Opinión

A vueltas con las Siete Magníficas

  • Dejar de crecer no significa que estas empresas vayan a morir, siguen siendo exitosas y líderes
Mercados positivos. Dreamstime.

Microsoft. Apple. Nvidia. Amazon. Tesla. Alphabet. Reyes y reinas del mercado de valores que acaparan desde hace meses -años en algunos casos-, no solo los titulares sino también cualquier clasificación en positivo que queramos hacer del mercado de valores: crecimiento, beneficios, valoraciones, tamaño, todo es para ellas. Así que, además de las plusvalías, a los inversores se les están empezando a acumular también las dudas, preguntas que es normal que surjan cuando los mercados muestran algo que es, desde el punto de vista histórico, algo anómalo. Pero ¿cuánto de anómalo?

Hoy el 10% de los mayores valores del mercado estadounidense suponen el 75% de la capitalización del mercado, un indicador que está en máximos históricos. De hecho, sólo hemos observado concentraciones similares en los años 30 y principios de la década de los 2000, justo antes de las grandes crisis financieras. Si nos fijamos en los cinco mayores valores, hoy suponen un 25% de la capitalización del S&P500, un dato históricamente próximo a máximos, pero no inédito, ya que a finales de los 60 y principios de los 70 ya vimos un dominio similar de IBM, AT&T, General Motors, Kodak y Exxon (cuatro de las cinco siguen siendo líderes o cuando menos jugadores principales en sus respectivos segmentos).

Si nos centramos en el tamaño, las siete magníficas tienen una capitalización conjunta de 13,1 billones (de los de doce ceros) de dólares. ¿Cómo compara eso? Pues sería el segundo mayor mercado de renta variable global, superando a la totalidad del mercado chino (11,5 billones) y más que duplicando al japonés (6,2 billones). Para encontrar referentes europeos, ya no nos vale la suma de las magníficas, hay que ir uno a uno. El mercado francés en su conjunto sería similar en tamaño a Microsoft (3l1 billones), el mercado del Reino Unido similar a Apple (2,9 billones de euros) mientras que el mercado alemán sería algo mayor que Amazon o Nvidia (2,3 billones frente a 1,8). Este es el tamaño comparado de estos gigantes corporativos, con datos a febrero.

Y, por último, los beneficios. Las siete magníficas obtuvieron beneficios conjuntos de 361.000 millones de dólares. Algo más que la suma de las cotizadas francesas y alemanas, 355.000 millones en agregado. Aunque en este caso, la diferencia entre los siete gigantes es muy significativa, desde los 100.000 millones de Apple a los "apenas" 15.000 de Tesla o los 19.000 de Nvidia. Lo cual justifica las diferencias en la valoración, que les ahorraré para no seguir dando números, pero que es enorme en términos de múltiplos sobre beneficios.

Estos son los hechos, y las consecuencias están en cualquier gráfico de comportamiento de las bolsas frente a estas compañías, que habrán visto muchas veces. La cuestión es, ¿es esto sostenible o estamos ante una nueva amenaza para los mercados?

No es extraño observar que compañías o sectores que han liderado megatendencias transformadoras de la economía global a lo largo de la historia hayan tenido crecimientos y, por tanto, beneficios, valoraciones, etc, muy superiores a la media del conjunto de la economía y los mercados de forma sostenida. El surgimiento de las finanzas o el transporte de masas en el siglo XIX, la automoción y la industria a principios del XX, la energía a mediados, o las comunicaciones e internet en los albores del XXI han liderado con mano firme las bolsas en distintos periodos de tiempo. Y lo hicieron porque eran primeros espadas en las tendencias que estaban cambiando el mundo. Y, por cierto, casi todas esas empresas ya no son los gigantes que fueron, pero siguen existiendo y en muchos casos con bastante éxito y liderazgo.

Dejar de crecer no significa morir. Parece que estamos apenas en la infancia de tecnologías profundamente disruptivas que van a transformar el mundo, comola Inteligencia Artificial, la supercomputación o el cambio de modelo energético y de movilidad. Y si alguien tiene en estos momentos los conocimientos y recursos financieros para su desarrollo son, precisamente, estas compañías.
Además, siendo como son procesos globales, donde la capacidad de trabajar y desarrollar es en red, el hecho de que formen parte de un mismo ecosistema es un elemento adicional que potencia su crecimiento conjunto.

Por la parte de los riesgos, su tamaño e influencia puede ser vistos como una amenaza para la libre competencia o incluso con un trasfondo geopolítico, por lo que la presión regulatoria, de trasparencia y foco en acciones antimonopolísticas seguirá probablemente incrementándose. En este caso, un proceso de menor globalización o más barreras incitadas por conflictos de corte geopolítico podría jugar muy en su contra.

Y, por supuesto, la gran amenaza para los elefantes en la historia: los ratoncillos de la competencia. ¿Qué estarán tramando los líderes del futuro en sus universidades y garajes? Cambios de tendencia o aplicaciones de las tecnologías cuando estén más desarrolladas, sin duda, abrirán hueco para que compañías que hoy son absolutamente desconocidas o directamente todavía no existen, surjan y se conviertan en nuevas magníficas… como siempre ha ocurrido.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud