Opinión

La Corona, un activo económico

Actos internacionales como el protagonizado en la imagen por el Rey Felipe VI benefician a la economía española.

La actual legislatura presencia los intentos más evidentes hasta el momento de desprestigiar la Monarquía española. La semana pasada fue pródiga en ejemplos. En cuestión de días Felipe VI no sólo fue objeto de un escandaloso relegamiento, al impedirle el Gobierno asistir a la entrega de los despachos a los jueces en Barcelona.

Además, dos altos cargos de ese mismo Ejecutivo (el vicepresidente Pablo Iglesias y el ministro Alberto Garzón) se permitieron convertirlo en blanco de ataques directos, con una acusación, tan infundada como grave, de partidismo. Hechos como los relatados dañan en primer lugar al sistema institucional sobre el que se asienta el Estado de Derecho español pero sus efectos van mucho más allá. La economía también saldrá damnificada. Podemos y otras fuerzas afines se complacen en asociaciones simplistas que relacionan la Monarquía con un modelo en extinción y con el atraso económico y político. La realidad los desmiente sólo apelando al hecho de que países como Reino Unido, Suecia u Holanda continúan siendo referentes mundiales de desarrollo. Con todo, basta el ejemplo de la labor que Felipe VI desempeña desde que era Príncipe de Asturias para valorar su rol en la internacionalización de nuestras empresas. Ya como heredero al Trono encabezó todas las delegaciones españolas de empresarios, políticos y personalidades de la cultura para abrir nuevos mercados. Fue en 2014 cuando tomó el testigo de su padre y desde entonces destaca como primer embajador económico, y así lo reconocen unánimemente las patronales y las principales empresas.

La asociación interesada de Monarquía con anacronismo y atraso se ve refutada por la realidad española y exterior

Negar esta importante función a la Monarquía equivale a ignorar intencionadamente cómo fue posible el desarrollo de nuestro país en las últimas décadas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.