Opinión

Una regulación que frena el desarrollo del sector publicitario

El exceso de regulación frena el crecimiento de las empresas

El año 2020 está siendo muy complicado para muchos sectores de la economía española. El coronavirus, además de todas las vidas que se está llevando por delante, está causando enormes estragos en las empresas españolas. Una de las industrias más afectadas por esta crisis es la publicitaria y toda su cadena de valor – agencias de publicidad, centrales de medios, medios de comunicación y plataformas de contenidos- con caídas en los ingresos que en algunos casos llegan al 45% como es el caso de las televisiones o del 35% de las radios.

En este contexto tan crítico, el sector ha tenido que hacer frente también a la legislación recientemente aprobada por el Gobierno y liderada por el Ministro de Consumo, Alberto Garzón, que restringe la publicidad de las casas de apuestas limitándola a un horario de 1 a 5. Y ahora se enfrenta a una nueva amenaza con la futura Ley General de Comunicación Audiovisual, que transpone la Directiva Europea de Servicios de Comunicación Audiovisual y de la que ya existe un primer borrador de texto que ahora está en fase de consulta. Se trata de un proyecto normativo que resulta muy lesivo para el sector, especialmente para las radios.

España pierde la ocasión de crear marcos regulatorios que favorezcan el crecimiento

Y es que el borrador presentado por el Gobierno prohíbe que las radios puedan emitir publicidad de alcohol superior a 20 grados y restringe las de inferior graduación a un horario de 8 de la tarde a las 6 de la mañana.

Estas dos legislaciones, tanto la de las apuestas como la futura ley de comunicación audiovisual, son una muestra más de cómo en España la regulación, en lugar de favorecer el crecimiento económico al tiempo que protegen el interés común, en muchas ocasiones un lastre para el desarrollo de las empresas. Todo lo contrario a la Smart Regulation o Regulación Inteligente que defiende la Comisión Europeo.

Una vez más, España está perdiendo la ocasión de construir marcos regulatorios estables y que favorezcan el desarrollo económico de nuestro país. Como explicamos en nuestro último informe "Medios, publicidad y regulación: hacia un paradigma del siglo XXI", el Gobierno tiene una oportunidad de oro con el anteproyecto de Ley de Comunicación Audiovisual para adaptar su marco legislativo a la realidad actual y favorecer el crecimiento económico del sector publicitario para dejar atrás la crisis provocada por el COVID-19.

Para ello, se debe apostar por una regulación más flexible y menos intervencionista, que permita un mayor grado de autorregulación del sector para proteger al menor. La prohibición tal y como está regulado el texto no va a conseguir que los menores reciban publicidad de alcohol, porque el porcentaje de menores que escuchan las radios generalistas es ínfimo, y, por otro, es un duro golpe para las empresas radiofónicas duramente castigadas por el coronavirus.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin