Opinión

Impunidad que aún protege la 'okupación'

Dolores Delgado, fiscal General del Estado

La orden específica contra la okupación de inmuebles que ha elaborado la Fiscalía General del Estado defrauda precisamente en el que es su punto más importante: permitir un mayor uso de los desalojos cautelares dictados por los jueces.

La Fiscalía impide el recurso a los desahucios rápidos cuando la vivienda afectada parezca no estar en uso. Miles de inmuebles, sobre todo los que pertenecen a bancos y fondos, se ven así desamparados en la nueva normativa. Su protección no debería depender de una condición tan vaga y difícil de calibrar como la mayor o menor utilidad que se obtiene de un activo de este tipo. La existencia de un legítimo propietario es el criterio que tiene que ser decisivo. De lo contrario, los okupas seguirán actuando con impunidad.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.