Opinión

La pérdida de competitividad de Europa

Europa necesita subirse al carro de la tecnología digital

Decía recientemente Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft, quien con "su nube" le ha dado un renovado impulso a la compañía presidida por Bill Gates, que "la Unión Europea necesita analizar su competitividad". Nada más lejos de la realidad. Días atrás comentábamos que Europa adolece una pérdida de fuelle que la ha convertido en el tercero en discordia, cediendo todo el protagonismo económico y financiero a Estados Unidos y China que libran su pulso particular. No era simplemente cuestión de déficit comercial la razón por la que Donald Trump arremetía contra China, clavándole más aranceles. El meollo nuclear del conflicto entre estadounidenses y chinos está originado por el progreso tecnológico de estos últimos que ya no se limitan a componer y montar los artilugios tecnológicos norteamericanos, sino que han sido capaces de desarrollar unos contextos tecnológicos singulares, compitiendo de tú a tú con Estados Unidos y marcando el paso en las redes 5G. La posición predominante de Huawei, por ejemplo, confirma recelos occidentales y que desde Estados Unidos, con apoyo disimulado de Europa al ser China un socio comercial clave, se auspicie a otros operadores, como Nokia y Ericsson, con la asistencia de la coreana Samsung.

El PIB de Estados Unidos en 2020 se cifró en 18.330.065 millones de euros. El de China en 12.901.904 millones. Las distancias entre ambos gigantes se van recortando. Y en lo tocante a exportaciones, China alcanzó, en un año malo como 2020, 2.268.535,5 millones de euros, prácticamente doblando las de Estados Unidos, 1.253.404,3 millones. En la fuerza comercial de China no solo influye el peso de su industria manufacturera, sino su vertiente tecnológica.

La UE está a verlas venir en tecnología digital, que es lo que mueve la actividad económica

En el año 2000 las seis grandes compañías mundiales por capitalización bursátil eran, por este orden, General Electric, Cisco, Exxon Mobil, Pfizer, Microsoft y Wal Mart. En 2006, el ranking lo encabezaba la petrolera, o energética, Exxon Mobil; seguida de General Electric, sector industrial en estado puro; Microsoft, la tecnológica por la que pasan los años y, sin embargo, exhibe lozanía en la cúspide; Citigroup, representando al sector financiero; y las petroleras, o energéticas, europeas la británica British Petroleum y la anglo-holandesa Royal Dutch Shell. Europa, por tanto, contaba con dos grandes empresas en ese podio de privilegio.

El tiempo corre. Nos situamos en 2020. Apple, tecnológica por antonomasia, marca el paso bursátil. A continuación, la saudí Aramco, petrolera. Y, después, los otros gigantes estadounidenses del sector tecnológico: Microsoft, Amazon, Alphabet, y Facebook. Por detrás de éstas asoman la tecnológica china Tencent, Tesla, la también china Alibaba, cómo no Berkshire Hathaway con Warren Buffet y Charlie Munger al frente, la coreana Samsung, la taiwanesa TSMC a las que siguen genuinas compañías estadounidenses: Visa, Johnson & Johnson, WalMart, JP Morgan, Mastercard, se intercala la china Kweichow Mountai, la estadounidense Procter & Gamble, la suiza Nestlé y cerrando el cuadro de honor de las 22 grandes compañías mundiales por capitalización bursátil otras dos empresas "made in USA": Unitedhealth Group y The Walt Disney, en lo que constituye su regreso a los lugares de honor bursátiles.

El Viejo Continente adolece una pérdida de fuelle que la ha convertido en el tercero en discordia

Entre esas 22 empresas que encarnan la flor y nata, ninguna perteneciente a la Unión Europea. ¿Qué ha sido de la hegemonía europea? ¿Dónde está el poderío germánico? ¿Qué fue de la influencia británica? ¿Por dónde anda el glamur francés? ¿Qué hay del estilo italiano? ¿Y la furia española? Para encontrar a sendos representantes franceses, como LVMH y L´Oreal, una holandesa, ASML, y otras dos compañías farmacéuticas suizas, Roche y Novartis, hay que buscar entre las 50 grandes empresas por capitalización bursátil en 2020.

Decididamente, Satya Nadella habla con conocimiento de causa. La actividad económica hoy se mueve según los latidos tecnológicos. Y en Europa no acabamos de reaccionar. Quizás porque ya están bien las cosas como están y para qué diantre cambiarlas. Empero, la tecnología digital es herramienta clave. Y en Estados Unidos y China lo saben. ¿Qué tal por acá, por el Viejo Continente? Acaso, a verlas venir…

comentarios11WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 11

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Barrunta Ranchos
A Favor
En Contra

La UE, con España a la cabeza, es una área de pensionistas y funcionarios, todo lo contrario a la innovación, el riesgo, IA, etc., etc. Y Bruselas es un inmenso Don Tancredo que no nos podemos permitir.

Puntuación 48
#1
VIO
A Favor
En Contra

El exceso de burocracia y el continuo acoso a las empresas, que no se consideran fuente te trabajo, riqueza y de actividad económica, sino vacas a las que explotar con impuestos conduce a lo que usted escribe: Europa cada día pierde competitividad. Nuestras universidades más que jóvenes emprendedores forman funcionarios cautelosos. Sólo podemos añadir una cosa, menos mal que nos queda el turismo.

Puntuación 34
#2
forrest gump
A Favor
En Contra

En una economía local basta con que seas competitivo a nivel local, en una economía a nivel nacional basta con que seas competitivo a nivel nacional, PERO en una economía globalizada solo puedes sobrevivir si eres competitivo a nivel global.

Cuanto mas tiempo tardemos en entenderlo mas duro sera para todos

Puntuación 16
#3
A Favor
En Contra

La UE lo único que sabe hacer es regular y prohibir, es decir enemiga de la innovación tecnológica y científica. Mucho poder para los burócratas de Bruselas a cambio de mandarnos a la edad de piedra tecnológica al resto.

Inglaterra ha hecho muy bien saliéndose del Gulag europeo. Los números ya empiezan a darle la razón.

Puntuación 19
#4
Jose
A Favor
En Contra

1# y 2# España no es sólo un país de funcionarios. Es un país de funcionarios, sindicatos, ongetas y políticos que creen les pertenece en derecho SU "bienestar" y que, desde el mismo y con la barriga llena, exigen con su conducta y voto que se haga extensible a todos sus amigos, parientes, y a África entera, pero no haciendo llegar ayuda allí, sino pagando a nuevos funcionarios de todos los ámbitos a coste español y en tierra patria en un círculo de obscena transferencia de rentas directa a la ruina. España es un pozo sin fondo de fanatismo infinanciable que ya está quebrada, pero que, en su ignorancia y lavado de cerebro, ni siquiera se ha enterado y es más fanática de su ideario que el primer día. Goebbels trabajó a plena dedicación 10 años hasta consumarse el desastre. En esta tierra se lleva 44 años a pleno rendimiento de maquinaria propagandística. Alemania vivía convencida de que su raza era superior. España vive convencida de que el bienestar ficticio que se pretende autootorgar con el dinero de otros es un derecho propio e inalienable. Este país va a terminar muy mal. Porque, repito, no hablamos solamente de quiebra económica, ya de por sí una verdadera tragedia. Sino de quiebra económica que ingenuamente y, desde un proceso de absurdo voluntarismo dirigido al autoconvencimiento, pretendemos obviar, o asumir que lo afrontará desde la calma, una sociedad fanática, egoísta y ruin. Europa está débil, muy débil. Y en esa Europa débil hay un descomunal tumor maligno en su zona sur, de muy imprevisibles consecuencias, y que está siendo objeto de la mayor de las negligencias médico-políticas que pueda cometerse,...si de verdad pretende salvarse al paciente-unión. Quizás se quiera que caiga Europa, como pudo caer la libra. Si no es así, ya algo tarde van.

Puntuación 27
#5
Y es solo el principio
A Favor
En Contra

Pues si flipas ahora, esperáte a que el BLOCKCHAIN haga acto de protagonismo. China y EEUU se pondran mucho más arriba y nosotros... pues como ahora, en la mierda

Puntuación 14
#6
ADAM ES-SITH
A Favor
En Contra

¡Como no vamos a ir, cada vez más, como los cangrejos.!

Si nos pasamos el día leyendo nuevas disposiciones que te cargan cada vez con más burocracia.

Si antes de empezar a producir cualquier bien, o prestar cualquier servicio, tienes que cubrirte las espaldas, para no tener problemas, con las infinitas normas comunitarias; las nacionales, las autonómicas y las locales.

Y encima son normas cambiantes.

Ya me dirás cuando sacas tiempo para empezar a producir algo. Y los costes indirectos que va a tener lo que produzcas (asesores, abogados, administrativos, etc...).

Una locura.

Puntuación 13
#7
Ae
A Favor
En Contra

EURSSropa tiene lo que merece: una dictadura comunista dirigida por el sóviet de Bruselas.

Puntuación 8
#8
Super yo
A Favor
En Contra

Coincido con todos los comentarios pero nuestra forma de pensar especialmente en España jamas podra competir con los norteamericanos

Es mas recomiendo a todos mis amigos ( a sus hijos) q el peor trabajo de en la administración es mejor q cualquier otro en la privada

Montar un negocio en España es una sucesion de problemas con la administración aparte de caro aqui solo hay leyes en contra e impuestos para mantenera a vagos y por supuesto el bienestar del Estado que no el Estado de bienestar

Puntuación 10
#9
Usuario validado en Google+
D Villamil
A Favor
En Contra

Yo comparo muchas veces Europa, entera ,con mi región de origen: Asturias. Podrá matizarse mucho, vale, pero es que quien vio Asturias y quien la ve ahora...ah y de cvlo y sin frenos.

Y claro, el virus ya ha sido la puntilla, la enzima que desencadena espectacularmente el proceso hasta ahora uniformemente acelerado de decadencia, de "reconversión"de Europa en lo que es ya Asturias ...un parque temático

Puntuación 4
#10
Intruso
A Favor
En Contra

La pérdida de competitividad de Europa es principalmente por el bajo coste de los salarios chinos, no por el factor tecnológico. El mundialismo ha propiciado el dumping de China y las deslocalizaciones de empresas de Europa a China facilitando a China el Know How de Europa a China, estos son los factores clave de la pérdida de competitividad de Europa e incluso de USA con respecto a China. Si se hubiesen puesto aranceles a China, no se habrían producido deslocalizaciones ni proporcionado el Know How a China, entonces, se vería que el factor tecnológico incide poco en la pérdida de competitividad de Europa...es el mundialismo, no la tecnología lo que ha provocado la pérdida de competitividad de Europa y USA.

Puntuación 0
#11