Opinión

Derogación arbitraria de la reforma laboral

Derogar la reforma laboral de 2012 implicará la quiebra para muchas empresas

Bildu vende cara su abstención para posibilitar la prórroga del estado de alarma. Los abertzales lograron la derogación de la reforma laboral de 2012 y el Gobierno se halla dispuesto a servirse de ese mismo estado de excepción para acometerla.

 Las problemas que el Ejecutivo suscitará son de enorme gravedad. El recurso a un decreto-ley no tiene justificación, ya que faltan causas de primera necesidad que lo amparen. Moncloa olvida que la reforma laboral es una ley orgánica que exige mayorías reforzadas para cualquier cambio, y el respeto a los plazos que la Constitución impone a dicho proceso. Además del daño que supondría para el mercado de trabajo, esta derogación, por la vía express y sin control parlamentario, es una arbitrariedad legal indefendible.  

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.