Opinión

Renovables, aquí y ahora

El momento de apostar por las renovables

Son momentos complejos cuando hablamos de cambio climático, sin duda. Todos tenemos sentimientos contradictorios con el tema, por una parte vemos como la Cumbre Climática de Glasgow no ha cumplido las expectativas que habíamos depositado en ella. Si miramos con detalle podemos encontrar cosas bastante positivas: los compromisos se han realizado sobre la premisa de no subir por encima de 1,5ºC, como dice la ciencia, y no sobre 2ºC, como querían algunos intereses; los acuerdos sobre forestación, reducción de las emisiones de metano, el mayor compromiso de las grandes corporaciones, los cambios hacia positivo de China y USA… son aspectos muy positivos. Pero yo me quiero quedar con cuatro aspectos como son, el papel a la cabeza de Europa y de España, el valor cada vez más importante de la sociedad y su compromiso, la fuerza que se reclama a la descarbonización y el apoyo a las energías de origen renovable y limpio. Los aspectos negativos los resumiría en la falta de atrevimiento y compromiso mundial. Cuando se buscan acuerdos de todos de forma unánime, se acaba priorizando a la baja el acuerdo por encima de los retos reales, pero eso es otra película.

En España tenemos un debate interesante. El nivel de implantación de energía de procedencia renovable y limpia empieza a ser muy alto, en el entorno del 40% del total de fuentes energéticas. Son sistemas energéticos rentables, eficientes y muy beneficiosos para el país, además de las ventajas incuestionables en materia ambiental, nos proporcionan oportunidades de desarrollo socioeconómico, reducen la dependencia energética de otros países y generan industria, conocimiento y empleo nacional. Por fin podemos decir que en el país del sol, el agua y el viento aprovechamos estos para generar energía. Dadas estas condiciones, añadiendo las orientaciones del país y de todo el continente hacia una transición energética se comienzan a presentar propuestas por todas partes para crear plantas y parques renovables. No quiere decir que todos salgan adelante, pero ahora mismo el mapa de proyectos es tremendo. Las administraciones deberán definir más los objetivos energéticos, los espacios factibles y los requisitos de aceptación de todos estos proyectos. Se deben separar los proyectos de interés cierto y bien planteados, de los proyectos meramente especulativos y dirigidos a vender al mejor postor y ganar dinero.

Al tiempo, surgen movimientos que no pudiendo estar en contra de las renovables, si marcan en general su oposición al lugar donde se emplacen estas. Suelen estos movimientos unirse con lemas del tipo "renovables si, pero no aquí". Si tratamos de conocer sus argumentos hay una parte que es comprensible y todos estaríamos de acuerdo: se debe dialogar con los municipios y, especialmente, los habitantes del lugar donde se quiere implantar esas instalaciones, se debe compensar y cuidar la biodiversidad del lugar y no debe ser un elemento que afecte, todo lo contrario, al desarrollo económico local. Estamos de acuerdo, por supuesto.

Pero la parte que se hace difícil de entender es la referida a la ubicación. Tenemos un modelo en el que algunos quieren poner instalaciones donde sea y cuantas más mejor y otros que niegan cualquier emplazamiento. Ya tenemos conflicto, o el todo o la nada.

Llevo muchos años, cuestión de edad, sensibilizado y trabajando de forma activa por un planeta mejor y una sociedad más sostenible, haciendo pequeñas aportaciones desde el asociacionismo, activismo, la divulgación e incluso la política. Si este debate lo hubiésemos tenido hace treinta años, sería interesante y requeriría tiempo para reflexionar, debatir y buscar pausadamente la mejor forma. Pero, lo digo de forma clara, si el tiempo para actuar ante la emergencia climática es muy poco y las consecuencias de no actuar o tardar en hacerlo pueden ser catastróficas, no estamos para perder el tiempo. Ya es tarde. Yo quiero más renovables, donde se pueda y de forma inmediata. Podemos dialogar sobre el proyecto, con los ciudadanos y separando los proyectos serios de los meramente especulativos, pero debemos actuar con altura de miras, pensando en el peligro causado por el cambio climático para el planeta, sus habitantes, su riqueza natural y biodiversidad y por eso el momento nos pide renovables por "tierra, mar y aire".

Llegamos tarde al debate de salón. Es el momento de actuar juntos, no de mirar el patio de mis casa.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Derry
A Favor
En Contra

Vaya bodrio de articulillo del divulgador.

Puntuación 0
#1