Opinión

España no crea empleo, se reparte

A fuerza de insistir tal vez podamos algún día conseguir que se enmienden o, al menos, que dejen de engañarse y engañaros. Porque frente a la euforia de los datos oficiales que sólo los profanos, los ingenuos o los muy cafeteros del sanchismo creen, la situación del desempleo que se esconde tras el maquillaje de las cifras y mensajes del Gobierno muestra que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. Porque si bien el paro interanual descendió en 135.257 personas en relación a marzo de 2023, un 4,73%, en términos desestacionalizados el paro registrado sube en 11.900 trabajadores por lo que como resalta el Gabinetes de Estudios de USO, "marzo de 2024 es menos histórico que marzo de 2023 y sin el efecto positivo de la Semana Santa".

Pero, un mes más hay que constatar que, incluso con los datos del Gobierno, la cifra de parados en España supera en más de medio millón a los 2.727.003 parados registrados si a esta cifra añadimos los 190.070 que se incluyen bajo el epígrafe de "otros no ocupados", los 360.751 "con disposición limitada o demanda de empleo específico, y los 11.638 trabajadores que al finalizar el mes estaban en un ERTE. Todos ellos son personas sin trabajo que el Ministerio de Yolanda Díaz no considera parados y que al sumarlos a los registrados elevarían el número total de desempleados a 3.284.824 trabajadores.

A esta cifra habría que añadir los llamados demandantes de empleo con relación laboral, entre los que se incluyen los fijos discontinuos que no están trabajando y que el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), organismo dependiente del Ministerio de Trabajo, estima que superan los 778.000, con lo que el número real de trabajadores inactivos en España superaría ampliamente los cuatro millones de parados.

Y si de los datos de parados pasamos a analizar los de contratación vemos que el número total de contratos registrados durante el mes de marzo ha sido de 1.123.488, lo que supone una bajada de 191.607 (-14,57%) sobre el mismo mes del año 2023, es decir ha habido menos contratos con una teórica mayor actividad debida a la Semana Santa.

De este total de contratos, sólo el 44,9% de todos los registrados, 504.893, son indefinidos, lo que supone un descenso de 110.781 (-17,99%) sobre igual mes del año anterior, con el añadido de que menos de la mitad de estos contratos indefinidos firmados, sólo el 44% alcanzan una jornada completa de trabajo por lo que, en este mes de mazo no sólo sigue disminuyendo el volumen total de la contratación sino que solo repunta la contratación temporal. Y si no se realizan contratos difícilmente se accederá al empleo ni descenderá el desempleo.

Una realidad que lleva a los responsables del Gabinete de Estudios de USO a preguntarse que "si se han registrado más de medio millón de contratos de trabajo de carácter indefinido en febrero, y más de 1,1 millones en total ¿cómo es posible que, realizándose esta cantidad de contrato no disminuya notablemente el número de parados? Se están produciendo en la práctica tantas rescisiones de contratos como altas se producen. Se mantiene una alta rotación en el empleo. ¿Cuánto han durado estos más de medio millón contratos indefinidos?: tenemos contratos cerilla que se consumen en muy poco tiempo.

Una evidencia, esta última, que demuestra el hecho de que se han realizado más contratos indefinidos que personas los han suscrito. Son 23.546 los trabajadores que han sido objeto de más de un contrato indefinido. Son contratos que están implementado el pluriempleo y tiene que ver con el incremento de la contratación a tiempo parcial, o bien, con rescisiones de contratos y realización de una nueva contratación, por lo que podemos concluir, que la rotación en el empleo ha llegado a la contratación indefinida que está dejando de ser sinónimo de tener y mantener un empleo estable.

En España, diga lo que diga el Gobierno y vendan lo que vendan sus propaganditas no se crea empleo, se reparte.; lo que explica la caída de la productividad y de las horas trabajadas. Esta es la realidad de nuestro mercado laboral y estos son los logros de las políticas económicas, fiscales y sociales del sanchismo gobernante.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud