Opinión

Abusos que la reforma laboral no corrige

Foto: EP

Los últimos datos de afiliación muestran que la destrucción de empleo se ensaña con el sector educativo, en forma de despidos masivos de profesores contratados como fijos discontinuos. Es una práctica fraudulenta, y así lo considera la jurisprudencia existente. No en vano esos despidos obedecen al afán de no pagar las vacaciones a los afectados, pese a que estos últimos han devengado esos días de descanso y tienen derecho a que se les paguen. Esta realidad evidencia que la reforma laboral, lejos de acabar con los fraudes que antes afectaban a los trabajadores temporales, los ha trasladado a los fijos discontinuos. No obstante, aún más llamativo es el hecho de que esta realidad persista en un ámbito como la educación, en el que el sector público tiene tanta presencia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud