Opinion legal

El cambio de idiosincrasia de las empresas IT será en clave sostenible

  • Elena Morettini, Directora del Sustainable Business Studio de Globant
Foto: Istock

Si algo caracteriza a la sociedad contemporánea es el activismo. Sin embargo, durante años, las organizaciones se han sentido ajenas a la necesidad de unir fuerzas para activamente empujar un equilibrio sostenible entre el planeta y sus recursos. Tristemente, para muchas empresas, el empleo del término sostenibilidad se ha convertido en algo vacuo, hasta el punto de hacer del 'greenwashing', uno de los términos de moda en el ámbito empresarial.

Llegados a este punto, debemos preguntarnos: ¿Se ha convertido el 'greenwashing' en el mal endémico de la sociedad contemporánea?

Definitivamente, la respuesta es no. A pesar de que muchas empresas hayan empleado los criterios de sostenibilidad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados en la Agenda 2030 como una simple estrategia de comunicación, la sociedad civil y las empresas han tomado conciencia del momento en el que nos encontramos inmersos, requiere de acción inmediata para garantizar la el equilibrio sostenible del cual venimos hablando.

Ejemplo de todo ello son la memoria de sostenibilidad no financiera, documento de obligada presentación para muchas de las grandes compañías que operan en España; así como las innovadoras iniciativas que aglutinan aquellas empresas cuyo propósito pasa por construir una economía más inclusiva en clave sostenible.

En este sentido, en Globant pensamos que el cambio de idiosincrasia de las empresas que operan en el sector IT es actual, esta ocurriendo, empleando los procesos y aplicaciones más sostenibles desde un punto de vista de la eficiencia energética, para que el ADN de una compañía IT se transforme desde la base evitando las emisiones atadas a un consumo energético no racionalizado.

Esto debe acompañarse, además, de un profundo proceso de transformación social que ya está en proceso. Es momento de admitir que el cambio está en nuestra mano, lejos del tradicional pensamiento que se decanta por que la sostenibilidad es una tarea ajena exclusiva solo de las tradicionales corporaciones industriales.

El desafío global, nuestra meta como sociedad, pasa por reducir las emisiones de CO2 de 51 millones de toneladas a 0 en los próximos treinta años.

Este objetivo pone de manifiesto, una vez más, la importancia de la tecnología al servicio de un nuevo modelo de organización, que sitúa la sostenibilidad en el epicentro de su cadena de valor.

Así, la digitalización debe ir de la mano de la sostenibilidad, ya que se trata de la herramienta más potente de la que disponemos para facilitar ese cambio tan necesario que recoge la Agenda 2030, en un mecanismo que la Unión Europea indica como TWIN TRANSITION.

Esto es digitalización y sostenibilidad juntas, empleando las 'Green IT' al servicio de un progreso lógico y necesario. Desde Globant, estamos convencidos de que la paulatina desaparición de algunas industrias permitirá la sostenibilidad en todas las esferas de la economía; pero para ello deberemos emprender acciones eficaces.

Es por esto que debemos tener en cuenta que la digitalización en pro de la sostenibilidad es aplicable a cualquier ámbito de la economía y de las finanzas.

Tras la pandemia provocada por el Covid-19, nos encontramos en un contexto marcado por la incertidumbre en el que la sociedad ha tomado conciencia de la gravedad del cambio climático, de la urgencia del tiempo y de la necesidad de cooperar hacia valores comunes.

Todo ello ha provocado una situación inédita: las empresas trabajan conjuntamente para lograr mitigar el cambio climático en la denominada 'década de acción', o sea antes del 2030, en sinergias y partnership cada día más frecuentes y articulados,

Herramientas como la inteligencia artificial, el internet de las cosas y el 'blockchain' serán claves para cumplir con los ODS; pero necesitamos perfiles que velen por ello.

Según informaba la Comisión Europea a principios de 2021, la falta de perfiles tecnológicos dejará un millón de puestos de trabajo desiertos.

Debemos potenciar el talento que se encuentra en todas las universidades, escuelas y centros de investigación.

Es momento de trabajar sin más dilación en construir un futuro donde la cooperación, la sostenibilidad y la transparencia sean valores e indicadores indispensables para que las empresas se ganen el favor de los ciudadanos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin