Opinión

Automatización logística e industrial: repensando la cadena de suministro

La automatización es clave para facilitar que las compañías apuesten por la proximidad en el ámbito logístico

En las tres últimas décadas, los productos fabricados en Asia, Europa del Este y Sudamérica han vestido nuestros armarios, equipado nuestros vehículos y revolucionado PCs y teléfonos. Los bajos costes de producción han hecho estos bienes accesibles para más personas.

Pero este modelo ha alcanzado su tope. Mientras se reduce la mano de obra de bajo coste en países lejanos, aumenta la demanda de productos de consumo más cercanos, personalizados y sostenibles en los países del norte, cuya población se ubica sobre todo en las ciudades.

El impacto en empleos locales y en el medioambiente, y los retrasos en la distribución de productos internacionales –agravados por la pandemia- contribuyen a redefinir el modelo de producción que tiende hacia la relocalización bajo la máxima 'think global, act local'.

Tecnologías para el cambio

Este nuevo paradigma de consumo presenta enormes oportunidades para que las empresas tengan éxito en una economía localizada. La clave está en un modelo de fabricación y distribución ágil y flexible, con instalaciones situadas más cerca de los clientes.

La automatización es el pilar fundamental para el cambio de modelo. Tecnologías como robótica, Inteligencia Artificial y Big Data facilitan no sólo la localización en la producción, sino también la innovación, a menores costes y con mayor eficiencia.

La proximidad geográfica a los clientes también significa una mayor adecuación a sus gustos y preferencias. La industria 4.0 puede responder a la fabricación bajo demanda con innovaciones como realidad aumentada e impresión 3D sin disparar los costes de producción.

Repensando la cadena de suministro

La relocalización implica también cambios en la cadena de suministro, especialmente en el sector de logística y transporte. La personalización de productos y el crecimiento imparable del e-Commerce requieren centros logísticos con ubicaciones estratégicas, modelos de outsourcing flexibles y acuerdos colaborativos para las entregas en la última milla.

Por su parte, la automatización de procesos en el sector logístico permite optimizar costes y ofrecer servicios a medida para fabricantes, tiendas físicas y mercados online. Los sistemas de control, maquinaria y software mejoran enormemente la manipulación y el movimiento de mercancías, mientras vehículos más eficientes reducen las emisiones de CO2.

Seguridad y ventaja competitiva

En la nueva era de la relocalización, la automatización inteligente permitirá a las empresas fabricar más cerca de sus clientes, personalizar la oferta y ofrecer una distribución omnicanal con opciones de entrega más flexibles que reduzcan la huella de carbono.

Unas cadenas de suministro más localizadas - especialmente en los sectores de bienes esenciales como alimentación y sanidad - también proporcionan seguridad a gobiernos y empresas, aumentando la capacidad de recuperación en tiempos de incertidumbre mundial.

Para facilitar la transición, las compañías logísticas deben apostar por la proximidad, la automatización de almacenes y procesos, y flotas de transporte más ecológicas. En definitiva, soluciones que aportan valor a la cadena de suministro y hacen de la logística una ventaja competitiva y sostenible para pensar en global con la mente local.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin