Opinión

Situación crítica para las familias

  • Como denuncia el Banco de España, el fuerte encarecimiento de los alimentos básicos es generalizado
Madrid

El Banco de España explica con claridad por qué la crisis inflacionista actual resulta especialmente preocupante, en comparación con otras épocas en las que los precios también crecieron con notaria rapidez e intensidad. Según el regulador, nunca antes se había dado un contexto en la que la práctica totalidad de los alimentos (el 93%) que componen la cesta de la compra más usual presenten encarecimientos interanuales superiores al 5%, mes tras mes.

La institución hace hincapié en que tan dramática situación es generalizada en la eurozona. No obstante, España la sufre especialmente debido a que su tasa de IPC es ya dos puntos superior al promedio de la Unión Monetaria. Además, productos específicos de la dieta mediterránea, y muy extendidos en nuestro país, como el aceite de oliva acumulan incrementos en el entorno del 56% desde enero del año pasado.

En idéntico periodo el encarecimiento de los cereales ha sido de casi el 20%, por lo que no ya no cabe hablar de una inflación coyuntural que se centra en los productos más volátiles, como los alimentos frescos. Muy al contrario los altos precios se enquistan y afectan a los productos más básicos, aquellos para los que resulta más difícil encontrar sustitutos y a los que los hogares no pueden renunciar. El histórico IPC actual afecta así a la línea de flotación misma de millones de economías familiares en España, cuyo poder adquisitivo se ve también minado en otros frentes por el encarecimiento de la energía y las subidas de los tipos de interés.

En esta situación, y ante la escasa efectividad que cabe esperar de las medidas de emergencia tomadas por el Gobierno, el deterioro de la capacidad de consumo e inversión aboca a un severo agravamiento de la crisis a finales de año.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

A Favor
En Contra

Pues si la situacion actual os parece mala, ni te cuento como estará pasado Octubre...

Puntuación 0
#1
De tontos esta España llena
A Favor
En Contra

No pasa nada...Spain is diferent...se apechuga y ya está...ja ja ja ja...Vamos ver lágrimas que va a parecer cascadas de agua.. Más de un atontao dirá ¿ Pero como se me ocurrió votar a estos bandoler@s ?...Que os sea leve...

Puntuación 0
#2
Usuario validado en elEconomista.es
andyboo
A Favor
En Contra

No pasa nada, hay que ser de estado y arrimar el hombro, si hay criticas vamos bien, pero si digo NO es NO, si lo pones en duda decreto ley al canto y da igual lo que digan.

Así nos va, la próxima vez le vuelves a votar.

Puntuación 1
#3