Política

Salvini quiere recortar impuestos, incluso sin el visto bueno de la UE

  • El líder de la Liga no descarta un nuevo aumento del déficit fiscal del país
Matteo Salvini, ministro del Interior de Italia

A la espera de la solución de la crisis politica (elecciones anticipadas o nuevo Gobierno entre el M5E y el PD), Matteo Salvini ya ha empezado su campaña electoral, y utilizará una propuesta para reducir impuestos que puede tensar las relaciones con la Unión Europea.

"Acuerdos e intrigas palaciegas no pararán las ganas de los italianos que quieren por fin un Gobierno fuerte", indicó en Facebook el líder ultraderechista con una referencia a un posible acuerdo entre sus adversarios. Salvini, mientras tanto, prepara su agenda económica.

La propuesta estrella es un consistente recorte de impuestos, que reduciría a dos los tipos de IRPF: un 15% por debajo de los 65.000 euros de renta, un 20% por encima. "Si Europa nos lo deja hacer, mejor así. Si se opone, lo haremos igual" declaró en un mitin durante el fin de semana. El líder de la Liga propone financiar la medida a través de una nueva reforma sanatoria fiscal, pero no descarta un nuevo aumento del déficit, que tensaría la cuerda entre Roma y Bruselas.

Aún más controvertidas son las propuestas de algunos miembros destacados de su equipo económico, como Alberto Bagnai, profesor de Economía, partidario de una salida de Italia del euro.

De momento, sin embargo, los analistas no parecen preocuparse demasiado y evalúan positivamente las propuestas económicas de Salvini. Un reciente informe de Barclays indica como muy probable -y hasta deseable- una victoria de la Liga en los próximos comicios. Los analistas del banco británico subrayan que la agenda económica de Salvini podría beneficiar el mundo de los negocios y los mercados, sobre todo gracias a la anunciada reducción de impuestos que estimularía la economía.

Según la agencia de calificación Fitch la posibilidad de elecciones anticipadas y la posible victoria de Salvini no cambian la situación de Italia. El viernes, al estallar la crisis política, la agencia decidió confirmar su valoración, que sigue siendo "BBB con perspectivas negativas", a dos pasos del bono basura.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.