Opinión

Las empresas moderan a Donald Trump

Una vez que, tras la cumbre del G-20, parece abrirse una nueva tregua en la guerra comercial entre EEUU y China, vale la pena preguntar: ¿qué precio estaban realmente dispuestas a pagar las empresas ante lo que, hasta el sábado, parecía una escalada sin fin de las tensiones? El orden posterior a la Segunda Guerra Mundial se ha visto reforzado por tres redes superpuestas de intercambio global -comercio, inversión y finanzas, e información- en las que las multinacionales estadounidenses han desempeñado un papel destacado. En 2017, el comercio mundial de bienes y servicios ascendía a 46 billones de dólares, es decir, el 57 por ciento del PIB mundial. El volumen de negocios anual en divisas fue 22 veces mayor.

Últimamente, sin embargo, son los flujos de datos e información los que se están disparando. Según una investigación del Instituto Mundial McKinsey, para 2016, los flujos digitales estaban teniendo un mayor impacto en el crecimiento del PIB que el comercio de bienes. Estos flujos incluyen información e ideas, así como componentes digitales de las transacciones transfronterizas de bienes, servicios o finanzas.

Sin embargo, estos flujos están desequilibrados en detrimento de los Estados Unidos y muchos expertos argumentan que el gran déficit comercial de la primera potencia mundial, que ascendía a más de 622.000 millones de dólares en 2018, se debe sobre todo a China, que representa unos 378.000 millones de dólares.

Pero existen serios problemas con la métrica simplista del déficit comercial transfronterizo, sobre todo su incapacidad para dar cuenta de los negocios que se llevan a cabo dentro de las fronteras de un país extranjero. En 2016, (el último año del que se dispone de datos), las multinacionales estadounidenses, incluidas sus filiales extranjeras, generaron 5,8 billones de dólares en ventas en países extranjeros.

Las firmas de EEUU están duplicando ahora sus inversiones en el territorio chino

Esa cifra no sólo empequeñece las exportaciones directas de Estados Unidos, que ascendieron a 2,2 billones de dólares en 2016, sino que supera los 4,1 billones en ventas totales de todas las multinacionales extranjeras en el mercado estadounidense. Por lo tanto, en lo que respecta a las ventas en los mercados extranjeros, EEUU tenía un superávit de 1,7 billones de dólares en 2016, tres veces mayor que el déficit comercial de EEUU de 502.000 millones de ese año. Esto ha significado grandes beneficios para las multinacionales estadounidenses: la relación entre las ventas en el extranjero y la inversión extranjera directa (IED) implica que las empresas están duplicando sus inversiones iniciales.

Geográficamente, las ventas multinacionales de EEUU y la IED se concentran principalmente en Europa. En 2016, las ventas europeas de las multinacionales estadounidenses alcanzaron los 2,8 billones de dólares, es decir, algo menos de la mitad del total mundial. Pero la IED ascendió a 3,3 billones de dólares, lo que significa que cada dólar de IED produjo 0,85 dólares de ventas. Europa representa, pues, un mercado por debajo de la media para las multinacionales estadounidenses.

La región de Asia y el Pacífico (APAC), que ocupa el segundo lugar tanto en el comercio como en las ventas de las multinacionales estadounidenses, es más lucrativa. La APAC representaba algo más del 29 por ciento de las exportaciones estadounidenses en 2018, pero el 39,5 por ciento de las importaciones, lo que produjo un déficit comercial global de 506.800 millones. Pero, volviendo a las cifras de 2016, las multinacionales estadounidenses registraron 1,58 billones de dólares en ventas en la región del APAC, al tiempo que entregaban 881.000 millones en IED. Por cada dólar de inversión en APAC, las multinacionales estadounidenses ganaron 1,80 dólares en ventas.

Un país sube este promedio: China. En 2016, las multinacionales estadounidenses lograron 345.300 millones de dólares en ventas, mientras que invirtieron 97.300 millones. Esto se traduce en un impresionante índice de ventas en relación con el índice de fluidez de ventas del 355 por ciento, frente al 267 por ciento de 2009. (El ratio europeo mucho más bajo -85 por ciento en 2016- refleja una tendencia a la baja, desde el 123 por ciento en 2009.).

Más de 500 sociedades expresaron a la Casa Blanca sus miedos ante el G-20

Las ventas de las empresas estadounidenses en China eclipsan las ventas de las empresas chinas en EEUU, que ascendieron a sólo 35.000 millones en 2016. De hecho, según esta medida, EEUU tiene un "superávit" de 310.000 millones. Esto es 2.000 millones más que el déficit comercial bilateral de Estados Unidos con China, lo que significa que, considerando el comercio transfronterizo y las ventas en el extranjero en conjunto, las posiciones de Estados Unidos y China están aproximadamente equilibradas. Mientras tanto, las multinacionales estadounidenses siguen cosechando enormes beneficios en China, beneficios que, salvo intervenciones desacertadas, seguirán avanzando.

Una guerra comercial prolongada debilitaría el crecimiento económico mundial y los precios de los activos, ya que la combinación de precios más altos y volúmenes comerciales más bajos invierte efectivamente las economías de escala, lo que produce un ciclo auto-reforzante de disminución de los beneficios y la inversión.

Contrariamente a las esperanzas de Trump, los recortes de los tipos de interés de la Reserva Federal no contrarrestarían los efectos de esta evolución. Las multinacionales estadounidenses se verían obligadas a reducir sus recompras de acciones, que se han disparado en los últimos años, superando los 806.000 millones en 2018. La recesión bursátil resultante perjudicaría, entre otros, a los pensionistas estadounidenses que han invertido mucho en empresas de su país.

A más largo plazo, la construcción de muros entre las dos economías más grandes del mundo probablemente conduciría a un aumento de la fricción y de los cuellos de botella en las redes de intercambio global que son tan importantes no sólo para la prosperidad -y para los beneficios de las multinacionales estadounidenses- sino también para la paz y la cooperación. Internet, que es fundamental para el funcionamiento de todas estas redes, podría incluso dividirse en cuatro o más sistemas modulares, cada uno regido por un conjunto diferente de reglas y principios y acordonado por cortafuegos. Reconociendo el peligro que se avecinaba, más de 500 empresas estadounidenses y 140 grupos que representan a fabricantes, minoristas y otras industrias han firmado una carta suplicando a Trump que no imponga aranceles adicionales a los productos chinos y que en su lugar negocie un acuerdo comercial con el mercado de consumo de más rápido crecimiento del mundo. Si alguien está convenciendo a Trump de que cambie de rumbo, es la América corporativa. Aunque, cuando se trata de Trump, no existe nada seguro.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin