Política

Iglesias se abstiene con Sánchez y abre la puerta para investirlo este jueves

  • Calvo atiende al gesto de Podemos y llama a Echenique para seguir negociando
  • ERC, dispuesto a abstenerse si el partido morado encuentra hueco en el Gobierno
Pablo Iglesias, líder de Podemos, con Jaume Asens. Imagen: EFE

Si la política es una exhibición de gestos, el último de Pablo Iglesias encontrará un hueco preeminente. A última hora, in extremis, el secretario general de Podemos decidió cambiar este martes su 'no' a la investidura de Pedro Sánchez por una abstención, de la que no llegó a tener información Irene Montero, quien a través del voto telemático le aplicó un 'no' al candidato socialista.

El movimiento del líder morado va en la línea de seguir negociando con el Grupo Socialista, a fin de nombrar presidente del Gobierno a Pedro Sánchez, pero siempre y cuando ciertas líneas rojas se relajen y las responsabilidades ejecutivas que recaigan sobre los miembros de Podemos no tengan carácter simbólico.

Tras la votación fallida de la investidura de Pedro Sánchez, con 124 síes, 170 noes y 52 abstenciones, su núcleo duro –Carmen Calvo, José Luis Ábalos, Adriana Lastra e Iván Redondo– se reunía en dependencias del Congreso para digerir los resultados y dibujar un calendario de actuaciones que se puede prolongar hasta septiembre. No obstante, el sanedrín socialista decidió abrir la mano a Unidas Podemos, brindando una nueva reunión en las próxmas horas con PabloEchenique, para reconstruir unas relaciones que aparentemente parecen bastante dañadas.

Donde digo Diego, digo...

En la mañana del martes, Carmen Calvo, desde los pasillos del Congreso, hacía constar que su grupo estaba dispuesto a dejar una vicepresidencia en manos del partido de Pablo Iglesias. Las declaraciones de la vicepresidenta en funciones surtían efecto, porque a las pocas horas, el partido de Iglesias aparcaba el 'no' que defendió con ahínco en la jornada anterior, enterrando cualquier posibilidad de acuerdo entre Podemos y el Partido Socialista, recalcando Iglesias que sus 3.700.000 votos merecían el mismo respeto que los de cualquier otra formación.

En cualquier caso, la abstención de Pablo Iglesias ha logrado amortiguar el tremendo varapalo que propinaron a Sánchez el resto de fuerzas políticas, salvo el Partido Regionalista Cántabro. Hasta ERC, que en principio aventuraba una abstención, en los minutos basura cambió su sentido del voto y le regaló un 'no' al líder socialista. Así, los votos de los republicanos se sumaban a los de JxC, PP, Cs, Vox yNavarra Suma. No obstante, ERC está dispuesto a abstenerse este jueves si finalmente el PSOE pacta un Gobierno de coalición con Unidas Podemos, votos que junto a los de PNV, EH-Bildu, Compromís y PRC, serían más que suficiente para que Sánchez continuará con mando en plazo en La Moncloa.

A pesar de ello, con los resultados de este martes, el 23 de julio ha empezado a correr el plazo máximo de dos meses para la convocatoria de otras elecciones generales en el caso de que el candidato socialista, Pedro Sánchez, acabe fracasando su intento de ser investido presidente en la primera votación.

Esa repetición ya se produjo en 2016 cuando, tras la fallida investidura de Sánchez con apoyo de Cs de principios de marzo, pasaron los dos meses sin que prosperara ninguna candidatura y las Cortes se disolvieron para repetir los comicios el 26 de junio de ese año.

De no lograr la investidura este jueves, ni tampoco en septiembre, iremos a elecciones el 10 de noviembre

Mayoría simple

Ahora, PSOE y Unidas Podemos negocian a contrarreloj un acuerdo de gobierno de coalición desde el pasado viernes para tratar de salvar la investidura de Sánchez en la segunda votación, programada para el próximo jueves, donde necesita más votos a favor que en contra.

En el supuesto de que Pedro Sánchez finalmente fracase en esta segunda sesión de investidura a la que se somete y no se logre una alternativa viable antes del próximo 23 de septiembre, el Rey, con el refrendo de la presidenta del Congreso, disolverá las Cortes al día siguiente y convocará nuevas elecciones 47 días después, el domingo 10 de noviembre, las terceras en lo que va de año.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Indignada
A Favor
En Contra

Iglesias es el único coherente, si decide no votar a Sánchez seremos muchos los que le apoyaremos, porque este tipo intenta burlarse de Unidad Podemos ridiculizando la petición legítima de cargos que hace Pablo.

Puntuación 0
#1