Opinión

Una inseguridad que asfixia a las empresas

Antonio Garamendi, presidente de la CEOE

La primera jornada de la cumbre organizada por CEOE reunió a los primeros espadas de la empresa española. Frente a tan nutrida representación resultó más clamorosa la total ausencia de portavoces del Gobierno en el acto.

Pero los empresarios no deben esperar más a que les cedan la palabra ante la grave crisis ya desencadenada. Urge subrayar que ejecutivos de la más variada procedencia fueron mucho más allá de las reivindicaciones de sus sectores y coincidieron en la defensa de un principio tan básico como la seguridad jurídica. Es un alegato del que Moncloa debe tomar nota. Maniobras como el intento de derogar la reforma laboral afectan a la credibilidad misma de la economía española y generan una incertidumbre jurídica que asfixia a las empresas. e inversores.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin