Opinión

El crudo seguirá impulsando el IPC

El crudo no será deflacionista hasta la primavera del próximo año

La incertidumbre respecto al precio del crudo es total. Así lo indica que en pocos días dos bancos de inversión, JP Morgan y Citi, hayan establecido una horquilla que va de los 45 a los 400 dólares el barril.

Estas diferencias se explican al prever las entidades diferentes escenarios respecto a la guerra en Ucrania, que es un factor clave que afecta al precio de los recursos energéticos. A pesar del enorme rango manejado, las previsiones del consenso del mercado estiman que el crudo, ahora situado en los 104 dólares, empezará a perder fuerza tras el verano hasta caer por debajo de los 100 dólares. No obstante, y aunque este vaticinio se haga realidad, seguirá siendo inflacionista al estar por encima de lo indicado al inicio de 2022, en el entorno de los 80 dólares. De hecho, no será hasta la primavera del próximo año cuando el crudo empezará a restar a la inflación. Pero eso no quiere decir que el consumidor lo note en su bolsillo, ya que es poco probable que las gasolineras ajusten sus precios a la baja a la misma velocidad que lo hará el petróleo. La causa no está en el supuesto incremento "muy notable" de los márgenes en las refinerías, como asegura la vicepresidenta Teresa Ribera, sino en la escasez de producto refinado, que reduce el suministro de gasolina y diésel en Europa. Una situación a la que se ha llegado tras el incomprensible cierre de 24 refinerías en Europa, que ha elevado la dependencia a Rusia respecto a los combustibles.

El petróleo y la falta de refinerías provocará que los altos precios energéticos sigan castigando a empresas y hogares

A las consecuencias de este grave error se une la debilidad del euro frente al dólar y un posible corte del gas en Europa, que obligaría a recurrir al petróleo para generar energía. Todos estos factores seguirán provocando tensiones en la demanda, lo que retrasará el momento en el que el crudo dejará de ser inflacionista. La persistencia de los altos precios energéticos seguirá castigando la actividad empresarial y pasará factura a la renqueante recuperación económica.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments