Opinión

El regreso a la Luna impulsará el PIB Global

Foto: iStock

Aportó alimentos liofilizados, los fundamentos de la informática moderna, tratamientos médicos y equipos de extinción de incendios, entre otras muchas innovaciones, aunque no, a pesar de la leyenda popular, el teflón, que en realidad se inventó por primera vez en los años treinta. Los históricos alunizajes de los años sesenta y principios de los setenta, a pesar de su elevado coste, tuvieron enormes repercusiones tecnológicas. Pusieron en marcha muchas industrias que hoy son esenciales para la vida cotidiana.

Podría estar a punto de repetirse. Con India, Japón, China y, quizás, Corea del Sur enviando vehículos a la superficie lunar, estamos a punto de asistir a una segunda gran era de exploración lunar. Desde el impulso a la investigación en los países en vías de desarrollo hasta la creación de nuevas formas de explorar el espacio a menor coste, pasando por la posible apertura de minas y, con el tiempo, de colonias enteras, es posible que estemos a punto de asistir a toda una nueva generación de actividades derivadas de la exploración espacial. El mundo lleva al menos un par de décadas atrapado en una trampa de bajo crecimiento e innovación mínima. Pero una nueva generación de proyectos lunares podría permitir a la economía mundial salir de esa trampa, como ocurrió en los años sesenta.

Al ritmo que se suceden los lanzamientos, la superficie de la Luna pronto estará tan concurrida como Piccadilly Circus en hora punta. El jueves, tras varios intentos fallidos, Japón lanzó un cohete con un módulo de aterrizaje lunar. Si todo va bien, debería aterrizar en la superficie lunar en febrero del año que viene. Hace sólo dos semanas, India hizo historia al aterrizar con éxito una nave espacial en el Polo Sur de la Luna. Una misión china aterrizó por primera vez en la Luna en 2019 y, en julio, declaró que planeaba poner una misión tripulada en la superficie lunar para 2030, utilizando un cohete para transportar a los astronautas y otro para la nave de aterrizaje. Al ritmo que avanza China, es muy posible que esto ocurra antes de lo previsto. Corea del Sur cuenta con un programa lunar avanzado, y Estados Unidos tiene previsto reanudar los alunizajes tripulados, interrumpidos en 1972. Y, por supuesto, no sería ninguna sorpresa ver pronto a Elon Musk y Jeff Bezos allí arriba, probablemente discutiendo sobre dónde construir el almacén de Amazon y la fábrica de Tesla. Sumándolo todo, la exploración del vecino más cercano de la Tierra se está acelerando al ritmo más rápido en cinco décadas (aunque lamentablemente el Reino Unido no esté entre ellos).

Por supuesto, se trata sobre todo de un acontecimiento científico. La exploración del espacio tiene como objetivo principal ampliar los límites de la ciencia, permitir a la humanidad explorar nuevas fronteras y, posiblemente, establecer el futuro de la raza humana al permitirnos desplazarnos a otros planetas y, quizás algún día, también a otros sistemas solares. Frente a todas estas consideraciones, las repercusiones comerciales tienen relativamente poca importancia. Aun así, eso no significa que no existan. En la gran época de la primera generación de alunizajes hubo multitud de innovaciones tecnológicas que podían remontarse directamente al trabajo realizado para la NASA para llevar a los primeros astronautas a la Luna. Podríamos ver algo similar en la década de 2020. ¿Por ejemplo? He aquí tres por las que empezar.

En primer lugar, veremos una reducción drástica del coste de los viajes espaciales. Ya lo estábamos viendo con las empresas de cohetes creadas por emprendedores como Bezos o Musk, pero los últimos lanzamientos lunares pioneros lo están llevando a un nuevo nivel. El alunizaje de la India costó unos 74 millones de dólares, frente a los 257.000 millones ajustados a la inflación del programa Apolo. Por decirlo suavemente, es mucho más barato, aunque los indios aún no hayan enviado astronautas a la Luna. A medida que los alunizajes se abaraten, se abrirá toda una nueva gama de posibilidades comerciales. Además, impulsará la modernización de economías en ascenso como la India. Una generación de científicos e ingenieros capaces de poner un vehículo en la Luna tendrá la confianza y los conocimientos necesarios para afrontar toda una serie de ambiciosos retos. Por último, es muy posible que allane el camino a la minería, a bases que puedan explorar otros planetas e incluso a colonias. Si eso ocurre, se abrirá toda una nueva gama de oportunidades comerciales.

No podemos asegurar cuáles serán las tecnologías más importantes que surjan de la última ronda de disparos a la Luna. La ciencia no funciona así. Nadie habría predicho en su momento que las cámaras digitales que la NASA desarrolló para las misiones espaciales nos permitirían un día hacernos fotos todo el día con nuestros teléfonos. Sin embargo, una cosa es segura. Habrá muchas.

Por mucho que se hable sin parar del ritmo de la disrupción tecnológica, el mundo lleva dos décadas estancado en una rutina de bajo crecimiento y baja innovación. Los grandes gigantes tecnológicos solo han sido capaces de ofrecer una forma ligeramente más rápida de pedir un taxi (Uber), alquilar un vídeo (Netflix) o comprar una pizza para llevar (Deliveroo). Es útil, pero no tan revolucionaria como las anteriores oleadas de avances científicos. Sus propagandistas intentan afirmar que una nueva ola de "tecnología verde" será la transformación que el mundo necesita, pero hasta ahora hay muy pocos indicios de ello. Lo único que hemos visto son molinos de viento mejorados, que existen desde hace al menos 1.000 años. Pero una nueva carrera espacial, altamente competitiva, podría ser el detonante de una nueva ola de productos que acabarán siendo parte esencial de la vida cotidiana, como lo fueron en los años sesenta. Es una lástima que todos los lanzamientos espaciales procedan de Asia y no de Europa, pero quizá el Reino Unido se anime a participar en la nueva carrera espacial, una vez que su impacto comercial sea evidente para todos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud