Opinión

La desconfianza que IFM alimenta

Sospechas de que IFM realmente busca cambiar la hoja de ruta de Naturgy

Hoy termina el plazo de aceptación de la opa parcial de IFM sobre Naturgy, un plazo en el que el fondo australiano protagonizó todo un viraje en cuanto a sus intenciones sobre la empresa española.

El propósito inicial de convertirse en un accionista con vocación larga permanencia que evitaría inmiscuirse en la gestión queda en palabras vanas. Es imposible conciliar ese discurso con las pretensiones de IFM de recortar el dividendo de Naturgy o contar con dos representantes en el consejo de administración, lo que permitiría bloquear decisiones con el apoyo de los consejeros de GIP o CVC. IFM no sólo muestra así una flagrante incoherencia. Además, alimenta las sospechas de que su intención real es llegar a acuerdos con los otros fondos y cambiar la hoja de ruta de Naturgy.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.