón para que no se descarte esta posibilidad.

La clave, como hasta ahora, está en Cataluña. ERC no celebra su Congreso Nacional hasta el 21 de diciembre. Se espera que los republicanos aclaren el sentido de su voto para entonces, que podría ir asociado a la negociación de los presupuestos catalanes e incluso a unas futuribles elecciones en la región, donde ya se barrunta una alianza entre PSC, ERC y Comunes para expulsar a JXCaT de la Generalitat.

Sin embargo, el tiempo corre. Entre el martes y el miércoles se celebra la ronda de contactos de Felipe VI con los partidos políticos, en la que no participarán ERC, EH Bildu, BNG y la CUP. Será Sánchez quien deba tomar la decisión de si acepta la oferta del Rey Felipe VI para presentar su candidatura, y los socialistas han asegurado en varias ocasiones que, a no ser que cuenten con los apoyos necesarios, no se presentarán.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0