Opinión

El dueño del cotarro

El presidente Pedro Sánchez

La vuelta de Pedro Sánchez a la Secretaría general del Partido Socialista tras la defenestración perpetrada contra él por esta genio de la política llamada Susana Díaz supuso la destrucción de cualquier representación interna. En efecto, poco después del éxito en las primarias, Sánchez convocó el 39 congreso (junio de 2017) que trajo consigo la destrucción del sistema interno, no tanto por el texto aprobado en aquel congreso sino, sobre todo, a través del Reglamento federal aprobado en comité federal del 17 de febrero de 2018. Lo que allí se decidió fue que en el nuevo PSOE sólo existirían el líder elegido en primarias, es decir, mediante un sistema plebiscitario, y las bases, a las que creo conocer bastante bien: sectarios y chupópteros a partes iguales. El reglamento también puso de manifiesto el poder de Ferraz sobre las federaciones.

Aquella normativa interna que, a lo largo de 558 artículos y 184 páginas, describía hasta el mínimo detalle el nuevo modelo de partido que había soñado Pedro Sánchez, fue ratificada por unanimidad por el comité federal del PSOE, con sus miembros en pie y entre aplausos. Las nuevas reglas del juego otorgaban más poder al secretario general y a las bases, pero los barones y el mismísimo comité federal prácticamente desaparecían como órganos de debate y de control. Para más inri, aquellas decisiones plebiscitarias (es decir, antidemocráticas) le permitieron al líder presumir de que "el PSOE será el partido más democrático, participativo y paritario del país". Se convertirá en "el PSOE de la militancia", y un PSOE "cercano a sus militantes es un PSOE cercano a sus votantes", se jactó ante el máximo órgano del partido. Pero es que los votantes del PSOE se parecen a sus militantes tanto como un huevo se parece a una castaña. Es decir, nada. Si se hiciera un análisis sociológico o ideológico de uno y otro colectivo se vería que los militantes son mucho más sectarios y menos trabajadores que los votantes. En otras palabras, que la militancia de los partidos (y no sólo la del PSOE) no representa ni social ni ideológicamente a sus votantes.

Pero no todos estaban de acuerdo. En la reunión de aquel sábado se ausentaron varios presidentes autonómicos -Susana Díaz (Andalucía), Ximo Puig (Valencia) y Javier Fernández (Asturias)- y solo aguantó hasta la votación, al filo de las tres de la tarde, el extremeño Guillermo Fernández Vara, porque el aragonés Javier Lambán y el manchego Emiliano García-Page ya se habían marchado.

Pues bien, después de esta monumental cacicada Pedro Sánchez se dispone a seguir por esa vía. Y lo peor está por venir y llegará con el nuevo congreso, a celebrar el próximo octubre en Valencia. En él se pretende eliminar las posibles fuentes críticas. Como reseñaban hace unos días en El Confidencial los periodistas Fernando Garea y Ángel A. Giménez, "el PSOE será suyo, exclusivamente suyo". Y añadían:

"Ese pretendido partido del futuro tendrá una ejecutiva más corta, más profesionalizada, feminista y joven. No se espera que Adriana Lastra o José Luis Ábalos salgan de sus cargos. Para el presidente la lealtad es prioritaria".

Pues eso: todos firmes y saludando. Dicho de otra manera: o se va Sánchez o el PSOE muere.

comentarios8WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 8

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
gc1258
A Favor
En Contra

Es evidente que, en ningún partido, la militancia tiene nada que ver con los votantes. Solo los líderes que han sabido entenderlo han llegado a hacer historia. En el caso del PSOE fue Felipe Gonzalez, despues de el, la nada..

Puntuación 25
#1
yomismo
A Favor
En Contra

Si admitimos la tesis de que los militantes y los votantes viven en mundos paralelos, también se podría formular la hipótesis de los mundos divergentes de los dirigentes territoriales y los votantes. Resulta curioso que el autor del artículo crea que los militantes y los votantes son muy diferentes y sin embargo sostenga que es mejor que el partido lo dirijan los "barones", supongo que cree en que estos se parecen más al votante medio del PSOE.

Puntuación -1
#2
Qué razón tiene
A Favor
En Contra

Pero lo importante, como Vd sabe, no es el psoe, es España, que a este sanchinflas insensato sin escrúpulos le es igual.

Y se la está cargando y a qué paso...

Puntuación 24
#3
Facior
A Favor
En Contra

La política se ha convertido en el arte de falsificar la realidad con el lenguaje. La estrategia es muy antigua. Se crea una etiqueta que lo santifica todo y después se le cambia el significado. Por ejemplo, se dice que los ricos no entrarán en el cielo, se proclama ser pobre y luego se cambia el lenguaje siendo "pobre de espíritu", pero nadando en riquezas. Se proclama el feminismo y se puede actuar como macho alfa bajo la etiqueta del feminismo.

Hoy la manipulación del lenguaje es el arma más letal que existe por los medios de comunicación, redes sociales, etc. que lo diseminan como un virus. Hay que temer más a los manipuladores lenguaje que a la KGB o a la Gestapo.

Sin embargo, hay dos maneras de manipular el lenguaje: 1) Estrategia para manipular gente normal. 2) Estrategia para manipular a estúpidos.

La suposición de que si hablas para estúpidos tendrás mayoría, porque hay más estúpidos que gente inteligente, está fallando porque tan, tan ...tan estúpidos no hay. Cuando alguien supone que la mayoría son tan estúpidos, el manipulador lo es más y le salen mal las cuentas.

Puntuación 20
#4
AROUND THE WORLD
A Favor
En Contra

Si en algo destacan partidos políticos, mal llamados "democráticos", es por su absoluta falta de democracia interna.

De puertas afuera todos hacen loas al sistema democrático, que por otra parte es el que les permite sobrevivir (y a "los elegidos", por cierto, con bastante desahogo). Pero de puertas adentro los de la democracia interna ni se la ve ni se la espera.

Una vez alcanzada la cima lo que menos desea "el líder" es que haya alguien que le tosa y que pueda quitarle de en medio. Así que lo mejor es recortar al máximo posible la democracia interna; no vaya a ser que . . .

Y en esto no hay distinción ideológica. TODOS LOS PARTIDOS POLITICOS hacen exactamente lo mismo.

Aquí o en China.

Puntuación 25
#5
Mejor el dedazo
A Favor
En Contra

Está claro, donde haya un buen dedazo como el del señor Aznar, que se quiten estas tonterías de militantes. Se ahorra un montón de tramites, solo hay que hacerle la pelota al dirigente y caerle bien, el tipico mangoneo, manomeo y caciquismo de toda la vida. Es muy importante guardar las tradiciones patrias, arriba los de arriba.

Puntuación -21
#6
FELIX
A Favor
En Contra

El artículo trata sobre la democracia interna en el PSOE pero claro, siempre tiene que salir alguien y, en este caso, ponerse a disertar sobre el dedazo de Aznar.

Me recuerda aquel dicho : " De dónde vienes"-contestación- "Manzanas traigo". Pues eso, todo el mundo trata de mirar la paja en el ojo ajeno pero se niega a ver la viga en el propio.

Puntuación 11
#7
Usuario validado en elEconomista.es
Lacalagamur
A Favor
En Contra

Lo que dice Leguina es cierto, pero a los que pensamos que el PSOE es el cáncer de España, que tendría que haberse ilegalizado hace 140 años en cuanto se vio lo negativo que iba a ser y cuya trayectoria en esos 140 años ha sido la más vomitiva de un partido político en Europa Occidental con la excepción del NSPD (socialistas como ellos), nos da igual que sigan por esa senda de destrucción, a ver si así revientan de una vez y nos dejan en paz. Lo malo es que mientras se autodestruyen nos fastidian a los demás.

Puntuación 0
#8