Opinión

Lo que el Banco Central Europeo necesita

Foto: Efe

La elección de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, para suceder a Mario Draghi como próximo presidente del Banco Central Europeo sorprendió a la mayoría de los observadores. Ahora los críticos están recuperando el tiempo perdido. Algunos comentaristas objetan que Lagarde carece de experiencia como banquero central. Otros se quejan de que carece de un título avanzado en economía.

Un político informa que "la fraternidad de la banca central... está horrorizada." No está claro si esto es una exageración, dada la falta de pruebas de apoyo. Pero si la fraternidad de la banca central realmente tiene reparos, entonces es importante considerar sus argumentos.

Como miembro de la profesión de economía, se espera que me una a aquellos que encuentran defectos en la falta de un doctorado de Lagarde. No hay duda de que, en igualdad de condiciones, la formación técnica ayuda. Con el desarrollo de los mercados financieros de alta tecnología, la ejecución de la política monetaria se ha vuelto cada vez más compleja.

Las prácticas del pasado proporcionan poca orientación para la formulación de la política monetaria en la actualidad. Dada la disminución sin precedentes de los tipos de interés reales, es más probable que los bancos centrales se encuentren en el límite inferior cero, donde la política monetaria convencional es impotente. Esto significa que tienen que entender los mecanismos alternativos -los canales de señalización, equilibrio de cartera y asunción de riesgos- a través de los cuales funcionan las políticas no convencionales.

Pero, aunque tener un presidente con formación especializada como economista monetario beneficiaría al BCE, ¿es esencial dicha formación? Al nombrar a Jerome Powell, que también carece de un doctorado en economía, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no lo creyó así (aunque los recientes comentarios de Trump sugieren que ahora podría lamentar el nombramiento de Powell). El predecesor de Draghi en el BCE, Jean-Claude Trichet, también carecía de doctorado en economía. Sin embargo, el hecho de tener un título superior en ciencias políticas y administración del Estado, no le impidió convertirse en un eficaz banquero central.

Lagarde está familiarizada con las peculiaridades de la política monetaria 

El atributo crítico no es el diploma, sino la capacidad de reconocer argumentos y consejos económicos sólidos. Esto, a su vez, presupone la capacidad de identificar a los colegas profesionales cualificados. Aquí, el nombramiento de Lagarde, en sus años en el FMI, de un par de economistas jefes de alto nivel, Maurice Obstfeld y Gita Gopinath, y su larga cooperación con un tercero, Olivier Blanchard (nombrado por su predecesor, Dominique Strauss-Kahn), es tranquilizador. También lo es el hecho de que el FMI bajo Lagarde estaba dispuesto a cambiar de rumbo a la luz de sus consejos. El principal ejemplo, aunque hay otros, fue el crítico postmortem del Fondo sobre los méritos de la austeridad, adoptado con el ímpetu del trabajo analítico de Blanchard.

Como presidenta del BCE, Lagarde contaría con un capaz economista jefe, Philip Lane, antiguo miembro del Banco de Irlanda, y con un personal de gran talento. El expediente sugiere que, si se le confirma para el trabajo, se apoyará mucho en ellos.

La preocupación más importante es que Lagarde no tiene experiencia previa como banquero central. Powell, al igual que Lagarde, puede carecer de un doctorado en economía, pero fue miembro de la Junta de la Reserva Federal durante seis años antes de asumir la presidencia. Trichet fue gobernador del Banco de Francia antes de dirigir el BCE. Por lo tanto, ambos tenían una amplia exposición a los detalles de la política monetaria y estaban familiarizados con la cultura de los bancos centrales.

La cultura y las preocupaciones del FMI son diferentes, al igual que sus operaciones cotidianas. Sin embargo, las decisiones del Fondo, al igual que las decisiones de un banco central, se adoptan a través de un proceso de debate y deliberación basado en documentos técnicos preparados por el personal. Se fomenta el consenso, pero se aprueba la disidencia. Los gobiernos, y no los bancos centrales, pueden ser miembros del FMI, pero la supervisión del FMI siempre ha estado centrada en la política monetaria. Cuando el personal del FMI trabaja sobre el terreno, siempre consulta con los bancos centrales.

Un director gerente del FMI, por lo tanto, estará necesariamente expuesto a las tuercas y los tornillos de la política monetaria. En cuanto a la exposición a la cultura de los bancos centrales, Lagarde estará familiarizada con los responsables de la política monetaria y sus peculiaridades intelectuales y personales a través de su participación en las reuniones del Banco de Pagos Internacionales, el G-7 y el G-20, por no hablar de las propias reuniones anuales del FMI.

Luego está lo que Lagarde aporta a la mesa. En primer lugar, tiene habilidades políticas que serán útiles en un período en el que la coordinación de las políticas monetarias y fiscales está en el centro del debate político. En segundo lugar, tiene experiencia en la dirección de un tesoro nacional, el organismo responsable de las políticas fiscales en cuestión. En tercer lugar, su experiencia internacional será útil en un entorno en el que los efectos indirectos transfronterizos de la política monetaria son más importantes que nunca.

Finalmente, Lagarde trae consigo una preocupación declarada por el equilibrio de género. La referencia de Politico a la "fraternidad" de la banca central es reveladora. Si las mujeres son mejores banqueras centrales es discutible, por supuesto. Lo que está claro es que una junta de bancos centrales dominada en su inmensa mayoría por hombres tendrá un problema de legitimidad con la mitad de la población. Además, ampliar el liderazgo monetario más allá de la fraternidad tradicional es, posiblemente, una forma de abordar el pensamiento grupal que sufren muchos bancos centrales.

En este contexto, cabe señalar que el BCE es uno de los bancos centrales más masculinos del mundo. Uno sospecha que con Lagarde al timón, eso no durará mucho.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0