Opinión

El auge del pago a través del móvil

Imparable ascenso de plataformas de pago como Bizum

Bizum se ha convertido ya en una historia de éxito en España. Como casi todos conocemos, se trata de una solución de pago por móvil que permite al usuario mucha flexibilidad, rapidez en las operaciones y fiabilidad. De hecho, ha conseguido calar en el lenguaje cotidiano ("enviar un bizum", "hacer un bizum",…). Los números hablan por sí solos: Bizum ha cerrado 2020 por encima de los 13 millones de usuarios, más del doble que en el ejercicio anterior, y con un ritmo de crecimiento superior a las 20.000 altas diarias; pero el crecimiento no se produce solo en el número de usuarios sino que tiene su reflejo en la cantidad de operaciones realizadas, que se triplicó en 2020 hasta llegar a manejar más de 10.000 millones de euros. Esto ha ocurrido por su facilidad de manejo, su inmediatez y por su flexibilidad.

¿Qué ha hecho que sea ahora cuando Bizum tiene semejante éxito? Hasta ahora tanto en España como en otros países había prevalecido el pago a través de medios convencionales por la desconfianza de los usuarios y el miedo a utilizar APPs de pago móvil o modelos digitales (wallets). De hecho, esta desconfianza es la que ha supuesto hasta ahora la principal barrera para la adopción de estas plataformas. La crisis del Covid19 nos ha enseñado varias cosas, y entre ellas destacan que no solo el teletrabajo funciona y es una manera de trabajar que muchas empresas ya tienen en cuenta, sino que el pago a través de plataformas como Bizum son alternativas seguras a la tradicional, sobre todo en épocas como la actual en la que estamos tomando medidas para reducir el contacto físico.

Pero el pago desde el móvil, no solo lo podemos hacer a través de Bizum, existen otros métodos, por ejemplo, por tweet o a través de Verse, una startup que está tratando de hacerse hueco en este sector. Tomando una visión más global, estas plataformas son ejemplos de lo que conocemos como sector Fintech, que es la contracción de las palabras "finanzas" y "tecnología"; este sector se orienta a la creación de productos financieros innovadores, y no solo está liderado por startups, sino que también hemos sido testigos de soluciones de alta innovación creadas por la banca considerada más tradicional. Desde hace unos cuantos años tenemos los ejemplos de Alipay, y Wechat en China, con un uso masivo por todos sus usuarios.

¿Qué nos depara el futuro? Todo hace pensar que estas plataformas van a seguir creciendo a muy buen ritmo y se marcan ya algunas tendencias adicionales: el uso cada vez mayor del móvil para realizar pagos y el aumento de la utilización de tarjetas bancarias sin números. También se impulsarán los llamados pagos invisibles, en los que no se necesita ningún tipo de interacción para realizar la transacción ya que a través de distintos dispositivos se van sumando los costes de las compras para cargarlos directamente en cuenta. Y por último están los sistemas biométricos sin contacto, a través de la huella dactilar o por medio del reconocimiento facial.

Todo ello hará que cada vez más los pagos digitales se encuentren presentes en nuestro día a día.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin