Opinión

La importancia de las ciudades en China

El mundo tiene un problema de demanda, y lo está afrontando mal. En lugar de dejarse perjudicar por las políticas mal orientadas de otros países, China debe trabajar para crear su propia demanda haciendo pleno uso de su capacidad de experimentación política, planificación a largo plazo y toma de decisiones pragmáticas.

En la década transcurrida desde la crisis económica mundial de 2008, las economías avanzadas se han apoyado en gran medida en una política monetaria laxa, con la esperanza de que grandes cantidades de liquidez y tipos de interés ultra bajos generen suficiente demanda para eliminar el exceso de capacidad. Pero esto ha socavado la productividad, alentado la actividad especulativa, alimentado las burbujas de activos y exacerbado la desigualdad de ingresos y riqueza.

A medida que los ciudadanos de los países desarrollados se han ido frustrando cada vez más con esta situación, los políticos -en particular, el presidente de EEUU, Donald Trump- han intentado apaciguarlos con restricciones a la inmigración y medidas comerciales proteccionistas. Pero aunque esto podría satisfacer temporalmente a algunos segmentos de la población de estos países, en última instancia empeorará las cosas, al frenar la demanda mundial, exacerbar los desequilibrios estructurales (incluidos los desequilibrios comerciales) y, en última instancia, conducir a la recesión para todos.

Todo esto tiene implicaciones significativas para China, que se ha convertido en el objetivo principal de los aranceles de la administración Trump, en medio de acusaciones de que es responsable del exceso de capacidad de producción mundial. En este contexto, es más urgente que nunca que China reduzca su dependencia de la demanda externa y de los altos niveles de inversión, fomentando el consumo interno sostenible. El éxito dependerá de que China siga utilizando lo que llamamos la "metodología BREEP", mediante la cual los responsables políticos examinan, investigan, experimentan, evalúan e impulsan lo que funciona, perfeccionando y adaptando continuamente sus herramientas y tácticas.

Desde el año 2000, el plan a largo plazo de China para aumentar los ingresos, reducir la desigualdad y proteger el medio ambiente ha dependido de la progresión armoniosa de la innovación y la urbanización. Específicamente, China espera crear agrupaciones urbanas verdes y eficientes pobladas por trabajadores cada vez más formados que puedan consumir de manera sostenible.

La teoría económica actual ofrece poca orientación sobre cómo lograr el círculo virtuoso del aumento de los ingresos y la productividad, que es vital para las ciudades dinámicas y prósperas. Pero, utilizando su metodología BREEP, China ha aprendido que rechazar los enfoques demasiado unilaterales y promover la competencia entre las ciudades es un medio valioso para lograr avances en las estrategias de desarrollo.

En 2010, el Consejo de Estado de China identificó tres grandes grupos urbanos como plataformas de lanzamiento para la urbanización inteligente: el delta del río Yangtze (YRD), el delta del río Pearl (PRD) y el grupo Beijing-Tianjin-Hebei (BTH). Para 2014, el PRD se había transformado en el Gran Área de la Bahía (GBA), cubriendo nueve ciudades alrededor del PRD en el sur de Guangdong, además de Hong Kong y Macao.

Como señala un reciente informe de HSBC, cada uno de los tres grupos urbanos más importantes de China tiene un PIB superior al de España; en conjunto, representarán el 45% del PIB total de China para 2025. De éstos, el GBA es el más pequeño por población, con 70 millones de habitantes, frente a 120 millones en la YRD y 112 millones en la BTH. Sin embargo, el GBA aporta 1,5 billones de dólares al PIB de China -un total del 12%- y representa el 37% de las exportaciones totales del país. Y el crecimiento del PIB del clúster es significativamente mayor que el del resto de China.

El GBA es el hogar de una alta concentración de empresas privadas dinámicas, como Tencent, Midea y Huawei. También es el conglomerado urbano más innovador de China, que genera más del 50% de las solicitudes de patentes internacionales del país. Y, según HSBC, el GBA es el menos afectado por la ineficiencia de las empresas estatales y el exceso de capacidad.

La razón es simple: el GBA está mucho más orientado al mercado que sus homólogos, con Hong Kong y Macao mucho más abiertas al mundo exterior que cualquier otra ciudad china. Ambas ciudades no sólo permiten el libre flujo de bienes, servicios, capital, tecnología, talento y recursos, sino que también cumplen con los estándares globales en términos de regulaciones, prácticas comerciales, infraestructura blanda e incluso estilos de vida.

Por supuesto, los líderes de China no se contentan con dormirse en los laureles de sus exitosos grupos urbanos; por el contrario, están trabajando para aplicar sus lecciones en todo el país. Por ejemplo, a partir de 2013, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China estudió a fondo las lecciones de Foshan, una de las ciudades más dinámicas del GBA, a fin de planificar el desarrollo ulterior del grupo con estrategias mejores y más innovadoras.

El CNDR examinó estudios sobre urbanización inteligente realizados por el Banco Mundial, McKinsey y otros, con el fin de comprender mejor cómo las agrupaciones pueden apoyar el crecimiento económico y la innovación. Para aumentar su investigación, los planificadores de la NDRC trabajaron directamente con funcionarios locales, inversores y expertos extranjeros.

Luego comenzó la fase de experimentación, con el establecimiento de la Zona Franca de Shanghai y la Zona Franca Piloto Qianhai-Shekou. Las evaluaciones de esas experiencias condujeron al anuncio el año pasado de más zonas francas, así como de la nueva área de Xiong'an, un ambicioso plan para transformar -utilizando tecnología de vanguardia- las llanuras polvorientas de Hebei, cerca de Beijing y Tianjin, en una ciudad modelo ecológica y dinámica.

De hecho, China está creando actualmente 19 "clusters de superciudades", reforzando los vínculos entre ciudades. Para el año 2030, según los proyectos de HSBC, esos grupos representarán alrededor del 80% del PIB del país.

China también debería trabajar para fomentar un crecimiento aún más rápido en los conglomerados urbanos que ya tienen éxito. Dentro del GBA, Hong Kong, sede de varias de las 100 mejores universidades del mundo, tiene una clara ventaja comparativa en investigación básica. Mientras tanto, Shenzhen, Dongguan, Foshan y otras ciudades de GBA tienen una gran capacidad de investigación y desarrollo innovador orientado al mercado, así como de fabricación. La mejora de la conectividad dentro del GBA apoyará la innovación en cada segmento de la cadena de suministro, lo que puede dar lugar a productos que pueden venderse a los 1.400 millones de consumidores de China y adaptarse a los mercados mundiales.

La amenaza de una guerra comercial puede no ser una buena noticia para China, pero no derrumbará la economía. El verdadero desafío al que se enfrenta China es aprovechar los grupos urbanos dinámicos como el GBA no sólo para generar crecimiento, sino también para abordar problemas estructurales como la desigualdad y el exceso de capacidad de manera sostenible desde el punto de vista financiero y ambiental.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado