Opinión

Virus, especulaciones y mentiras

La pandemia está dando pie a demasiadas informaciones relacionadas con la vacuna que no tienen base científica

La pandemia ha traído consigo no sólo desgracias, comenzando por el gran número de muertos (43.000 a finales de mayo), también un largo confinamiento, con el correspondiente desastre económico, especialmente en el área industrial. Pero también ha traído consigo una literatura social: sociólogos, psicólogos, economistas, pedagogos… que se han transformado en profetas, soltando sus previsiones y sus majaderías a porrillo.

Pero lo peor ha venido de los científicos de la salud, haciendo también de adivinos en cuanto a la fecha en la que estaría disponible la vacuna. A este respecto daré mi opinión: creo que el esfuerzo mayor habría de hacerse en encontrar un tratamiento que acabe con la capacidad mortífera del bicho. Es lo que se ha hecho con el SIDA y ha funcionado bien.

Los científicos de la salud se han transformado en adivinos en cuanto a la vacuna

Probablemente lo más chungo que ha ocurrido en esta historia ha tenido como protagonistas a dos revistas científicas de "gran prestigio", The Lancet y The New England Journal of Medicine (NEJM), asunto descrito con maestría por el periodista José Pichel.

El punto de partida de estos patinazos está en un tratamiento usado con éxito contra la malaria, el lupus o la artritis: la hidroxicloroquina. La Agencia Española de Medicamentos (AEMPS) ha autorizado 87 ensayos clínicos sobre covid-19 con la hidroxicloroquina. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) promovió un megaestudio internacional que incluía una línea de investigación con hidroxicloroquina y cloroquina (el producto del que deriva). Por eso, un artículo publicado en The Lancet el 22 de mayo cayó como una bomba y la OMS decidió suspender temporalmente los ensayos clínicos, mientras que Francia desautorizaba su uso.

El artículo de The Lancet venía firmado por la empresa Surgisphere, que dijo haber extraído la información de registros electrónicos de salud de todo el mundo para crear su completísima base de datos, pero no hubo manera de acceder a ella. Hasta que en varios países y en particular en Australia se dieron cuenta de que esos datos no se correspondían con la realidad.

Poco después el periódico británico The Guardian descubrió todo el pastel: la empresa había sido fundada en 2008 como editorial científica y solo contaba con tres empleados sin antecedentes científicos, que se habían unido a este negocio hacía apenas dos meses, entre los que se encontraba una actriz porno como "directora de ventas". Además, el cirujano Sapar Desai, uno de los coautores que figura como fundador y responsable de la empresa, está relacionado con tres demandas por negligencias médicas.

Ante el escándalo, The Lancet expresó su preocupación por la veracidad de los datos, prometió investigar y, finalmente, publicó una retractación firmada por tres de sus principales colaboradores en la que admiten que la base de datos que usa Surgisphere no es de fiar, pues nunca tuvieron acceso a la información que supuestamente manejaba esa empresa.

¿Por qué se publicó ese artículo que descalificaba el fármaco sin los obligados controles? Me temo que se dieron tanta prisa para callarle la boca a Donald Trump, quien por sí y ante sí viene recomendando la hidroxicloroquina. Pero ni estaba justificado el respaldo de Trump a un tratamiento sin evidencias científicas ni el hecho de que The Lancet se retracte del estudio que lo enterraba significa que el presidente de EEUU tenga razón.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en Facebook
Axyz Bxzy
A Favor
En Contra

No sé si Leguina sabe de estadística, pero decir lo que hay que hacer con el Covid-19 y criticar a todos por lo que hacen resulta hasta irrisorio si no fuera por lo grave del asunto. Este hombre, que de virología nosabe nada, se pone a opinar sobre si la vacuna sale antes o si se ha de proceder de otro modo. Si hubiera estudiado un poquito sobre el tema no diría las barbaridades que dice. A Leguina se le dió la presidencia de la Comunidad de Madrid por parte del poder de entonces: Felipe González y qué hizo? rascarse las pelotas. Desde entonces la Comunidad de Madrid ha sido un feudo del PP, y eso se lo debemos a Leguina. Cáyese ya de una vez, que cada vez que habla se le ve que es y ha sido un mediocre oportunista, sin principios, dignidad ni ideología.

Puntuación -10
#1
Vicente
A Favor
En Contra

La gran paradoja de la historia es que cuando más se avanza tecnológicamente, mas irracional se vuelve la interpretación de la realidad.

Los sistemas más irracionales que se usan son el argumento de autoridad y el sectarismo.

El principio fundamental de la lógica establece, que si un método lo mismo sirve para demostrar una declaración como para negarla, el método no es válido.

Para que lo entienda todo el mundo: Si una calculadora te pueda dar como resultado de 2+2 unas veces 4 otras 6, entonces no sirve.

El argumento de autoridad cae en esa contradicción. Si una autoridad dice X siempre hay otra que dice lo contrario. La fe es también un método inaceptable, pues lo mismo sirve para demostrar que Cristo es Dios como para demostrar lo contrario.

En el arte se ha implantado esa irracionalidad. El valor de un cuadro lo da la firma y no la calidad de su realización. Incluso un Dalí moribundo pintaba más que sano. Solo se necesitaba que firmara cuadros que otro realizaba. Lo mismo con Miró. Nadie se atrevería a subastar cuadros sin que se supiera la autoría.

La idoneidad de una decisión política no la da sus resultados, sino el partido que la establece. Los políticos y sus acólitos actúan como robots programados. En cualquier tertulia o foro, cuando alguien va a hablar, con solo saber a qué grupo pertenece ya adivinamos que va a decir sin equivocarnos. Hace dos días Pablo Iglesias atacaba una decisión por ser la misma de Vox, no porque pudiera tener malos resultados. Un acto es bueno o malo según quien lo realiza en modo alguno según sus consecuencias. Las consecuencias que interesan son los likes de twitter o en Facebook. Pues los laboratorios anuncian vacunas que no tienen y remedios dudosos, para que suban sus acciones en bolsa. Si la ciencia tiene por objeto descubrir y conocer la realidad, la política, la economía y la información a su servicio tienen como objeto falsificar la realidad a su gusto. De ahí que irremediablemente vamos a que nos gobierne y guíe la mentira, la sagrada mentira. Los sumos sacerdotes de la diosa mentira son los que más poder tienen hoy.

Puntuación 3
#2