Opinión

La reforma laboral, a ojos del trabajador

Que la reforma laboral, largamente negociada, haya contado con el ansiado consenso de Gobierno, patronal y sindicatos es, ya de por sí, una buena noticia. Pero, ¿qué opinan los trabajadores españoles sobre la reforma laboral?

Desde Infojobs hemos preguntado a la población activa española sobre los principales aspectos de la reforma laboral y la conclusión más relevante es que existe mucho desconocimiento acerca del contenido de dicho real decreto ley. De hecho, la mitad de la población ocupada y desocupada afirma estar poco informada sobre el tema. Sin embargo, el segmento de edad que declara ser más conocedor del contenido son, por sorpresa o no, los más jóvenes; aquellos que tienen entre 16 y 24 años.

La verdad es que no debería extrañarnos, ya que son varias las medidas de la reforma que pueden ser determinantes para su presente y su futuro como trabajadores. Las cuestiones en relación a la temporalidad son, sin duda, de las principales.

El final de los contratos de obra y servicio y las limitaciones a los temporales -ya sean por circunstancias de producción o por sustitución- pretenden reducir el endémico problema de la dualidad del mercado laboral español. Las medidas para reducir la temporalidad son, con diferencia, las mejor acogidas por parte de la población.

De hecho, según nuestro informe, el 77% de los encuestados que afirma estar informado sobre el tema, ve con buenos ojos que se penalice a las empresas que abusen de la rotación de los trabajadores temporales. Además, el 62,5% apoya que se regule la contratación indefinida para las Empresas de Trabajo Temporal (ETT); y el 62% está a favor de que se limite a un 15% los contratos temporales en su plantilla, en sectores específicos.

Los convenios son otro de los aspectos clave. La Reforma establece que los convenios colectivos seguirán en vigor mientras duren las negociaciones para la firma del siguiente acuerdo. Hasta ahora vencían si al cabo de un año de su denuncia no se había firmado uno nuevo. Los convenios sectoriales primarán sobre los de empresa únicamente en lo relativo a salarios base y complementos.

¿Y en cuanto a los Erte? La herramienta, que se ha mostrado eficaz para el mantenimiento del empleo en situaciones complicadas como la actual pandemia, se refuerza para cubrir a las empresas en apuros económicos e incluso para desplegarse de forma amplia (como durante los dos últimos años) para toda la actividad económica o sectores concretos. En todo caso, se vincularán a acciones formativas del personal contratado. La fórmula de los Erte destaca por su alta aceptación entre los segmentos más adultos: 62% en el caso de los encuestados de entre 45 y 54 años y 63% entre los que tienen de 55 a 65.

Una cuarta cuestión que resulta fundamental es la que hace referencia a los contratos de formación. Con la Reforma, se modifican las tipologías actuales para acercar más su uso al momento de finalización de los estudios por parte del trabajador, incluyendo además nuevas limitaciones en cuanto a duración del contrato y de la jornada laboral.

De las muchas medidas aprobadas, únicamente las cuestiones relativas a la temporalidad tendrán una incidencia significativa en el mercado laboral español. Pero la variedad de escenarios en que podrá seguir recurriéndose a la contratación temporal deja mucho margen de maniobra a las empresas. Seamos claros: solo la implicación de las propias compañías en reducir la temporalidad y una mayor vigilancia por parte de la inspección podrán lograr este objetivo.

Quizá es este el motivo por el que un 31% de la población activa considera que aumentarán los pagos en B, mientras que un 48% cree que la reforma laboral reducirá el uso fraudulento de determinados contratos. Una vez más: un compromiso firme y real de las empresas ante este nuevo escenario será clave.

En 2021, solo el 7% de los contratos iniciales firmados fueron indefinidos. Si las limitaciones a los contratos temporales y las facilidades de flexibilidad de los nuevos Erte logran incrementar significativamente ese porcentaje en 2022, podría darse por iniciada la senda para enmendar un problema estructural como es la dualidad del mercado laboral español. Ese es el reto.

comentarios10WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 10

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

vio
A Favor
En Contra

España es uno de los países que hace más hincapié en despreciar a los empresarios. De hecho, es una palabra claramente peyorativa. Casi un insulto. Dado que parece según la articulista que la reforma laboral es positiva, debería haber preguntado si alguno de los encuestados quiere ser empresario de Pyme, no empleado de Pyme. Todo el mundo quiere ser funcionario o lo más parecido que pueda, a costa de los empresarios. Ninguna empresa es definitiva. Nacen, crecen, y pueden morir. Pueden cerrar por cualquier motivo en cualquier momento. En esos casos, al empresario que le den y que le vaya bonito. Yo quiero ser un empresario fijo del estado con plaza en propiedad. Y mi empresa también. Los empresarios de Pymes también tenemos ojos.

Puntuación 22
#1
yomismo
A Favor
En Contra

Pero que dices tu cuñado, ya sabemos que los empresarios son unos grandes sufridores, que todo son sacrificios y que le gustaría ser funcionarios y tener empleo fijo, eso si lo del sueldo ya no les gustaría tanto, con mil y poco euros apenas les daría para comprar un utilitario, y no lo es lo mismo que el BMW serie 5.

Puntuación -10
#2
VIO
A Favor
En Contra

Al #2-yomismo. Una manera demagógica marxista comunista de acabar con el paro es hacer a todos funcionarios. De un plumazo se acaba el paro. Al menos teóricamente. Otra manera también demagógica de acabar con el déficit publico podría ser reducir el sueldo de todos aquellos ciudadanos que cobran del estado, entiéndase funcionarios, jubilados, migrantes y parados, a la mitad. No hay duda que sería un gran alivio para las arcas del estado, pero el gobierno marxista comunista no se atreve a hacerlo porque directamente se iría a la calle. Acabar con la temporalidad simplemente obligando a las Pymes a hacer fijos a sus empleados, además de acosarlas continuamente con impuestos de todo tipo, es una medida también demagógica de resolver este grave problema social. A parte de que no todas las organizaciones empresariales han apoyado esta medida. La única que lo ha hecho ha sido bajo chantaje de hacer una reforma laboral todavía más disparatada. ¿Quién va a querer ser empresario? Acaso tú, “yomismo”, querrías serlo. Te faltan arrestos y capacidad. Nadie con sentido común. En Estados Unidos hay pleno empleo con plena libertad de crear una empresa y de cerrarla si va mal. Si cierran, sus empresarios no tiene que arruinarse pagando cantidades exageradas de indemnización a sus trabajadores por haberles sacado del paro y haberles enrolado en un proyecto económico común. Hay que favorecer el desarrollo de empresas y ellas acabaran con el problema del paro estructural que padecemos. Cuando más trabas se pongan a su creación y desarrollo, más paro habrá. En resumen, todo gobierno que desprecia a sus empresarios solo le queda la opción de tener paro o funcionarios.

Puntuación 12
#3
forrest gump
A Favor
En Contra

Doña Mónica;

El contrato "fijo" es tan perjudicial para el empresario como para el trabajador.

Para el empresario por que le limita la capacidad de maniobra, adaptarse al mercado que suele fluctuar a velocidades endiabladas, un barco sin capacidad de maniobra el mas pequeño temporal lo puede echar a pique

Pero si para el empresario es malo para el trabajador no lo es menos, les genera una falsa sensación de seguridad, se suelen hipotecar lo que los convierte en esclavos de por vida y lo que es peor, cuando después de 20 años en la misma empresa esta cierra están totalmente desconectados del mundo real, aunque viajes en camarote de lujo cuando el barco se hunde todos terminan nadando

Puntuación 10
#4
yomismo
A Favor
En Contra

Algun empresario es como una nenaza, todo el dia llorando por los sacrificios que tiene que hacer para pagar los prestamos de la empresa, los sueldos de los empleados, el chalet de la sierra, el BMW serie 5, los colegios privados de los niños, y los caprichos de la amante.

Puntuación -10
#5
forrest gump
A Favor
En Contra

Doña Mónica;

El contrato "fijo" es tan perjudicial para el empresario como pera el trabajador.

Para el empresario en una economía con fluctuaciones tan rápidas le limita la capacidad de adaptarse y al menor temporal viene el naufragio

Al trabajador le genera una falsa sensación de seguridad que le permite hipotecarse de por vida, convirtiéndose en esclavo y lo peor viene cuando después de 20 años en la misma empresa esta cierra encontrándose sin trabajo y totalmente desconectado del mercado laboral

Puntuación 2
#6
Usuario validado en elEconomista.es
andyboo
A Favor
En Contra

Lo único fijo que hay es que te toque el euro millones al pleno y te den 130.000.000 millones de euros y nada de montar empresa, irte a vivir a un país tropical.

Todo lo demás no me creo nada, actualmente no hay fijo ni quien esta fijo, te pueden echar cuando quieran te den mas o menos por despido, los únicos que chupan muy bien son los cientos de politicos que sin dar palo al agua cobran millonadas en pocos años.

Puntuación 13
#7
Teo
A Favor
En Contra

Es una quimera...el problema del mercado laboral en España no es la temporalidad sino el PARO......Recordemos el sector con mas temporalidad es el deficitario y endeudado SECTOR PÚBLICO.

Cuando suban los tipos no van a tener más remedio de dejar de contratar más y más funcionarios cómo están haciendo y verán lo mala que esta reforma laboral cuando el castigado SECTOR PRIVADO no pueda contratar por los disparados costes laborales (Costes laborales no es lo mismo que salarios, los primeros son muchos más altos)

Puntuación 6
#8
hp
A Favor
En Contra

La temporalidad depende de las condiciones, ahora desean temporalidad porque el estado ha dado medio billon a los empresarios asesinos y cumplen. VIVA ETA.

Puntuación -6
#9
Misma legislacion para una micro pyme que para una multinacional
A Favor
En Contra

El problema de nuestra legislación laboral es que es la misma para el autonomo que tiene un bar con dos camareros en un barrio obrero, que para una multinacional que gana miles de millone de €, en ambos casos son patronal. Pretender bajar la temporalidad en empresas pequeñas con pequeños margenes de beneficios, es una quimera, donde no hay nada se puede sacar. Ahora los camareros serán fijos por ley, pero serán despedidos al cabo de X tiempo para evitar que la indemnización por despido se acumule. Alguien puede pensar que el propietario de un bar normal puede pagar 20.000€ de despido cuando tu negocio te va mal?, habrá que buscar una solución satisfactoria para ambas partes pero que la antiguedad no sea una carga para el empresario pequeño si las cosas salen mal.

Puntuación 3
#10