Opinión

Ideología y mentiras

Las economías asiáticas son las más peligrosas para el clima por su dependencia de las energías fósiles

La ideología es un a priori anticientífico y peligrosa su aplicación política. Los partidos, desde hace mucho tiempo, se han visto invadidos por las ideologías, antes religiosas o sociales y ahora identitarias. El nacionalismo, el ecologismo radical y el feminismo de tipo me too son ejemplos de esa invasión a la cual pocos están dispuestos a enfrentarse. Me refiero, por ejemplo, a las feministas tradicionales, que son incapaces de denunciar las barbaridades de las radicales.

Otro ejemplo: la ley que se anuncia en España sobre la "emergencia climática", que es otro disparate ideológico. El proyecto de esa ley reconoce que se ha producido un calentamiento de aproximadamente un grado "desde la era preindustrial (¡solo un grado en más de un siglo!). Pero ese incremento no muestra correlación alguna con las emisiones de CO2: la temperatura aumentó entre 1900 y 1940, cuando las emisiones eran aún muy bajas; descendió ligeramente entre 1940 y 1975 (lo cual hizo que se hablara en los 70 del peligro de una inminente glaciación), mientras las emisiones se disparaban, y volvió a subir entre 1975 y 1998, para casi estancarse entre 1998 y 2014 y volver a subir desde entonces.

Casi nadie se atreve a poner en solfa las previsiones catastrofistas sobre el clima y, sin embargo, en 1990 se pronosticó un calentamiento de 0'3 grados por década, pero el registrado desde entonces ha sido la mitad (datos del UK MetOffice). Se ha profetizado reiteradas veces la rápida fundición del Ártico, que, sin embargo, no ha perdido hielo desde 2007, y la masa de hielo antártico está aumentando, según estudio de la NASA publicado en el Journal of Glaciology en 2015.

Por otra parte, el calentamiento de un grado registrado desde 1850 se ha correspondido con una etapa de espectacular avance de la humanidad. Sabemos que la temperatura fue más alta en otras épocas, por ejemplo, durante el "óptimo climático medieval" se pudieron cultivar viñas en el norte de Inglaterra.

¿Y qué alternativa se nos ofrece hoy? Las renovables. Oigamos a Bill Gates:

"No existe, ni de lejos, una tecnología de baterías que nos permita obtener toda nuestra energía de fuentes renovables y usar la energía almacenada en baterías en los largos periodos de tiempo en que está nublado o no sopla el viento".

Esa lucha contra las emisiones de CO2 tiene poco que hacer en Europa ni en EEUU, que reducen la intensidad en carbono de sus economías desde hace décadas (la UE es responsable de apenas un 10% de las emisiones mundiales). Sin embargo, en Asia existe una muy fuerte dependencia de los combustibles fósiles, en especial del carbón. El consumo de carbón en China se dobló en solo cinco años (2001 y 2006) y en 2015 el 72% de la generación de electricidad en China procedía de centrales de carbón. En 2017 el promedio mundial era de 484 gramos de CO2 por Kw/h. Pero en la India era de 723, y en de China 620. Alemania emite 560 (por encima del promedio mundial), España 241, Francia 58 y Suecia 13.

Y uno se pregunta qué coño pinta la joven sueca Greta Thunberg dando lecciones en Europa. ¡Que se vaya a China, a ver si se "orienta"!

comentariosforum8WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 8
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

VIO
A Favor
En Contra

Muy bien !

Puntuación 5
#1
yomismo
A Favor
En Contra

La derecha está perdida en el mundo actual, el cambio climático evidencia que el modelo capitalista de crecimiento indefinido a pedido vigencia, el mercado no sirve para regularse a si mismo, puesto que conduce a la destrucción del planeta.

El articulista exhibe impúdico una teoría del más ingenuo positivismo decimonónico, con una confianza ciega en la ciencia, como si bastase para resolver todos los problemas de la humanidad.

Pongamos un ejemplo actual, el coronavirus y su forma de afrontarlo. La ciencia te puede proporcionar datos aproximados (a veces incluso ni eso) de la consecuencia de adoptar medidas restrictivas en la movilidad de las personas y sus consecuencias epidemologicas. Pero la decisión fianal es política (ideológica), puesto que es el responsable político el que ha de ponderar la salud y la economía y decidir si aplica o no la medida y con que intensidad.

Nada más ideológico que la creencia de que la ciencia todo lo puede.

Puntuación -3
#2
Usuario validado en Google+
Carlos Lorenz Benlloch
A Favor
En Contra

Este artículo de opinión demuestra que el sr. Leguina, antiguo socialista, está hoy en día mucho más próximo al negacionismo de la evidencia científica propio de la ultraderecha. Sólo VOX en España, y partidos afines en el resto del mundo, niegan la gravedad del cambio climático.

Por otra parte, los datos que aporta son un muestrario palmario sobre su absoluta ignorancia sobre el tema, aportando sólo los que coinciden con su ideología neoliberal, e ignorando el amplísimo consenso entre los científicos del clima desde hace ya bastantes años.

La manipulación sobre el aumento de la temperatura es de patio de colegio, puesto que aunque al sr. Leguina le parezca muy poco ese aumento constatado de 1'2 ºC en el último siglo, omite que jamás en toda la historia geológica de la tierra se había producido un aumento de ese calibre en un periodo tan breve de tiempo.

Y sobre todo omite que las previsiones más autorizadas hace tiempo que apuntan a aumentos de entre 3 y 5ºC a final del presente siglo, lo que haría una gran parte del planeta prácticamente inhabitable, por la propia temperatura, por la imposibilidad de cultivar alimentos y por la escasez de agua.

Sobre que el hecho del deshielo total de Groenlandia elevaría el nivel de todos los mares hasta 7 m y el de la Antártida, hasta 65 m más, tampoco parece que al sr. Leguina le interese comentar nada.

Puntuación 10
#3
Patopu
A Favor
En Contra

Eso de querérselas dar de escéptico o de outsider para llamar la atención se está poniendo de moda. Es mejor reflexionar y colgar el ego en una percha que hacer el ridículo de esta manera.

Que el hielo ártico está perdiendo volumen es una evidencia científica que puede incluso usted mismo comprobar si se atreve a adentrarse someramente en el mundo de la teledetección. Por otro lado, la costumbre de adjuntar los estudios de los que se habla no está nada mal.

En segundo lugar, considerar como despreciable el aumento de las temperaturas teniendo en cuenta la velocidad del cambio es no tener ni pajolera idea de como funcionan los flujos biofísicos de este planeta.

Por último, reducir el problema de las emisiones de GEI's a las térmicas de carbón de China es una falacia absolutamente demoledora. Primero, el problema de la degradación ecosistémica (que va más allá del cambio climático) no tiene solo que ver con la emisión de GEI's. Segunda, la energía que se está produciendo en esos países tiene que ver, en buena medida, con la elaboración de manufacturas que en muchos casos son fabricadas por empresas occidentales (o no te suena eso de made in china?). Tercero, la dependencia en términos de consumo primario de las potencias occidentales sobre los combustibles fósiles sigue siendo brutal. Y cuarto, cuando hablamos de China o de India no debemos olvidar que hablamos de casi la mitad de la población mundial (qué tal eso de ajustar las cosas per cápita?)

Y uno se pregunta qué coño pinta el no tan joven Joaquín Leguina dando lecciones en España. ¡Que se vaya a China, a ver si se "orienta"!

Puntuación 7
#4
A Favor
En Contra

Se le ha olvidado mencionar la cantidad de productos chinos e indios que consumimos aquí. O que la población china es mucho mayor que la europea. Etc. Etc.

Puntuación 4
#5
Rosa Más
A Favor
En Contra

Esto es ciencia:

"Las moléculas atmosféricas que resuenan a las frecuencias correspondientes a las longitudes de onda del espectro infrarrojo son precisamente las que tienen tres o más átomos. O sea, en la atmósfera, entre (muchos) otros, el CO2[2]. El CO2 tiene cuatro modos de vibración, y uno de ellos se encuentra en la longitud de onda centrada alrededor de 15 ?m (6), que pertenece a la zona (banda) del infrarrojo.

Que resuenen quiere decir que vibran y que, por tanto, re-emiten la energía que les ha llegado en forma de radiación. La re-emiten en todas direcciones, luego también hacia la Tierra. Exactamente esto es el (mal) llamado efecto invernadero.

[Uno puede pensar que, si eso es cierto para todas las moléculas de más de dos átomos, también lo es para el H2O, o sea el vapor de agua. Lo es, pero hay una diferencia radical con el CO2: en promedio espacial (todo el mundo) y temporal (por ejemplo un año), a una temperatura promedio dada corresponde una cantidad constante de vapor de agua. Eso es así porque, si hay más de la que cabe, va y llueve, y de esa forma su cantidad se autorregula. Insisto[3]: a temperatura constante. De modo que contribuye a que la temperatura de la Tierra sea la que es (ahora 15,8 ºC) pero, a pesar de que su concentración sea muy superior a la del CO2, no contribuye directamente al calentamiento adicional. Lo señalo porque la negacionía también emplea esta falacia, diciendo que un gas tan poco abundante respecto al vapor de agua como el dióxido de carbono no puede tener tanta importancia].

Debido a que el aumento de CO2 se correlaciona con la disminución de O2,

sabemos que el CO2 en exceso procede de la combustión. Pero combustión ¿de qué? Analicemos ahora los isótopos del carbono. Un isótopo de un elemento químico es una forma idéntica de este elemento, pero cuyo peso atómico es distinto. Fijémonos en el denominado carbono 14, cuya notación es 14C. Ocurre que la acción radiativa del sol produce, anualmente, unos 10 kg de 14C. Este isótopo del carbono tiene una ‘vida media’ de 5.730 años. Es decir que, en este tiempo, la mitad de esta cantidad se habrá convertido en nitrógeno.

Pero dado que los combustibles fósiles llevan enterrados millones de años, resulta que no contienen cantidad alguna de 14C. De modo que, si en la concentración atmósferica de CO2 observamos que la proporción de 14C es menor que si no hubiera habido afloramiento fósil, no quedará duda de que procede de algo muy antiguo. Y difícilmente será otra cosa que los combustibles fósiles (10).

Así resulta ser. La composición de los isótopos de carbono en la atmósfera nos hace la misma función que el ADN de los genes: aunque el sospechoso niegue, el juez le declara culpable"



https://ustednoselocree.com/2010/05/19/co2-prueba/

Puntuación 6
#6
A Favor
En Contra

Soy profesor de Sociología del Medio Ambiente y este artículo es un total disparate, que realmente ignora el conocimiento científico.

Puntuación 4
#7
A Favor
En Contra

Cuando alguien escribe "...484 gramos de CO2 por Kw/h" se me irritan las neuronas. ¿Qué unidad es Kw/h?

Puntuación 1
#8