Opinión

El inmobiliario español conserva su músculo

Foto: eE

Es inevitable que las subidas de tipos impacten en un sector tan dependiente de la financiación a largo plazo como el inmobiliario.

Las promotoras y socimis españolas dan fe de ello, ya que entraron en pérdidas hasta junio. Sería precipitado, no obstante, encender las alarmas.

En el caso de las socimis, el valor de sus activos bajó, y su normativa las obliga a actualizarlo de inmediato en su balance; sin embargo, los ingresos de estas sociedades aún crecen un 8%.

En las promotoras, su situación también mejorará una vez que recuperen el ritmo normal de salida de promociones de obra nueva, ralentizado desde la pandemia.

Sin duda, ninguna actividad está blindada ante las dificultades económicas actuales, pero tiene músculo para evitar una nueva crisis sectorial.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud